Gente

Lucha “a mordiscos” entre la prensa y la Corona británica

«Los Windsor: los príncipes y la prensa», un incisivo documental de la BBC que emite Movistar +

Los duques de Sussex y los de Cambridge, juntos
Los duques de Sussex y los de Cambridge, juntos FOTO: CHRIS RADBURN REUTERS

William y Harry de Inglaterra son dos príncipes cuyas experiencias vitales les ha llevado a adoptar posiciones distintas dentro de la familia real a la que pertenecen, la más mediática del planeta. Su adolescencia quedó marcada tras la trágica muerte de su madre Diana de Gales en un accidente de tráfico en París y, desde entonces, han tratado de moderar su odio a la prensa intentando controlar a los medios y eso según se afirma en el documental «Los Windsor: los príncipes y la prensa» es imposible.

Este documental de la BBC, cuyo primer episodio se emitió anoche en Movistar+ y el próximo podrá verse el día 9, reflexiona sobre la relación de los nuevos miembros de la realeza británica con una de las fuerzas más poderosas de Reino Unido: la prensa.

Hasta ahora eran los duques de Sussex los que mantenían una relación más tensa con los tabloides, hasta el punto de que han llevado a juicio a diferentes cabeceras británicas. Sin embargo, la relación de los duques de Cambridge con los medios se ha tensado durante los últimos meses.

En el caso de los príncipes William y Harry, esta relación ha estado marcada por la experiencia previa de su madre, pero al mismo tiempo la popularidad de la nueva generación era decisiva para asegurar la continuidad de la institución y de los Windsor. Periodistas y allegados a la casa real dan las claves de una relación que siempre ha sido turbulenta: Amanda Platell, columnista del «Daily Mail» asegura que «un acierto del príncipe Carlos fue entender que, para que su imagen sobreviviera entonces, la monarquía tenía que atraer a las generaciones jóvenes. Por eso creo que William y Harry fueron empujados al espacio público».

El periódico The Mail on Sunday
El periódico The Mail on Sunday FOTO: NEIL HALL EFE

Tim Ewart, antiguo redactor jefe de asuntos monárquicos de «ITV News» afirma que «los tabloides son como cachorritos. Se ponen patas arriba y dejan que les hagas cosquillas un rato, pero, al final, te muerden».

Una versión que apoya también Ian Hislop, editor de «Private Eye» al señalar que «a los tabloides les gusta la rivalidad, alguien a quien odiar y a alguien a quien amar. Pero si les caes bien, no significa que les gustes, sino que le conviene tratarte bien ese momento».

Anna Pasternack, autora del libro «The American Duchess» es más crítica con la monarquía al señalar que «desde palacio se manipula a los medios de comunicación mucho más de lo que la gente cree».

Un oportuno documental que responsabiliza, en parte, de la enemistad de los príncipes y de sus respectivas esposas, al trato recibido por la prensa, y en el que se llega a apodar a William como «el príncipe holgazán», en un momento en el que Harry era el «popular». Investigadores buscando trapos sucios que publicar y novias que huyen al no poder soportar el acoso mediático completan la trama.