MENÚ
jueves 14 noviembre 2019
05:56
Actualizado

El Congreso del PP será el 20 y el 21 de julio

“En septiembre, con la nueva temporada política, el PP tiene que estar perfectamente organizado para la nueva etapa política”, ha dicho Mariano Rajoy

  • Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal durante la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP. EFE/Mariscal
    Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal durante la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP. EFE/Mariscal
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

11 de junio de 2018. 15:47h

Comentada
C. Morodo.  Madrid. 11/6/2018

El máximo órgano entre congresos del PP se ha reunido esta mañana en Madrid para convocar el cónclave que elegirá al sucesor de Mariano Rajoy. La dirección nacional ha decidido que el Congreso del partido para escoger un nuevo presidente se celebre los días 20 y 21 del próximo mes de julio. “En septiembre tenemos que estar en perfecto estado de revista”, ha dicho Rajoy, explicando que ha convocado el congreso en los plazos más cortos que marcan los estatutos del partido.

“Nadie de fuera tiene derecho a dictarle al PP lo que debe hacer ni quién debe ser nuestro líder”, ha recordado Mariano Rajoy en referencia clara al expresidente José María Aznar. “En cuanto a mi persona, lo que podéis esperar de mí es lo que ya he anunciado. No voy a señalar a nadie con el dedo ni voy a vetar a nadie y eso es así porque creo firmemente que no me asiste ningún derecho para influir en esta decisión y porque ninguna de las personas que puedan optar a la presidencia del partido necesitan mi apoyo y no tengo sucesores ni delfines”, ha añadido.

Ha explicado también que no va a hacer ningún cambio en la estructura del partido para que sea su sucesor, que saldrán del Congreso del 20 y 21 de julio, quien las haga.

“Sin los miles de personas que defienden nuestras siglas y nuestras ideas ninguno de nosotros estaríamos aquí. Este partido empieza y acaba en sus miltantes a quienes tenemos que tener muy presentes durante el periodo que se va a abrir”, ha dicho Rajoy.

El relevo quieren hacerlo con rapidez porque necesitan tener una nueva dirección operativa para el arranque del curso político. Detrás de la estrategia sigue el equipo de Rajoy pero sin una organización clara y sin poder dejar marcadas directrices que luego serán revisadas por quien llegue a tomar los mandos de Génova.

El «aparato» del PP nacional y territorial se ha reunido esta mañana sin haber recibido ninguna señal de por dónde puede evolucionar la sucesión de Rajoy, que se despide de la dirección del partido con la misma reserva con la que manejó las deliberaciones y decisiones durante su larga etapa como presidente nacional. Porque la impresión en la cúpula es que una vez que hoy quede convocado oficialmente el Congreso, el proceso se pondrá en marcha de manera rápida.

Génova lleva días haciendo gestiones para conseguir que haya una candidatura única, de integración si llega a haber varios aspirantes. Pero nadie se ha movido y las únicas informaciones llegan de los entornos de quienes están bien colocados en las quinielas de los aspirantes a suceder a Rajoy. Si se atiende a ellas, Alberto Núñez Feijóo dará el paso; Soraya Sáenz de Santamaría se lo ha estado pensando porque no lo veía claro; y María Dolores de Cospedal está pendiente de cómo se mueva la ex vicepresidenta.

Para los integrantes de la Junta Directiva Nacional sería toda una sorpresa que el presidente de la Xunta no diera un paso adelante. Tan convencidos están que incluso anticipan que si no fuera así sería porque se han producido movimientos en la sombra en favor de otra candidatura.

La dirección saliente del Congreso de julio tendrá que articular una estrategia de oposición que, sin ser incoherente con lo que hicieron en el Gobierno, les permita ganarle espacio a Cs. Y que esté liberada, además, del peso de los casos de corrupción que tanto daño han hecho a la marca en los últimos años. En el espacio del centro-derecha habrá una competición sin piedad por marcar el discurso y reivindicar el voto útil para responder al Gobierno socialista. Cataluña y la política territorial serán claves en el discurso de oposición del PP, y también la economía, ya que el nuevo Gabinete socialista tiene que tomar decisiones inmediatas, como la aprobación del nuevo techo de gasto o la negociación de los Presupuestos de 2019, que darán juego a la mayoría absoluta del PP en el Senado.

La reforma de la Constitución con la que vuelve a coquetear el PSOE no puede salir adelante en esta Legislatura contra la mayoría absoluta del PP en el Senado. Y para cumplir la promesa de legalizar las partes del Estatuto de Cataluña que tumbó el TC el Gobierno necesita también impulsar la modificación previa de los aspectos de la Carta Magna que las hacen inconstitucionales. El PP se enfrenta además al riesgo de que la sucesión deje grietas internas que afloren en los próximos comicios si los resultados no acompañan. Esta mañana Rajoy ha llamado a la unidad para afrontar el proceso sucesorio sin regalar más espacio a Cs. «La división solo beneficia a Rivera», claman en Génova en su estrategia para lograr que haya una candidatura única al Congreso de julio.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs