MENÚ
miércoles 18 septiembre 2019
10:47
Actualizado

Pablo Echenique: "Nos pusieron excusas de todos los colores, desde Cataluña hasta las encuestas"

Rechaza la opción del «gobierno a la portuguesa» y cree que si Sánchez convoca elecciones sería «una tremenda irresponsabilidad» y un «error suyo». Haría al líder socialista vicepresidente si Podemos hubiese ganado el 28-A.

  • Foto: Dani Gago
    Foto: Dani Gago

Tiempo de lectura más de 10 min.

28 de julio de 2019. 13:50h

Comentada
Rocío Esteban Madrid. 28/7/2019

Tres días después de que se volaran todos los puentes entre PSOE y Podemos, la mano derecha de Pablo Iglesias y cabeza negociadora en las conversaciones con el Gobierno, Pablo Echenique, descarta de cara a septiembre un gobierno «a la portuguesa» y advierte de que Sánchez no puede volver a usar «la sesión de investidura como un mecanismo de presión contra sus adversarios políticos». Espera poder sentarse de nuevo a hablar «en serio» cuanto antes.

Moncloa da por enterrada la vía del gobierno de coalición. ¿Se abren ustedes a un gobierno a la portuguesa para no ir a elecciones?

El PSOE está volviendo al principio. Sin tener mayoría absoluta quieren acaparar el 100% del poder del Gobierno. Nosotros pensamos que eso no es sensato. No parece sensato que con 123 escaños el PSOE pretenda actuar como si tuviera 176, como si no se hubiera acabado el bipartidismo ni los gobiernos monocolor.

Pero hay sectores que les presionan con cerrar un acuerdo programático y dar apoyos puntuales.

El acuerdo programático tiene que existir y lo hemos trabajado estos días con el PSOE. No sería difícil acabar de resolver los flecos que quedaban porque partimos de un acuerdo de presupuestos, en el que limamos las asperezas. El problema es que el acuerdo programático no es garantía de que se pongan en marcha esas políticas. Ya lo vimos en la pasada legislatura. Sánchez firmó que iba a regular los precios del alquiler y no lo hizo porque tenía todo el poder del Ejecutivo y no había manera de obligarle a que cumpliera con su palabra. Lo que estaba firmado no se cumplió. Nos parece lo más importante lo programático, pero se tiene que cumplir.

¿Y si es la única manera de desbloquear antes de unas elecciones, o antes de que convenza al bloque de la derecha?

Sería terrible que el PSOE nos llevase a elecciones. Ya nos gustaría a nosotros ser los que tuviésemos la capacidad de decidir, pero la tiene el PSOE. Si hubiésemos ganado las elecciones no habría repetición. Habría un Gobierno de coalición en el que Pedro Sánchez, si quisiera, seria vicepresidente. No es esta la situación. Sería una terrible irresponsabilidad que Sánchez obligara a votar por querer quedarse con todo el poder. No se resigna a entender que se ha acabado el bipartidismo. Lo pagaría en las urnas.

La manera de evitar que haya elecciones no es obligar a tus posibles aliados a que te den un cheque en blanco tomando a la ciudadanía como rehenes. Lo que hay que hacer cuando uno no tiene mayoría es negociar. El PSOE no ha negociado ni con Compromís ni con PNV, ni con Unidas Podemos. Ante ese panorama no es a nuestra formación a la que se debe exigir que evite una repetición electoral, sino al candidato designado por el Rey y que en más de 80 días no quiso negociar con nadie y pidió a todas las fuerzas que le diera el voto gratis. No hay ninguna explicación para repetir elecciones.

¿Creen que va en serio el PSOE al asegurar que no negociarán una coalición en septiembre?

El PSOE ha cambiado de opinión muchas veces. De hecho hasta hace dos días decían tanto en público como en privado que si fracasaba la investidura íbamos a elecciones. El mismo jueves queda comprobado que no es verdad y también en evidencia que no ha querido negociar con nadie. Después dicen que no tiran la toalla, lo contrario de lo que decían tres días antes. Creo que las declaraciones solemnes del PSOE hay que cogerlas con pinzas. Ahora dicen que se quieren apoyar en PP y veremos que dicen la semana que viene.

El escollo era Iglesias y se apartó, ustedes dicen que sin su apoyo Sánchez nunca será presidente. ¿El problema es Sánchez o el PSOE?

Es evidente que quien manda tiene la máxima responsabilidad. Es el máximo responsable del fracaso de la investidura. En 80 días solo consiguió el apoyo de un diputado. Esa soledad se da en un contexto en el cual todos los que podíamos haber sido sus socios se lo hemos puesto muy fácil. El PNV necesitaba la llamada, Compromís igual. Nuestro líder da un paso atrás de una manera increíble y ponemos sobre la mesa exigencias menores a las que nos correspondería por nuestros votos. Todos se lo hemos puesto muy fácil para ser presidente. Y su falta de interés negociador o su intento de acaparar el máximo poder en el Consejo de Ministros le dejaron prácticamente solo en la votación del jueves y le señalaron como máximo responsable.

¿Era real la vicepresidencia y los tres ministerios que el PSOE ofrecía?

Esa oferta se produce a través de los medios. Nunca nos la hacen completa ni formalmente. En cuanto la vemos publicada, entendemos que es una propuesta firme. El problema de esa propuesta que se crea un Ministerio de Igualdad a partir de lo que ahora es una secretaría de estado, se crea un ministerio de Vivienda a partir de una secretaria general, y es más pequeña que un Ministerio y esos dos órganos llevados a Ministerios no se les da las competencias para resolver los problemas que afectan a las mujeres y personas con problemas de acceso a la vivienda. Se nos ofrece una caja de regalo con un lazo, pero dentro no hay herramientas para resolver nada. No hemos venido para ocupar sillones, hemos dejado nuestras profesiones y vidas anteriores para intentar cambiar la vida de la gente que lo está pasando mal y para eso hacen falta competencias. El PSOE nos propone sillones y no competencias. Si quisiéramos sillones lo teníamos fácil porque el mismo número de sillones tenía la propuesta del PSOE que la que ofrecimos el jueves. Cuatro. Si fuera verdad esto que se nos ha dicho durante tantos años de que solo buscábamos sillones teníamos fácil que hoy Irene Montero fuese vicepresidenta. Pero no entendemos la política como un mecanismo para conseguir un puesto.

¿Y qué hay de las “exigencias” que el PSOE decía que había enviado Podemos?

El domingo yo envíe ese documento y les hago saber que no son exigencias si no una serie de áreas con las que nosotros nos identificamos. Para mi sorpresa el gabinete de vicepresidencia modifica el nombre del archivo, y las filtra como exigencias. Es algo que se hace para engañar a la opinión pública. Y en el Congreso tanto Sánchez como Adriana Lastra asumen como verdad esta fake news que han fabricado ellos mismos. Si se quieren sentar a negociar con seriedad y sin filtrar documentos, estamos dispuestos.

En mayo, Sánchez les ofreció la presidencia del Congreso. ¿Qué cambió a partir de esa reunión?

Es difícil de saber. Se nos ofrece esta presidencia que nosotros cordialmente le transmitimos al PSOE que no estamos interesados para que aceptemos tener un papel más pequeño en el Gobierno de España. Después de las elecciones se abrían a que Unidas Podemos estuviese en el Gobierno, aunque sin saber en qué términos. Después del 26-M, cambian de opinión, algún asesor se lo habría recomendado, y empiezan a plantear que quieren 100% del poder. Es como empieza la trayectoria de excusas. Hemos escuchado como decían que un Gobierno de coalición no sumaría en el Congreso. Nosotros desmontamos esa excusa y demostramos que los números dan. Luego usan Cataluña alegando que tenemos posiciones diferentes y nosotros prometemos asumir el liderazgo del PSOE y les ofrecemos lealtad. Después dicen que nuestra consulta es una trampa y llegan a decir que con eso se rompen las negociaciones. Y lo siguiente es que Pablo Iglesias no puede estar en el Gobierno y él da un paso al lado. Ahí ya no les quedan más excusas y las llevan a la mesa de negociación intentando siempre que tengamos un papel decorativo y dando la sensación de que nunca han querido llegar a un acuerdo.

¿En algún momento pensaron que se podía llegar a un pacto? ¿Cuándo lo dieron por muerto?

Al principio cuando nos sentamos sí que pensamos que había posibilidad. Si el líder de una fuerza política con casi cuatro millones de votos da un paso al lado y planteamos acuerdos que representan menos de lo que corresponden con los votos, uno se da cuenta de que no hemos pedido la luna, ni tampoco la mitad. Desde que nos sentamos pensábamos que podía haber acuerdo pero luego vimos que no paraban de poner excusas; en que ellos iban a acaparar más del 90% de las competencias del gobierno y nosotros con un tercio de los votos nos íbamos a quedar relegados a un papel muy pequeño. Nos dimos cuenta que no querían un acuerdo y querían llevarnos a una repetición electoral o al escenario de intentar pactar una abstención con PP y Cs, que es en lo que parece que están ahora.

Usted ha negociado cara a cara con Carmen Calvo. ¿Cuál fue el momento más duro de la negociación? ¿Qué excusas pusieron?

Nosotros tenemos la piel endurecida porque cuando nacimos se nos llamó de todo, incluso las cloacas del Estado fabricaron mentiras sobre nuestra formación y usaron canales mediáticos para adulterar las elecciones a base de difamaciones. Cuando hablamos de humillaciones no nos referimos a nosotros sino a los 3,7 millones de españoles a los cuales se les dice que su voto vale menos. Es antidemocrático. Lo más duro no fue la negociación porque yo aguanto lo que me echen. Fue el jueves. No me gusta cuando por motivos sin sentidos democráticos se pone en peligro las condiciones materiales de la gente. Preferían quedarse solos en la votación, eso es por lo que estábamos decepcionados y enfadados. Durante la negociación se pusieron excusas de todo tipo, se repetía Cataluña cuando les dijimos que íbamos a ser leales. Nos llegaron a decir que ellos subían en encuestas y nosotros bajábamos. Hablaban de los resultados autonómicos o que en nuestro grupo no hay un único partido sino varios, una obviedad. Las excusas eran de todos los colores, pero todas para convencernos de que de esas afirmaciones se concluían en que teníamos que tener un papel decorativo y que nuestros votos valían menos que los 7,4 millones del PSOE.

A parte del veto a Iglesias, ¿hubo más?

No se dieron más vetos. El único fue a Pablo. Lo cierto es que nosotros solo pusimos un nombre sobre la mesa, el de Irene Montero y es verdad que siendo rigurosos, el PSOE no se resistió. A partir de ahí no propusimos más. El planteamiento era ponerse de acuerdo en las áreas de responsabilidad y luego buscar a la gente de Unidas Podemos con capacidad para esa área determinada. Creo que ellos no habrían vetado a nadie más. Solo faltaría después del gesto de Pablo Iglesias, que es inédito en democracia.

¿Pedro Sánchez les transmitió en algún momento que quería buscar la abstención de PP y Cs durante los dos meses de negociación?

Nunca dejaron de decir que querían la abstención de PP y Cs. Para nosotros siempre ha sido una incoherencia importante. Si uno tiene un programa de izquierdas como puede ser que pida el apoyo a partidos que se han situado en la foto de Colón en la campaña.

¿Qué confianza tienen a día de hoy en el PSOE para sentarse otra vez a negociar?

La confianza se demuestra con hechos. En el periodo que siguió a la moción de censura creo que fuimos capaces de construir una cierta confianza con ellos que nos llevó a llevar unos Presupuestos al Congreso. Se nos ha tratado ahora como se nos ha tratado, pero sí el PSOE reflexiona y se sienta de verdad a negociar un Gobierno de coalición se puede reconstruir esa confianza. No debemos tomarnos las cosas de manera personal porquevlos ciudadanos nos votan y nos pagan para resolver sus problemas.

El propio Sánchez delegó la responsabilidad de que no haya hoy gobierno en su partido. Es la segunda vez que los votos de Podemos tumban su investidura. ¿No tienen miedo a que el electorado les castigue si hay otras elecciones?

Sí Sánchez lleva a los españoles a elecciones cometerá un error y será suyo. Creemos que esa argumentación no convence y sería sensato respetar la inteligencia de los españoles. La gente no es idiota. No nos planteamos la política en esos términos. La gente en este país recuerda a Pedro Sánchez diciendo primero en 2016 que Ciudadanos era progresista y ahora de extrema derecha y recuerda también que en la entrevista de Jordi Évole asumía que los poderes económicos habían presionado para que no pactase con nosotros. Yo no tengo motivos para pensar que la gente pierda la confianza en el proyecto que confiaron el 28-A, si el presidente decide convocar elecciones. La presión de los poderes económicos contra Podemos es pública. El señor Garamendi lo ha dicho públicamente. Que hay presiones no es una opinión de Podemos y respecto del PSOE, dicen una cosa y la contraria. Nos dicen que Sánchez es independiente de los poderes económicos porque se enfrentó a ellos para llegar a la secretaría de su partido pero luego en las negociaciones nos dicen que somos inquietantes para la CEOE, no sé que pensar.

El jueves, en la votación, había diputados de Podemos que optaban por aceptar la propuesta socialista. Iglesias dijo no. ¿Esta decisión debilita a Iglesias?

Nosotros tomamos las decisiones colectivamente. Había diferentes puntos de vista y eso es sano. Y en la reunión antes de votar hablamos todas las confluencias y acordamos que la mejor idea era la abstención independientemente de los diferentes matices a debate.

Hasta IU se mostró dispuesto hasta el último momento a aceptar la última oferta del PSOE.

Hemos hablado con ellos después de que publicasen el comunicado. Lo leímos en la prensa. Nos han dichoque no se ha interpretado bien, aunque abren la puerta a ese documento programático al final de la nota, pero defienden el Gobierno de coalición para España. Los titulares han sido distintos. Pero tenemos buena sintonía con ellos y siguen apostando por la coalición y hay un compromiso de unidad. Aunque haya difrerentes puntos de vista las decisiones las tomaremos colectivamente.

El nombre de Irene Montero siempre estuvo encima de la mesa. ¿La ha podido debilitar en las negociaciones?

Al revés. Se ha demostrado en esta negociación que no venimos ninguno en Podemos a la política para coger un cargo. Si hubiésemos querido un cargo lo tendríamos. Hemos demostrado coherencia y que nuestra voluntad es mejorar la vida de la gente teniendo las competencias para ello. Montero sale fortalecida, diferente sería si hubiésemos aceptado sillones sin competencias.

El PSOE no descarta incluso una repetición electoral, hay sectores que animan a Errejón a que dé el salto a la política nacional. ¿Es una amenaza para Podemos?

No nos hemos dedicado a pensar en ese escenario. Errejón puede montar un partido y está en su derecho y si pone sus intereses de partido antes que los de España, también está en su derecho. El PSOE con esta propuesta no debería pensar en su propio beneficio personal. Nosotros no vamos a pensar en términos electorales cuando nos estamos jugando que millones de personas en este país puedan tener una vida más digna.

¿Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han vuelto a hablar desde el jueves?

No, ni yo tampoco con la vicepresidenta. Debemos hacer todos un análisis y esperamos que el PSOE rectifique para intentar en serio un gobierno progresista. Acudiremos a la llamada en cuanto lo hagan.

¿Deben llamar ellos?

No nos importa llamar nosotros, pero vamos a esperar unos días. Entendemos que es el candidato el que necesita recabar los apoyos, y por tanto el que tome la iniciativa.

¿Debe presentarse a una investidura con los apoyos?

Sería lo sensato. Fue anómalo que el jefe del Estado le designase como candidato sin tener garantizado que la investidura saliese adelante. Es evidente que en 80 días no ha querido llegar a acuerdos. Es la hora de que haga los deberes y cuando hable con el jefe del Estado tiene que tener los apoyos atados. No se puede volver a usar la sesión de investidura otra vez como un mecanismo de presión a sus adversarios políticos. Esto pervierte la naturaleza. Convendría no seguir desgastando este mecanismo constitucional.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs