Gente

La vida CASERA de Rafa Nadal tras su «no» a Tokio y Wimbledon

Pasa su verano más relajado en familia y aprovecha para navegar y jugar al golf

El tenista español Rafa Nadal ha participado en el Campeonato de Baleares Absoluto de Golf.
El tenista español Rafa Nadal ha participado en el Campeonato de Baleares Absoluto de Golf. FOTO: CATI CLADERA EFE

Las vacaciones de Rafael Nadal están siendo este año más largas de lo habitual. Su renuncia a participar en los Juegos Olímpicos de Tokio y en Wimbledon para poder afrontar con garantías deportivas la recta final de la temporada ha cambiado por completo su agenda habitual. Si en ocasiones anteriores el tenista, acompañado por su mujer Mery Perelló, su familia y amigos, solía escaparse a las Bahamas a mediados de diciembre, ahora ha decidido «quedarse en casa». Porque, como él mismo ha dicho en más de una ocasión, no hay lugar más bonito que las islas en las que creció.

Rumbo a Ibiza

Así, desde el pantalán del Club Náutico de Porto Cristo, municipio mallorquín donde tiene fijada su residencia, la pareja y algunos conocidos partieron rumbo a Ibiza a bordo del que ha sido recientemente galardonado como «el mejor yate del mundo» por la revista «Robb Report». En la mayor de las Islas Pitiusas, Nadal disfrutó de unos días de desconexión, relax y, sobre todo, privacidad, practicando una de sus grandes aficiones: la navegación. Su pasión por el mar y por los barcos le viene desde bien pequeño, cuando su padre le llevaba a pescar frente a las costas de Menorca. De hecho, el tenista siempre ha confesado a los medios que, cuando se retirase de la competición al más alto nivel, le gustaría realizar travesías más largas por el Mediterráneo y el Caribe. No hay que olvidar que el de Manacor, junto a su sociedad inversora, es propietaria de un complejo hotelero en la isla de Cozumel y que, además, posee una parcela en Playa Nueva Romana, en la República Dominicana, donde tenía previsto construirse una casa.

De esa escapada a Ibiza hay pocas imágenes y rastro en redes sociales, aunque de nuevo ha sido la hermana del tenista, Maribel, quien ha dejado constancia de su paso por la isla en su Instagram. De Mery Perelló, ni rastro, como suele ser habitual, dada su discreción.Tras esos días a bordo de su catamarán, de nombre «80 Sunreef Power Great White», valorado en 4,5 millones de euros y que está equipado con todas las comodidades de un hotel de lujo: siete camarotes –incluida una suite principal–, con capacidad para doce personas, barbacoa, bar, piscina, salones en cubierta e interior, entre otros detalles, Rafa Nadal ha regresado a Mallorca para seguir con su preparación física de cara a sus próximos objetivos, que pasan por la gira norteamericana y culmina en el US Open. Pero, más allá de entrenar en su academia y compartir algunas salidas privadas gastronómicas con su grupo discreto de siempre, el tenista también ha podido sacar tiempo para practicar otra de sus grandes pasiones: el golf. Así que este pasado fin de semana, y hasta el día de ayer, ha estado luchando por ser el mejor de los participantes del Campeonato de Balears de golf para profesionales que se ha celebrado en el campo de Son Antem, en Llucmajor. Nadal pudo concluir las dos primeras jornadas de competición entre los aspirantes a la victoria final.

La imagen más llamativa, sin embargo, la brindó el tenista junto a su entrenador Carlos Moyà. Aprovecharon la visita al club para ponerse al día raqueta en mano. Desde la cuenta oficial del Marriotts Club Son Atem no daban crédito: «No todos los días hay dos campeones mundiales entrenando en nuestras pistas».