Gonzalo Sapiña: el “influencer”cazado y presumido que iba en coche de segunda mano

Barcelonés de 34 años, es o era el jefe de un grupo de amigos que presuntamente se dedicaban a estafar mediante sus videos sobre inversiones digitales

Gonzalo Sapiña es barcelonés y de 34 años
Gonzalo Sapiña es barcelonés y de 34 añosLa Razón

Han pasado días desde que el “influencer” Gonzalo Sapiña fue puesto en libertad en Andorra, después de ser detenido por un delito de estafa, pero se van conociendo más detalles sobre particular modo de vida, que no resultado ser del todo cierto.

Sapiña, barcelonés de 34 años, es o era el jefe de un grupo de amigos que presuntamente se dedicaban a estafar mediante sus videos sobre inversiones digitales, que colgaban en su canal de YouTube. Desde muy joven, ya mostraba a todo el que lo conocía su afición por el mundo digital, mientras coleccionaba proyectos en su mente. Su obsesión era hallar la forma más fácil de ganar dinero, y el espacio virtual es ideal para conseguirlo. Todo derivó en una típica red piramidal de inversiones, en esta ocasión en el Forex.

Sapiña dirigía la empresa GNZ Academy, que ofrecía cursos virtuales a cambio de conocer las claves del éxito para obtener beneficios fáciles en este mundo de las inversiones en el mercado de divisas, y aparentemente funcionaba, aunque en realidad era la clásica estructura piramidal por la cual se paga a una parte con el dinero que aportan los que se incorporan.

Tenía acumuladas varias denuncias por estafa y se había instalado en Andorra el octubre del 2019, concretamente en un piso de dos habitaciones con su pareja a la carretera de Engolasters, con quien pensaba casarse el año que viene. En realidad, no hacía mucha ostentación de riqueza, y conducía un Nissan GTR de segunda mano. Tiene un segundo vehículo para su pareja, y solo los más íntimos sabían que el suyo costó 81.000 euros.

En Andorra tiene registrada una empresa de inversión, que le permitió obtener la residencia en la que vive. Pese al coche de segunda mano y que evitaba dar una imagen de persona adinerada, presumía de sus negocios e incluso había comentado a personas de su entorno que había creado la famosa web de citas Badoo y que en pleno auge de esta la vendió a una compañía alemana por 1,5 millones de euros.

Tenía ocho colaboradores que vivían en una casa adosada, que también pagaba él. Todos son muy jóvenes -24-25 años- y se hacían pasar por “youtubers” o “influencers”, pero su verdadera misión era publicitar por las redes los cursos en línea para captar alumnos y personas incautas que exponían sus ahorros en un producto que prometía unos beneficios exagerados. Esta semana se registraron estos domicilios, y también los de un policía que está implicado en la trama, porque la actividad le gustaba.

Según se cuenta, Sapiña ha pasado de tener un espíritu solidario a presunto estafador, de afirmar que nunca marcharía de España a ser detenido en Andorra, donde había regularizado su situación. Solo con 28 años creó cafespendientes.com, una red social que consistía a dejar pagado un café de manera anticipada para gente sin recursos. En aquellos momentos ya tenía 33 dominios registrados y muchos proyectos en el jefe, y uno de estos proyectos lo llevará probablemente en la prisión.

Hacía tiempo que los Mossos d’Esquadra le iban detrás y que era objeto de seguimiento. Confirmaron que estaban al corriente de las detenciones y que ha habido colaboración entre diferentes cuerpos policiales. De hecho, a internet se pueden encontrar numerosas quejas de personas que han participado en estos cursillos virtuales y que ya hablan directamente de fraude o estafa. En su Instagram, diariamente sube contenido de mucho valor, desde trucos para mejorar las operativas hasta sus propias entradas.