MENÚ
viernes 23 agosto 2019
03:30
Actualizado

Cospedal: «Nadie me ha pedido que deje el escaño»

Asegura que no tiene nada que ocultar e insiste en que cumplió con su obligación

  • La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, en el Congreso de los Diputados / Efe
    La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, en el Congreso de los Diputados / Efe

Tiempo de lectura 4 min.

06 de noviembre de 2018. 12:47h

Comentada
C. M. / P. G..  6/11/2018

La ex ministra de Defensa y ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal aseguró ayer, a su llegada a la celebración del 20º Aniversario de LA RAZÓN, que no tiene «nada que ocultar». «Abandono para no perjudicar a mi partido. Siempre luché contra la corrupción en todas partes: no tengo nada que ocultar», explicó a los medios de comunicación en la sede del periódico. En su defensa, alegó que se había limitado «a intentar conocer lo que podía ocupar o preocupar» al PP e intentar, como ha hecho «siempre», según subrayó, «luchar contra la corrupción en todas partes». Después, y ante las reiteradas preguntas sobre si piensa renunciar al acta de diputada, Cospedal recalcó: «Que no, que no, ya os he dicho que no». Y respondió con otro «no» a la pregunta de si el líder del PP le ha pedido que dejase su escaño en el Congreso.

Pablo Casado, también presente en el acto, evitó pronunciarse sobre su decisión de mantener el escaño y la Presidencia de la Comisión de Exteriores que ejerce en el Congreso de los Diputados. Hoy Casado acudirá al Senado a presidir la reunión del Grupo Popular, donde coincidirá con el ex ministro Javier Arenas.

Antes de participar en el acto público de anoche, Cospedal emitió un comunicado en el que justifica su salida del Comité Ejecutivo del PP para evitar que «los múltiples ataques» que dice haber recibido estos días por sus conversaciones con Villarejo se hagan extensivos al PP y a su actual presidente.

La ex ministra de Defensa reiteró que nunca ha mentido acerca de su conocimiento del ex comisario Villarejo y de que había mantenido algunas reuniones con él. «Siempre lo hice pensando, y sigo pensando, que era mi obligación como Secretaria General para tener toda la información posible acerca de los hechos que pudieran perjudicar a mi formación y en ese sentido actué, porque mi lucha contra la corrupción que pudiera afectar a mi partido ha sido siempre una prioridad en mi función como Secretaria General», argumentó.
En su opinión, «las manipulaciones que se están haciendo de las cintas publicadas tratan de ofrecer una imagen distorsionada de la realidad, son extractos editados que sólo tratan de perjudicar y dañar» su imagen personal, lo que no quiere que se extienda.

Los seis días de grabaciones por entregas que han aireado las conversaciones que Cospedal y Villarejo mantuvieron en el pasado forzaron ayer a la ex ministra a renunciar a su responsabilidad en el partido. El encargo de espiar al hermano de Alfredo Pérez Rubalcaba, como lo fue la semana pasada el relativo a Javier Arenas o la charla sobre las ramificaciones de la Gürtel, han terminado por hacer insostenible su situación en la calle Génova. La primera estación del viacrucis de Cospedal vino por la publicación en el digital Moncloa.com de un audio fechado en el verano de 2009. Aquel encuentro entre la secretaria general y el comisario tuvo lugar en la sede nacional, con la mediación de Ignacio López del Hierro, marido de Cospedal.

Últimas noticias