MENÚ
viernes 16 noviembre 2018
15:52
Actualizado
  • 1

Bronca entre PP y Cs en el Senado al grito de «Al Capone» y «macho alfa»

Técnicas del Tribunal de Cuentas confirman las irregularidades del partido de Rivera

  • El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ayer en el Congreso de los Diputados
    El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ayer en el Congreso de los Diputados
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

23 de febrero de 2018. 03:29h

Comentada
C.S. Macías Madrid. 22/2/2018

La comisión de financiación de los partidos políticos se transformó ayer en un ring dialéctico en el que se vio reflejado la tensión que existe entre PP y Ciudadanos. De un lado el senador del grupo popular Luis Aznar quien interpelaba sobre el informe desfavorable que el Tribunal de Cuentas hizo de la contabilidad de Cs de 2015; del otro, el responsable de finanzas del partido naranja, Carlos Cuadrado, que respondía a las preguntas con las irregularidades del PP.

El portavoz popular apuntó que el Tribunal de Cuentas había marcado a Cs como uno de los que no había hecho bien los deberes contables y preguntó a Cuadrado por qué no había dado explicaciones de las subvenciones percibidas en 2014. El responsable de finanzas alegó que lo hicieron, pero el año que la percibieron y no cuando se lo concedieron por «prudencia». «No me diga que es por prudencia cuando le achacan un cúmulo de irregularidades». Cuadrado respondió con la transparencia de su formación: «Me gustaría hablar de cuentas que presentan los partidos». El senador del PP le espetó: «Hable de las suyas». Cs contraatacaba: «El PP tiene infinidad de casos abiertos». Aznar replicó: «Aquí pregunto yo y responde usted». «No estoy dispuesto a que se forme un show». El responsable de Cs aprovechó para lanzar la propuesta que registrará su partido: una reforma legal para hacer obligatoria la dación de cuentas de los grupos municipales o autonómicos. «Analizamos sus cuentas, las nuestras han tenido el informe favorable. El último de la clase ha venido a darnos lecciones de transparencia», dijo el del PP. Desde los escaños de Cs, donde se encontraban Miguel Gutiérrez y Toni Cantó, se escucharon gritos de «Al Capone» hacia la bancada del PP. Aznar le dijo a Cuadrado que tenía un «cacao mental» y él respondió con que el «cacao mental» era del PP por querer ensuciar el nombre de su partido. «Si va a ir por ahí...», le indicó Aznar. Y Cuadrado le preguntó: «¿Me está amenazando?» La bronca hizo que el PP diera por concluida la comisión.

Previamente, las técnicas del Tribunal de Cuentas señalaron, a preguntas del senador del PP, que existe un vacío legal que permite a los partidos usar dinero público en campañas electorales y que Cs no justificó debidamente el traspaso de subvenciones municipales a los fondos del partido, informa Ep.

Últimas noticias