Gente

Bella Hadid se sincera: depresión, anorexia y operaciones estéticas

La ‘top model’ protagoniza la portada de Vogue del mes de abril

Bella Hadid
Bella Hadid FOTO: CHRISTOPHE PETIT TESSON EFE

La supermodelo ha protagonizado la portada del nuevo número de abril de la revista Vogue, en la edición estadounidense, en la que ha abierto su corazón de par en par para hablar sobre salud mental y operaciones estéticas como nunca antes lo había hecho.

Si bien es cierto que de unos meses a esta parte, Bella Hadid ha roto con el estigma de las enfermedades mentales y confesó en redes sociales que sufre depresión y ansiedad desde la adolescencia. Algo de lo que ha querido profundizar en la entrevista para este medio: “Durante tres años mientras trabajaba, me despertaba todas las mañanas histérica, llorando, sola. No le mostraría eso a nadie. Iba a trabajar, lloraba en el almuerzo en mi pequeño cuarto verde, terminaba mi día, iba a cualquier pequeño hotel al azar en el que pasar la noche, lloraba de nuevo, me despertaba por la mañana y hacía lo mismo”.

“Tener que despertarse todas las mañanas con este cerebro, no es agradable”, dice, “así que ahora todo lo que hago en mi vida personal es literalmente para asegurarme de que mi estado mental se mantenga a flote. La moda puede hacerte o deshacerte. Y si te hace daño, tienes que hacer un esfuerzo consciente todos los días para que no te rompa. Siempre hay un poco de dolor en el amor”, asegura.

Problemas con la alimentación

Además, ha confesado que en su adolescencia sufrió anorexia derivada de unas pastillas que tomaba para su falta de atención: “Estaba en esta aplicación de conteo de calorías, que era como el diablo para mí. Preparaba mi pequeño almuerzo con mis tres frambuesas y mi palito de apio. Ahora me doy cuenta de que intentaba sentirme en control de mí misma cuando me sentía tan fuera de control de todo lo demás”.

Afortunadamente, es un problema que la modelo superó y a día de hoy puede presumir de tener una relación sana con la comida aunque los sentimientos dismórficos persisten. “A día de hoy apenas puedo mirarme al espejo por culpa de ese periodo de mi vida”, confiesa.

Acomplejada por crecer al lado de Gigi Hadid, que forjó una carrera como modelo antes que ella, Bella se sincera al respecto: “Yo era la hermana más fea, yo era la morena. No era tan genial como Gigi, ni tan extrovertida. Eso es realmente lo que la gente decía de mí. Y desafortunadamente cuando te dicen cosas tantas veces, simplemente lo crees. Siempre me pregunto, ¿cómo una chica con increíbles inseguridades, ansiedad, depresión, problemas de imagen corporal, problemas de alimentación, que odia que la toquen, que tiene una intensa ansiedad social? ¿Qué estaba haciendo para entrar en este negocio? Pero con los años me convertí en una buena actriz. Pongo una cara muy sonriente, o una cara muy fuerte. Siempre sentí que tenía algo que demostrar. La gente puede decir cualquier cosa sobre cómo luzco, cómo hablo, cómo actúo. Pero en siete años nunca perdí un trabajo, cancelé un trabajo, llegué tarde a un trabajo. Nadie puede decir nunca que no trabajo duro”.

Bella y Gigi Hadid
Bella y Gigi Hadid

Operaciones estéticas

Bella Hadid ha hablado por primera vez de operaciones estéticas y ha desvelado que cuando tenía 14 año se operó la nariz. Una decisión de la que se arrepiente a día de hoy: “Ojalá hubiera conservado la nariz de mis antepasados. Creo que habría crecido con ella”.

La gente cree que me he retocado totalmente la cara por una foto mía de adolescente en la que aparecía hinchada. Estoy segura de que no tienes el mismo aspecto ahora que a los 13 años, ¿verdad? Nunca he usado relleno. Vamos a poner fin a eso. No tengo ningún problema con ello, pero no es para mí. Quien piense que me he levantado los ojos o como se llame, ¡es cinta adhesiva para la cara! El truco más viejo del libro. He tenido este síndrome del impostor en el que la gente me hacía sentir que no me merecía nada de esto”, confiesa molesta, zanjando así los rumores de sus supuestas operaciones estéticas.