«Deberíamos replantearnos los horarios españoles»

Laura Martín, madre y emprendedora, creadora de Headcleaners

  • Laura Martín es madre de tres hijos
    Laura Martín es madre de tres hijos

Tiempo de lectura 4 min.

23 de febrero de 2018. 07:51h

Comentada
Gema Lendoiro Madrid. 23/2/2018

Tras dejar la banca de inversión donde trabajaba, Laura Martin decidió hacer un punto de inflexión en su vida y montar su propio negocio. Consciente del problema recurrente de los piojos a su alrededor y en su propia casa esta madre de tres hijos empezó a estudiar el tema y descubrió que no había en España ninguna empresa que se dedicara a tratar este problema de forma profesional.

Así nació en diciembre de 2010, HeadCleaners , una empresa innovadora en España que se dedica a solucionar de forma eficaz y experta el desagradable y engorroso problema de los piojos. Head Cleaners aplica los más modernos tratamientos para eliminar piojos y liendres de forma profesional, y cuenta con un equipo de especialistas en permanente lucha contra la pediculosis.

-¿Cómo se organiza en el día a día para trabajar? ¿Necesita ayuda?

-El hecho de tener una empresa es consustancial a ser dueño de tu tiempo por lo que me organizo para pasar en casa el mayor tiempo posible. Tengo en casa un pequeño despacho desde donde gestiono todos los asuntos administrativos. Además, tengo la suerte de tener ayuda. En casa trabaja una señora que se encarga del día a día, recoge a los niños del cole, los lleva a las extraescolares etc.., todo ello con una paciencia y una dulzura de la que yo carezco. Gracias a ella el tiempo del que disponemos mi marido y yo nos lo podemos dedicar a nosotros y a nuestros hijos. Bajo mi punto de vista, la felicidad o realización de una mujer puede estar muy alejada de las tareas domésticas y eso nadie se lo cuestiona a un hombre. La maternidad es mucho más rica que todo eso, debería tratar sobre enseñar a vivir buscando la plenitud.

-El hecho de ser madre, ¿Le aportó mayor valor a la hora de emprender?

-El hecho de ser madre me hizo replantearme el mensaje que quería transmitir a mis hijos. Yo no estaba contenta en mi trabajo y decidí dejarlo, no había plan B. No me gustan los conformistas, hay que seguir buscando la felicidad.

- ¿Cree que las pymes o autónomas son las grandes perjudicadas en cuestiones impositivas?

-Sin duda, en ambos casos. Más allá de mi opinión esto es un hecho que reflejan los datos. Existe un desequilibrio histórico, no es nuevo, entre las pymes y los autónomos respecto a las grandes empresas. De la misma forma que sobre las cargas impositivas por el rendimiento del trabajo respecto a la presión fiscal sobre el rendimiento del capital. Las pymes soportamos una carga fiscal media del 15% sobre los benéficos frente al 7% o al 8% que soportan las grandes empresas. La capacidad para aprovechar las ventajas fiscales de una gran empresa gracias a sus estructuras muchas veces internacionales y la posibilidad de contar con carísimos asesores mantiene esta brecha histórica y hace muy difícil equilibrar estas diferencias.

-¿Cree que las mujeres que trabajan siguen teniendo doble carga con respecto a los hombres?

-Yo en este tema soy muy crítica; este tipo de discurso se convierte en un valor refugio para muchas mujeres ancladas en un victimismo contraproducente. Descarto completamente la idea de mujer-víctima. Desde hace ya muchos años las mujeres en España tenemos los mismos derechos y educación que los hombres. En el momento en el que decides formar una familia y eliges a un compañero te conviertes en un diosecillo creador de tu micromundo en el que las tareas se reparten de acuerdo a tus criterios. Obviamente, el hecho de tener una familia implica per se tener un segundo trabajo. Como madre y como mujer pretendo transmitir a mis hijos el mensaje de la responsabilidad individual despojándolo de cualquier connotación relativa al sexo.

-¿Qué opina de la conciliación?

-La conciliación es un tema complejo ya que para que unos concilien tienen que trabajar otros. Queremos tener tiempo para llevar a nuestros hijos al médico, a sus clases de ballet o hacer la compra pero para eso tiene que haber un médico, un profesor y un tendero que no concilian. Sí creo que deberíamos replantearnos en general los horarios españoles pues no creo que sea necesario estar en una oficina hasta las ocho para llegar a casa a las nueve.

Últimas noticias