MENÚ
miércoles 16 octubre 2019
01:07
Actualizado

García Egea dirigirá la campaña electoral del PP

La dirección del PP aprueba hoy la puesta en marcha del equipo electoral. Desplegará una estrategia más moderada y dirigida a captar el voto centrista

  • La ejecutiva del PP cerrará hoy filas con Casado, quien mantendrá las listas de las elecciones de abril, salvo unos ajustes
    La ejecutiva del PP cerrará hoy filas con Casado, quien mantendrá las listas de las elecciones de abril, salvo unos ajustes /

    Efe

Tiempo de lectura 4 min.

23 de septiembre de 2019. 03:56h

Comentada
Carmen Morodo 23/9/2019

El Comité Ejecutivo del PP aprobará esta mañana la puesta en marcha del equipo de campaña de las elecciones del 10-N. Pablo Casado confía de nuevo en su secretario general, Teodoro García Egea, para que asuma la dirección del equipo electoral. En las pasadas elecciones el cargo lo ocupó el entonces vicesecretario de Organización, Javier Maroto, pero no repitió en las autonómicas y municipales tras el desastre del 28-A. En estos comicios Maroto no va en las listas por su condición de senador por designación autonómica, nombramiento que el PP propuso por Castilla y León para que pudiese ocupar después la responsabilidad de portavoz en el Senado sin haber ido en la candidatura a la Cámara Alta.

García Egea mantiene también su puesto como «número uno» por Murcia, por lo que, según fuentes del PP, la responsabilidad como director de campaña la ejecutará delegando en el equipo que hoy será oficializado por Casado.

El Comité Ejecutivo dará el pistoletazo de salida a la movilización de la maquinaria territorial del partido. El líder popular reclamará a los suyos una campaña dirigida a activar el voto útil y en que eviten el tono más bronco y agresivo. El análisis demoscópico ya les ha confirmado que ese tono duro en Casado generó rechazó entre su electorado.

Casado ya ha anunciado que mantendrá las listas de abril, salvo pequeños ajustes obligados, como los huecos que se han quedado en la candidatura por Madrid. Los «barones» han pedido cambios que afecten a alguno de los cabezas de lista que obtuvieron malos resultados en las elecciones de abril. Pero en los planes de la dirección popular no entra abrir nuevas crisis después de las tensiones que ya generó la amplia renovación que ejecutaron en las candidaturas de las últimas generales. En esa renovación, dirigida por García Egea, la dirección popular impuso su criterio por encima de algunas de las presiones regionales, y ahora desde los territorios piden explicaciones y cambios porque los resultados no fueron buenos.

Génova, reforzada tras las negociaciones autonómicas, no va a dar su brazo a torcer. Casado tiene un mayor control del partido y a su equipo, con más poder tanto nacional como territorial. Desde la dirección nacional insisten en que la estrategia de abril fue la correcta. El análisis de Génova señala que en aquellas circunstancias políticas de abril la prioridad era contener el empuje de Vox, y por eso su estrategia fue la correcta. Ahora, sin embargo, consideran que las prioridades tácticas son otras y por eso desplegarán una estrategia más moderada y dirigida a buscar voto centrista.

Los pactos autonómicos y municipales les han permitido ganar espacio político dentro del bloque del centro derecha frente a Ciudadanos y Vox, y confían además en que los resultados de abril hayan servido para que su electorado comprobara que la fragmentación del voto solo favoreció a Pedro Sánchez. La Ejecutiva del PP cerrara hoy filas con Casado, sin fisuras. La prueba de fuego está en la reacción de las organizaciones territoriales ante unos nuevos comicios en los que, en teoría, no está en juego La Moncloa. El trabajo de las estructuras provinciales será clave en el resultado de unos comicios que se celebran en un contexto inédito, y en los que la campaña oficial durará solo una semana.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs