MENÚ
lunes 15 julio 2019
04:18
Actualizado

Bruselas cierra filas con Moncloa y da la espalda al acto de Puigdemont

El presidente del Parlamento «contraprogramó» el evento con la recepción de embajadores

  • Romeva, Puigdemont y Dastis, ayer, en el palacio de Pedralbes de Barcelona
    Romeva, Puigdemont y Dastis, ayer, en el palacio de Pedralbes de Barcelona
Bruselas / Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

24 de enero de 2017. 19:06h

Comentada
Bruselas / Madrid. 24/1/2017

Bruselas ha cerrado filas hoy con el Gobierno de Mariano Rajoy y, simultáneamente, ha mostrado su escepticismo hacia el proceso secesionista en Cataluña a través de la significativa ausencia de cargos relevantes en la conferencia que Puigdemont celebra en una sala del complejo del Parlamento Europeo en Bruselas que, una vez más, el presidente de la Generalitat tendrá dificultades para llenar.

Fuentes diplomáticas confirmaron a LA RAZÓN que las autoridades comunitarias «no quieren ni oír hablar» de independencia en un periodo político marcado por el Brexit, el fracaso del referéndum en para reformar el sistema constitucional en Italia y la ascensión de la extrema derecha en Francia, Reino Unido, Austria y Holanda.

En este contexto de inestabilidad institucional, Europa necesita un interlocutor fiable para implementar las directrices económicas emanadas desde Bruselas y ésta es la razón de fondo, aseguran las mismas fuentes, de que las autoridades comunitarias hayan secundado inmediatamente las discretas gestiones realizadas por la legación española para defender «una España unida y fuerte en la que los compromisos se cumplen y el Estado de Derecho y el imperio de la Ley son realidades no cuestionadas».

Puigdemont, por tanto, ha desembarcado hoy en la capital comunitaria para dar a conocer el desafío soberanista catalán en un clima, envuelto, una vez más, en la polémica y con inesperados obstáculos. Este viaje cuenta con este único acto celebrado en la Eurocámara: una conferencia en la que participan el propio presidente de la Generalitat junto a Oriol Junqueras (ERC), y su conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, con el propósito de defender la convocatoria de un referéndum de independencia durante este año.

El Parlamento Europeo como institución ha querido desvincularse de este encuentro, ya que no hay programada ninguna cita con el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani. La polémica no ha terminado aquí, ya que medios catalanes han alertado de la convocatoria simultánea de un acto por parte del nuevo presidente del Parlamento Europeo, Tajani, perteneciente al Partido Popular Europeo, a la misma hora, con la intención de quitar relevancia a la conferencia.

Fuentes de la Eurocámara aseguran a LA RAZÓN que esta convocatoria –la recepción anual con el cuerpo diplomático– no ha sido realizada por Antonio Tajani, ya que corresponde a los servicios de protocolo de la institución y que está programada desde hace tiempo. A pesar de esto, la coincidencia de los dos actos (aunque no sea intencionada) puede obstaculizar la presencia de diplomáticos europeos en la cita con Puigdemont.

Asimismo, el jefe de filas de los populares españoles, Esteban González, ha pedido mediante una misiva a sus colegas que no asistan al encuentro.

La invitación a Puigdemont para impartir esta conferencia en el Parlamento Europeo ha sido cursada por estos tres eurodiputados que han reservado una de las salas con más aforo del Parlamento Europeo (350 personas). A pesar de esto, se trata de un acto fuera de la agenda oficial de la Eurocámara, ya que los representantes de la Generalitat Catalana no comparecerán en ninguna comisión parlamentaria ni en el pleno.

Últimas noticias