MENÚ
martes 18 diciembre 2018
02:58
Actualizado

Técnicos de Hacienda señalan que el caso de Huerta es «fraude fiscal» y no un cambio de criterio

Los técnicos del ministerio aseguran que el nuevo ministro de Cultura da «mal ejemplo» al resto de españoles

  • Vista general de la zona donde los ciudadanos son atendidos en una delegación de Hacienda / Efe
    Vista general de la zona donde los ciudadanos son atendidos en una delegación de Hacienda / Efe

Tiempo de lectura 4 min.

13 de junio de 2018. 14:45h

Comentada
R. E..  13/6/2018

El presidente del sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), Carlos Cruzado, afirma que el caso del ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, por el que fue condenado en 2017 es "un fraude fiscal" y no obedece, como argumenta el ministro, a un cambio de criterio en la Agencia Tributaria. Considera que da "mal ejemplo" al resto de los españoles.

"Sin duda, podemos hablar de fraude fiscal y la sentencia hablad de elusión en el pago del impuesto sobre la renta", ha señalado en declaraciones a laSexta recogidas por Europa Press, en las que ha explicado que no se produjo tal "cambio de criterio" en la Agencia Tributaria, porque nunca estuvo permitido utilizar "una sociedad de forma instrumental como pantalla" para "eludir el pago del impuesto".

En este sentido, ha señalado que el hecho de "que se hubieran venido utilizando anteriormente" o que "la mayoría" de quienes lo hacían no hubieran tenido problemas, "no quiere decir que se estuviera utilizando de forma legal", aunque fue a partir del año 2002 cuando se intensificaron las campañas de la Agencia Tributaria para investigar ese tipo de uso de las sociedades.

"Utilizar una sociedad de forma instrumental como una pantalla, una sociedad que no tiene actividad, y que lo único que se pretende según dicen las sentencias (en este caso) es eludir el pago del impuesto sobre la renta es algo que nunca se ha podido utilizar y en ese sentido, hablar de cambio de criterio no parece que sea adecuado", ha afirmado.

Cruzado destaca no obstante que se trata de una "infracción leve, porque se entiende que no hay ocultación en el sentido de que la sociedad sí reflejaba en su contabilidad los pagos que se le hacía a Màxim Huerta", aunque "otra cosa es que esos pagos no se correspondieran con el valor de mercado de la prestación que estaba haciendo" el entonces colaborador de un programa de televisión. Recuerda, en todo caso, que las sentencias dicen que hubo "actividad voluntaria y culpable" en su obrar.

Por eso, si bien "la decisión sobre su dimisión le corresponde a él y al presidente del Gobierno", el representante de GESTHA opina que "no es la mejor carta de presentación para un gobierno con animo de regeneración y que surge de una moción de censura consecuencia de múltiples casos de corrupción" tener a una persona condenada por fraude fiscal.

"Es indudable que los responsables políticos tienen la obligación de dar ejemplo y la denuncia fiscal, que en España no es tan alta como en otros países europeos o Estados Unidos, no se ve mejorada con este mal ejemplo que dan élites políticas, en este caso, también empresariales", ha señalado.

En cuanto a la posibilidad de que el escándalo obedezca a una filtración desde la propia Agencia Tributaria, el presidente de GESTHA lo descarta porque "es una sentencia que está publicada". "Sólo en el supuesto de que el ministro no hubiera recurrido, sí que no se podría haber conocido y si se hubiera conocido, habría sido por una filtración", ha comentado.

Últimas noticias