Jorge Pérez, la Guardia Civil pierde su mejor cuerpo

Con 200.000 euros más tras su triunfo en «Supervivientes» y muchos proyectos, el ganador del reality (37) revela a LA RAZÓN que va a pedir una excedencia mientras alaba la labor de sus compañeros en la pandemia: «Estamos protegidos por el mejor grupo humano»

Jorge Diez
Jorge DiezLa RazónLa Razón

«Desde hace años Alicia (su mujer) y yo practicamos lo que se conoce como el diezmo. El 10 por ciento de nuestros ingresos van destinados a diferentes causas benéficas.Además, a principios de este año y tras escribir una trilogía de crecimiento personal, “Tú eres tu superpoder”, mi esposa creó la asociación benéfica del mismo nombre en el que ayudamos a familias en África a construirse un futuro mejor y, como no podía ser de otra manera, parte del premio va destinado a dicha asociación. A ayudar a estos colectivos entre otros». Como ven, Jorge Pérez (Cantabria, 1983) sigue ejerciendo fuera de Honduras la misma filantropía que le llevó a convertirse en el ganador del «reality» con más apoyo popular. Han pasado más tres semanas desde que pescó el maletín de los 200.000 euros dejando a las puertas a otras robinsonas de peso, Ana María Aldón o Rocío Flores. Se encontró un país muy distinto del que despegó hace más de cien días. Pero sus primeras viviencias son similares a las de cualquier nacional en esta nueva normalidad. «Me he dedicado a estar con mi familia, a disfrutar de todo el cariño que solo unos hijos que te han echado de menos durante tanto tiempo pueden transmitir, a disfrutar del calor y la compañía de mi pareja. Aún no he salido demasiado a la calle. Al terminar el confinamiento en Madrid y llegar a casa, nos fuimos juntos mi familia y yo a la montaña para cargar energías, pero el tiempo que he transitado la calle, la gente ha sido maravillosa, dedicándome palabras y muestras de cariño que de verdad son lo que me hacen sentir un ganador». Tanto amparo le ha colocado en un verbo entre los cántabros más célebres, a la altura del presidente Miguel Ángel Revilla o del carismático David Bustamante, a lo que responde tirando de modestia: «La verdad, no pienso en mi grado de popularidad, he transmitido mi amor y cariño por Cantabria porque así lo siento, porque lo llevo en la sangre y porque es un lugar increíble que todo el mundo debería conocer». Le recuerdo que era uno de los más anónimos de la edición y que estuvo seis veces nominado para hacer la maleta. También que su tolerancia y carácter dialogante fue tachado de buenismo.

UN PORCENTAJE ALTÍSIMO

El guardia civil, que reside desde hace varios años en Aguilar de Campoo (Palencia), responde sereno: «Mi lugar en la final y que haya sido por un porcentaje tan alto, sumado a todas las muestras de cariño que la gente me transmite, me hace pensar y creer que todas esas personas han empatizado conmigo, que se han visto identificadas y que han visto que no es necesario alzar la voz para tener razón». «Y ¿qué le han dicho en la Benemérita? ¿Ha hecho usted un papelón para que no le leyeran la cartilla o de verdad es un chico excelente?», insisto. «Sinceramente, nunca he pensado en tener que hacer un buen papel por el “qué dirán” o por dejar en buen lugar a la Guardia Civil, simplemente he sido yo, como soy en mi día a día, con mis defectos y mis virtudes. Tenía claro una cosa al entrar, era que quería salir de allí igual que entré, siendo yo, y creo que eso lo he conseguido. Los gestos de apoyo por parte de mis compañeros han sido increíbles. Me han dicho que se sienten identificados conmigo, alaban que haya transmitido los valores que la Institución representa. Eso es todo un orgullo para mí».

Jorge se incorporó a la Benemérita en 2005. Desde entonces, el de Reinosa ha pasado por distintos cuerpos, desde el de narcotráfico a la lucha antiterrorista. Sin embargo, fue en 2018 cuando saltó a la fama después de que una fotografía suya ataviado con el uniforme oficial se hiciera viral. «Ya hace tiempo que desde las redes sociales de la Guardia Civil se muestra una imagen cercana y actual del Cuerpo. De hecho, que yo haya formado parte de un formato televisivo y las personas se hayan sentido identificadas conmigo, ayuda a transmitir esa imagen de cercanía que pretende», nos subraya el que fue bautizado entonces como el más sexy entre los suyos. Para ellos, Jorge tiene la dedicatoria más especial a sabiendas de su infatigable trabajo contra la Covid-19: «Quiero aprovechar esta entrevista para exponer mi reconocimiento y admiración hacia mis compañeros y todo el personal involucrado en la lucha contra el coronavirus. Cómo han arriesgado sus vidas, cómo con absoluta abnegación han estado ayudando a la gente, solo reafirma que estamos protegidos por el mejor grupo humano que se podría tener». Tras estas alabanzas, es inevitable plantearle si su futuro está cerca o lejos de enfundarse el tricornio. El cántabro confirma los rumores para LA RAZÓN. «Estoy en trámite de solicitud de mi pase a excedencia voluntaria. Creo que es el momento de abrir nuevas puertas y disfrutar de todo lo que se me está presentando en la vida». Confirmado: le veremos antes en un plató que apatrullando la ciudad. Para incondicional y eterno, ya está su amor por Alicia: «Me conoce mejor que nadie y solo ella podía defenderme con la convicción y la pasión con la que lo ha hecho. Muchas personas se han identificado con ella y estoy feliz de que la gente haya descubierto la mujer tan maravillosa que es, que vean cómo hay que luchar por lo que crees y la importancia siempre de ayudar a los demás». Juntos son padres de Mario, Martina y Marcos, una familia que podría aumentar si atendemos a los deseos de su mujer. «Hace tiempo que planea por su cabeza la idea de volver a ser madre, pero creo que debemos hablarlo calmadamente. Ahora mismo quiero disfrutar de lo que tenemos».

Tras perder 24 kilos en el «reality», las tentaciones en las que cae Jorge son otras: «¡Me ha dado por comer todo lo que encuentro! El efecto rebote me está pasando factura y he decidido que ya es momento de retomar mi llamado “estilo de vida”. Comer sano y hacer deporte». «Sáquenos de dudas…¿Avilés es un mentiroso o solo un enfermo?». «Ambas cosas», despacha. «¿Y Rocío Flores?», continúo. «Ante todo, una amiga. Es todo un descubrimiento y una chica llena de alegría y vitalidad». Hay más afectos en su lista: «Sin duda, Barranco ha sido un hermano, Elena, un apoyo súper importante, y Ferre y Nyno, gente muy especial para mí». Sí, señores y señoras, este chico lo tiene todo. Hasta un último consejo, por si lo quieren recoger: «En la isla aprendes que no hay problema en mostrarte vulnerable y que lo más importante en la vida es la gente a la que quieres y que te quiere y, por supuesto, que hay que saber vivir el tiempo que nos ha sido dado».