Beckham envejece para ayudar a prevenir las muertes por malaria

El ex futbolsita es miembro fundador del consejo de liderazgo de Malaria No More UK, que también dirige la campaña “La malaria debe morir”

Beckham, en la campaña contra la malaria
Beckham, en la campaña contra la malariaDavid Beckham David Beckham

David Beckham, de 45 años, ha sido envejecido digitalmente hasta aparentar 70, en una nueva e inquietante campaña que llama a la acción contra la malaria.

El exfutbolista resulta casi irreconocible tras su apariencia con canas, manchas en la piel y arrugas protagonizando la campaña “La malaria debe morir”.

Al mostrar un antes y un después del proceso de envejecimiento digital, el video presenta a David en un futuro imaginado en el que la malaria habrá sido eliminada y él afirma como resultado “nuestro mundo ha cambiado”.

Como padre de cuatro hijos, Beckham afirma que la lucha por erradicar la enfermedad es algo personal. “La lucha contra la malaria es una causa cercana a mi corazón porque la enfermedad sigue siendo una gran causa de muerte de niños y tenemos la oportunidad de cambiar eso en nuestra vida”.

La campaña ha sido lanzada por la organización benéfica “Malaria No More UK” y lanzó en un momento el plan del Gobierno para reducir la cantidad de ayuda exterior.

La organización benéfica teme que la reducción del presupuesto de ayuda afecte a los países que corren mayor riesgo de contraer la enfermedad.

En las imágenes sorprendentes, los tatuajes de David parecían descoloridos y su frente estaba profundamente surcada mientras se enfrentaba a sí mismo en una toma de lado a lado. Si bien su barba y bigote actuales están salpicados de gris, cuando es enviado rápidamente al futuro, están completamente cubiertos de canas.

El futuro rostro de Beckham fue creado por cineastas para imaginar que tiene 30 años más y anuncia al mundo que la lucha para vencer la malaria está ganada.

David dijo: ‘He trabajado con Malaria No More UK desde 2009, apoyando campañas y ayudando a arrojar luz sobre el desafío.

“Sus campañas siempre utilizan una gran creatividad e innovación para llamar la atención sobre el problema y también estoy encantado de haber conocido a algunas de las personas inspiradoras que están trabajando tan duro para acabar con esta enfermedad”.

La malaria es una enfermedad tropical potencialmente mortal transmitida por mosquitos.

Es uno de los mayores asesinos del mundo, cobrando la vida de un niño cada dos minutos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La mayoría de estas muertes ocurren en África, donde 250.000 jóvenes mueren a causa de la enfermedad cada año.