MENÚ
viernes 19 julio 2019
16:09
Actualizado

Santamaría pilotará con Montoro la negociación presupuestaria

El área económica acelera la designación de sus segundos niveles para afrontar las cuentas de 2017

  • Santamaría pilotará con Montoro la negociación presupuestaria

Tiempo de lectura 4 min.

12 de noviembre de 2016. 00:31h

Comentada
12/11/2016

La vicepresidenta, ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, también participará en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017. En esa tarea estará el titular del ramo, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pero la negociación la pilotará junto con la número dos del Ejecutivo. Una interlocutora mejor recibida por la oposición que Montoro, aunque Mariano Rajoy haya dejado en manos de este último la responsabilidad fiscal, presupuestaria y de control del déficit. En el nuevo reparto de funciones, Montoro y Sáénz de Santamaría tendrán que colaborar en asuntos claves de esta legislatura como la financiación autonómica.

La prioridad inmediata son los Presupuestos del próximo ejercicio y ahí se explica en parte que los nombramientos de segundos niveles que primero han pasado el filtro del Consejo de Ministros sean, principalmente, de carácter económico. También influye en que todo vaya rodado la continuidad al frente de los ministerios de Economía y de Hacienda de Luis de Guindos y de Montoro, respectivamente. Según confirmaron ayer fuentes del Gobierno, el techo de gasto para el próximo año llegará al Consejo de Ministros en la segunda quincena de noviembre, lo más probable el día 25. Y después se enviarán al Congreso las cuentas de 2017. El portavoz del Gobierno y ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, insistió ayer en la disposición al diálogo y a la negociación del Ejecutivo, advirtiendo a su vez de que sería «muy mala señal» que después de diez meses sin Gobierno, el nuevo Gabinete no fuera capaz de aprobar unas cuentas para el próximo año. Los tanteos con Ciudadanos ya han empezado, a nivel parlamentario y del Ministerio, y el Ejecutivo también mira hacia los nacionalistas vascos. De sumar su apoyo a los de la investidura de Rajoy, estarían a un voto de la mayoría necesaria para evitar que prosperen las enmiendas de devolución del proyecto. El mensaje oficial de Moncloa insiste en que en esta legislatura habrá que dialogar y pactar «mucho», pero exigen, al mismo tiempo, responsabilidad a la oposición. «Los teléfonos van a sonar mucho en esta legislatura», resumió el portavoz.

El primer Consejo de Ministros de carácter decisorio analizó ayer un informe de la vicepresidenta sobre la agenda parlamentaria. El Congreso de los Diputados ocupará el centro de la actividad política por la necesidad del Gobierno de negociar cada día sus iniciativas. Y como es tradición en el arranque de cada mandato nuevo, el trabajo empezará con la comparecencia de todos los ministros ante sus respectivas comisiones parlamentarias para informar de los objetivos y de las prioridades de su Departamento. Así lo anunció ayer el portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, al finalizar la reunión del Gabinete.

El Gobierno formaliza, por tanto, la petición de comparecencia de todos los ministros una semana después de tomar posesión de sus cargos. Un desfile parlamentario que será la primera prueba de la disposición al diálogo del nuevo equipo de Rajoy, pero, también, de la disposición a la negociación y a buscar puntos de acuerdo de la oposición. La agenda de cada ministerio estará ajustada en sus líneas generales al acuerdo de investidura que firmaron el Partido Popular y Ciudadanos en agosto. En eso no habrá ninguna sorpresa.

Últimas noticias