La “píldora mágica” que trata el sobrepeso e hipertensión, ya está inventada, ¡es el ejercicio!

Comer bien y hacer un ejercicio moderado incrementa la esperanza de vida, así como mejora la calidad de la misma.

Comer bien y hacer un ejercicio moderado incrementa la esperanza de vida, así como mejora la calidad de la misma.
Comer bien y hacer un ejercicio moderado incrementa la esperanza de vida, así como mejora la calidad de la misma.Doctoralia

Dietas milagro, deportes que se ponen de moda, la gran pandemia es la obesidad y es que el ser humano no está diseñado para ser sedentario y cada día lo somos más por lo que los problemas asociados al exceso de peso no hacen más que crecer y crecer. Hablamos con el endocrino Antonio Más de planeta dieta, para que explique unas pautas básicas que eviten la obesidad y todo los problemas que de ella se derivan.

-Nos acercamos a marzo y muchos comienzan operación bikini que debería ser todo el año pero, ¿qué consejos da usted como endocrino a la hora de indicar a un paciente una dieta?

-Me resulta difícil comprimir en unas líneas lo que en mi consulta hago en varias visitas de una hora, pero intentaré dar 2 consejos prácticos:

El primero es que la dieta empieza el día de la compra y que deben evitar comprar todo aquello que no quieren comer e incluso sacar de casa todos esos caprichos irresistibles que ya tenían previamente (especialmente los procesados). Con este simple consejo, ya reduciremos en gran medida las oportunidades de “meter la pata” nutricionalmente cuando llegue un momento de debilidad.

El segundo es que planifiquen una estrategia para enfrentarse a los retos nutricionales del día a día. Esto es algo que hay que trabajar en consulta, primero para detectar cuáles son las principales dificultades y luego para implementar soluciones a medida. Algunos de las más típicas son las comidas fuera de casa, celebraciones, vacaciones o momentos de ansiedad. El primer paso es preguntarse: cuando llegue uno de estos retos, ¿voy a hacer lo de siempre o tendré un plan de acción que me permita disfrutar del momento sin pasarme?

-¿Todos podemos hacer la misma dieta?

-Una dieta equilibrada y bien diseñada puede ayudar a adelgazar de forma saludable a la gran mayoría de las personas aunque cabe destacar algunas excepciones.

Por ejemplo, los pacientes que sufren algún tipo de alergia o intolerancia alimentaria o que padecen alguna enfermedad (renal, celiaquía, diabetes, etc.) o que precisan una dieta que les ayude a tratar la hipertensión, la elevación de ácido úrico, la hipertrigliceridémia, etc. necesitarán una dieta a medida.

Por supuesto, lo ideal siempre es que toda dieta se diseñe de forma individualizada para que pueda seguirse a largo plazo, pero entiendo que no todo el mundo puede permitirse algo así y de ahí mi recomendación inicial. Por ejemplo, nosotros en planetadieta ofrecemos dietas generales para perder peso y vamos variando cada semana para ayudar a nuestros pacientes a que puedan seguirlas a largo plazo.

- ¿Cuáles son sus opiniones sobre las llamadas dietas milagro?

-Desgraciadamente, mi consulta está llena de pacientes que han seguido una o varias de estas dietas milagro y que acaban acudiendo a mí para perder peso tras el previsible efecto rebote. El problema de estas dietas no es sólo que no tengan respaldo científico que avale su eficacia, sino que muchas veces ni siquiera tenemos datos sobre su seguridad.

Además, lejos de desaparecer por la mayor concienciación y educación nutricional de la sociedad, cada día surgen nuevas versiones de dietas milagro que utilizan estrategias de marketing más sofisticadas y que consiguen engañar incluso a compañeros médicos o científicos no formados en pérdida de peso. Un verdadero horror.

-¿A partir de qué IMC recomienda usted intervenir con una operación como balón gástrico u otra?

-Las indicaciones habituales para una cirugía bariátrica incluyen un índice de masa corporal (IMC) mayor de 40 kg/m2 o mayor de 35 kg/m2 siempre que se asocie a complicaciones derivadas de la obesidad como la hipertensión, diabetes, problemas articulares etc. Pero no solo eso, sino que se deben cumplir también otros criterios como haber intentado perder peso sin éxito durante el suficiente tiempo además de no presentar contraindicaciones para la cirugía.

Fuera de los números que nos dicen los libros, a mí me gusta hacer una proyección de qué es lo que sucederá a largo plazo en cada uno de los casos, es decir, operando o no operando. Mi trabajo como endocrino es intentar elegir la opción que más calidad de vida le va a aportar a mi paciente a la larga.

-La dieta siempre debe ir acompañada de ejercicio pero a muchas personas esto les cuesta un mundo. ¿Qué hace usted entonces con ese paciente?

-Como suelo decir, el primer paso para cambiar una conducta es entender los beneficios que te reportará realizar ese cambio.

Así que empiezo por dejar claro que el beneficio de hacer ejercicio no se puede obtener ni mediante dieta ni mediante otro tratamiento. Pensemos que la “píldora mágica” que trata (o incluso cura) el sobrepeso y la hipertensión, protege tus articulaciones, te ayuda a descansar, a luchar contra la ansiedad y a sentirte feliz, etc. ya está inventada, ¡es el ejercicio!

Por otro lado, también les explico que no es necesario matarse a ejercicio para obtener gran parte de sus beneficios. Por ejemplo, aunque la pauta estándar consiste en realizar 5 sesiones semanales de 30 minutos, sabemos que 3 sesiones o incluso unos minutos al día de ejercicio de fuerza ya mejoran la calidad de vida y protegen la salud de forma significativa. En cualquier caso, lo que recomiendo es empezar, y si puede ser con un ejercicio que resulte agradable, mucho mejor.

-¿La pandemia les ha hecho cambiar la forma de atender a los pacientes?

-Claro, no se puede en todas las especialidades pero sí en la nuestra y de hecho tenemos muchos pacientes a los que atendemos a través de videollamadas. La medicina también ha modificado considerablemente su manera de trabajar, sobre todo en algunas especialidades.