MENÚ
martes 22 octubre 2019
14:05
Actualizado

Radicales de Sortu increpan a las víctimas al grito de «fascistas»

Los miembros de Covite, a los manifestantes: «Sin pistolas no sois nada»

  • Los miembros de Covite con sus pancartas frente a la marcha del odio de Alsasua
    Los miembros de Covite con sus pancartas frente a la marcha del odio de Alsasua
Alsasua.

Tiempo de lectura 4 min.

23 de octubre de 2016. 02:41h

Comentada
Alsasua. 22/10/2016

La tensión volvió a adueñarse de las calles de Alsasua una semana después de la paliza que un nutrido grupo de vecinos propinó a dos guardias civiles de paisano que fueron reconocidos de madrugada en un bar de la localidad navarra. Ayer, Sortu y colectivos vecinales de Alsasua convocaron una manifestación por las calles del pueblo en la que se pudieron ver pancartas en contra de la Guardia Civil y de la versión oficial sobre la agresión a los dos agentes, que se encontraban acompañados de sus respectivas novias, quienes también fueron golpeadas.

A partir del mediodía, varios centenares de personas se fueron reuniendo en la Plaza de los Fueros de la localidad del norte de Navarra, en un ambiente de relativa calma, pese a que por todo el pueblo se podían ver pancartas en contra de un supuesto «montaje policial», y denunciando «el circo mediático» en el que los medios de «incomunicación» habían, supuestamente, sumido a Alsasua. A la una de la tarde se dio el aviso de que la marcha empezaba a andar, no sin que antes un hombre con el rostro cubierto advirtiera a los manifestantes, jóvenes por lo general, de que «no cayesen en ninguna provocación por parte de las numerosas fuerzas policiales desplegadas para la ocasión». No obstante, la única provocación que se produjo fueron los insultos de «perros», «escoria” o «asquerosos» y los cortes de manga que los simpatizantes de la izquierda abertzale dedicaron a los agentes que controlaban que la marcha discurriera sin incidentes.

En cualquier caso, el momento más tenso del día se vivió cuando cuatro miembros de Covite, con su presidenta, Consuelo Ordóñez, al frente, hicieron acto de presencia en la plaza desde donde arrancaba la marcha con carteles de apoyo a la Guardia Civil y manifestando que «no tenían miedo». Los gritos y abucheos a Ordóñez y los suyos no se hicieron esperar. Sin embargo, ni la hermana del ex concejal donostiarra asesinado por ETA Gregorio Ordóñez, ni Conchi Fernández, esposa de un guardia civil asesinado en Alsasua, ni Fernando Altuna, hijo de Basilio Altuna, policía nacional de Álava que murió en atentado terrorista, ni Iñígo Pascual, hijo de Ángel Pascual, ingeniero de Iberdrola asesinado por la banda terrorista en Bilbao, se dejaron amedrentar.

Las cuatro víctimas se pasearon impertérritas por delante de los manifestantes, que les dedicaron fuertes silbidos, y gritos de «fascistas», y «sobráis de aquí». Por su parte, los miembros de Covite sostenían con los brazos en alto unos carteles con las siguientes consignas: «Aquí sólo sobran los violentos», o «Sin pistolas no sois nada». Mientras Ordóñez dirigía unas palabras a los medios de comunicación, la cabecera de la manifestación se puso en marcha. Al cruzarse con agentes de la Guardia Civil, se escucharon más silbidos y gritos contra la Policía y contra los medios de comunicación.

Tras dar una vuelta de algo más de una hora por el pueblo, los manifestantes volvieron de nuevo a la Plaza de los Fueros, donde dos personas leyeron un comunicado en el que criticaron un supuesto «montaje que ha dejado dos jóvenes detenidos mientras disfrutaban de las fiestas de Alsasua, varios vecinos atacados y el pueblo ocupado y acosado por los medios». «No hubo emboscada alguna, ni linchamientos», aseguraron, mientras que calificaron la agresión como «una simple trifulca en un bar».

Los afines a Sortu se acordaron también de UPN, PP y PSOE, a los que acusaron de «dar cobertura por interés político a un montaje mediático que acaba teniendo consecuencias negativas sobre Alsasua».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs