Hablemos de vaginas

Hablar de la sexualidad femenina sin tabúes y desde la ciencia sigue siendo algo extraño.

  • La autora del libro Hablemos de Vaginas de editorial Oberón
    La autora del libro Hablemos de Vaginas de editorial Oberón
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

15 de julio de 2019. 11:05h

Comentada
Miriam Al Adib Mendiri. Ginecóloga y obstetra, divulgadora y profesora de Master universitario de sexología.  Madrid. 15/7/2019

Hablemos de vaginas es un libro que pretende ayudarnos a comprender cómo somos, conocer nuestro cuerpo y mente, cómo nos afecta el entorno sociocultural, vivirnos con placer, saber qué necesitamos en cada etapa de la vida o desmitificar aspectos sobre nuestra sexualidad. Todo ello nos aportará herramientas para el autoconocimiento y el autocuidado para ser más dueñas de nosotras mismas.

Todas las funciones del cuerpo están interconectadas y en ellas influye el entorno social. Concretamente, hablando de sexualidad femenina, en cada época y en cada cultura existen mitos y tabúes que dejan una profunda huella en cómo nos percibimos a nosotras mismas. Hablemos de vaginas bucea dentro de la unidad cuerpo-mente, la influencia del cuerpo en la mente y de la mente en el cuerpo. Trata de temas tan interesantes como la intuición, el instinto, el miedo, la culpa, la fantasía y las coherencias e incoherencias del cuerpo-mente en función de cómo se integran las diferentes partes del cerebro (según los diferentes tipos de crianza y de vivencias).Profundiza en la respuesta sexual a nivel neurobiológico, y explica por qué la fantasía en el sexo es muy positiva pero que sin embargo resulta tan incómoda para muchas personas, llegando a producir culpa o frustración al no ser bien entendida.

Pensamos que hemos avanzado en la libertad sexual desde la época de nuestras abuelas a nuestros días, pero lo cierto es que en algunos aspectos no hemos avanzado mucho. La diferencia fundamental entre la época de nuestras abuelas y la nuestra está en la dicotomía placer-reproducción. Antes el sexo era sinónimo de reproducción y ahora es sinónimo de placer, pero tanto antes como ahora el modelo de sexualidad normativa (socialmente bien vista) es aquella en la que el hombre es el sujeto y la mujer es el objeto. De ahí que si antes la sexualidad era reproducción, el modelo ideal de mujer era la mujer casta que se mantenía virgen hasta el matrimonio y le daba hijos a su marido, siendo entonces objeto de reproducción, y hoy como la sexualidad es sinónimo de placer el modelo femenino ideal es la mujer hipersexualizada, mujer como objeto de placer y de deseo. De ahí que aunque hoy cada cual tiene libertad de acostarse con quien quiera, ocurre que cada vez más mujeres viven su sexualidad desconectadas de sí mismas.

Hablemos de vaginas también habla de maternidad y de los vínculos desde el útero materno hasta la edad adulta: a través de la epigenética y las neurociencias entenderemos por qué el tipo de vínculo que desarrolla el bebé con su madre puede predisponerle a ciertas ventajas o desventajas en su salud física y mental en la etapa adulta; también aborda el efecto transgeneracional de todo ello.

Estos tiempos que corren, en los que hay una fe ciega en los avances tecnocientíficos, donde los intereses de la industria tienen muchísimo peso en ciertas áreas del conocimiento humano y donde la fragmentación del saber es un hecho (empezando por la separación entre ciencia y humanidades y terminando por la alta especialización) a menudo nos llevan a una visión reduccionista del concepto de salud en general y de la salud sexual en particular, lo cual tiene sus consecuencias que analiza detalladamente este libro. Existe una sobrevaloración del saber científico, en esta era en la que estamos ante tanta saturación de información que ya no sabemos qué es verdad y qué no, aunque no hay más que decir “según un estudio científico...” para que la mayoría de la gente otorgue al contenido del texto la categoría de verdad absoluta. No existen verdades absolutas, ni siquiera dentro de la ciencia. Precisamente, la verdadera ciencia no se aferra a ninguna verdad, de hecho, no tiene ningún problema en cambiar de parecer si aparece un nuevo estudio mejor diseñado que el anterior que contradiga las antiguas conclusiones. En cualquier caso, hay que tener muy claro qué es ciencia, qué es pseudociencia y qué es cientificismo para saber qué nivel de verdad manejamos, todo ello se explicará detalladamente en Hablemos de vaginas.

Se habla también de la educación sexual, qué está fallando en las nuevas generaciones, analiza la sexualidad en otras etapas de la vida desde la infancia a la menopausia, de la sexualidad más allá del coitocentrismo, también la violencia simbólica, el misterio del orgasmo femenino; del debate científico actual acerca del punto G y del squirting (eyaculación femenina).

Trata algunas curiosidades de la anatomía femenina: las zonas de mayor sensibilidad, la autoexploración, cómo cuidar la microbiota vaginal para prevenir infecciones, el baile cíclico de nuestras hormonas, de cómo interactúan las hormonas sexuales con los demás sistemas de nuestro cuerpo, de autocuidados y muuucho más.

Hablemos de vaginas es el último libro de la ginecóloga y obstetra, divulgadora y profesora de Máster universitario de sexología, Miriam Al Adib Mendiri, de origen sirio, natural de Almendralejo (Badajoz) y además, madre de 4 hijas.

Últimas noticias