Gente

Nicolás Vallejo-Nágera sobre Paulina Rubio: “Con un hijo en común, deberíamos invertir el dinero en otras cosas”

El ex marido de Paulina Rubio vuelve a España temporalmente con su hijo y se sincera sobre su compleja situación en Miami

Colate Vallejo-Nájera y Paulina Rubio, durante el Masters Series de Madrid 2010
Colate Vallejo-Nájera y Paulina Rubio, durante el Masters Series de Madrid 2010

Cuando los dos Nicolás Vallejo-Nágera, 49 y 10 años, pusieron el pie en el pueblo segoviano de Pedraza, se pusieron a llorar: «La sensación era de que, por fin, estábamos en casa». Y así estarán hasta que el sobrino del hermano de Samantha Vallejo-Nágera regrese a Estados Unidos con su madre, Paulina Rubio. Colate aprovechará para colaborar de tertuliano en un programa matutino de televisión y, sobre todo, quedar con su legión de amigos, que no paran de poner mensajes mientras nos tomamos un helado en la cafetería de su infancia en Aravaca. «Me he emocionado viendo mi colegio, estoy muy sensible», desliza. Colate no está desconectado del famoso nacional: ha coqueteado con Gloria Camila en cenas, con Omar Montes se echa unas risas y come con cubiertos de plata y porcelana con algún primo del Rey Felipe, compañeros de pupitre.

–¿La soledad del expatriado forzoso es complicada de llevar?

–El otro día fui a una boda (la de su amigo Felipe Cortina) y me aplaudió la gente. En España hay un calor humano que es envidiable, vivo en un país frío y hostil emocionalmente. Soy un expatriado forzoso al que no le gusta la imagen de crispación social que damos. Llevo 16 años en Miami y no se entiende el enfrentamiento de aquí que es fruto de una revolución de la mediocridad. Soy español nacionalizado norteamericano y también mi hijo, podíamos haber venido antes pero por causas paranormales de mi vida no ha podido ser.

–¿Causas paranormales por los juicios que últimamente ha perdido?

–He perdido casi todos porque la Justicia está condicionada por el poder económico. Allí no tienes que tener razón, sino dinero. Durante varios años he estado defendiéndome a mí mismo. Con un hijo en común deberíamos invertir el dinero en otras cosas y tener otro tipo de relación por su bien. Llevamos diez años inmersos en un proceso legal costosísimo. No puedo entrar en detalles porque tenemos un pacto de no hablar sobre ello.

–Parece un padre coraje…

–La ilusión de mi vida era tener un hijo y los conflictos del principio, me querían quitar la custodia aduciendo que era un padre peligroso , me unió mucho más a Nico. Decidí quedarme en Estados Unidos por mi hijo, que es muy español porque en México su madre no tiene ni una casa familiar y el concepto de familia lo tiene aquí. No creo que tenga ningún hijo más, como ya no soy millonario no me salen hijos (risas).

–¿Le divierte ser cotilla ahora que comenta asuntos del cuore en televisión?

–Me divierte estar en el otro lado y yo que he sido la persona más odiada de México, a raíz de participar en un programa de baile, me los he ganado y ahora comento cotilleos de allí. En España también haré algo esporádico porque tengo que conciliar con mi hijo.

–Le oigo y escucho los problemas que tienen muchas mujeres para conciliar. Desde el respeto, usted es como una mujer.

–Con mi hijo soy más madre que padre. Además de ser amante de las mujeres en todos los sentidos. Soy feminista a muerte, pero no lo digo mucho porque no estoy de acuerdo con el feminismo de ahora. Yo me he dedicado al amor toda mi vida. Creo que tendría que volver la mili y meterlos a todas y a «todes» para que se les quitase tanta tontería. Yo me embarqué en el Juan Sebastián Elcano para hacerme un hombre.

–Verle en Supervivientes fue sorprendente…

–Pensaba que iba a comer plantas y a construir cabañas y me divertía convivir con españoles pero eso fue lo peor. Tuve que decirle al director «oye, me has metido en una isla con personas con antecedentes penales que me están amenazando y yo no he venido a esto». Aún tengo varias costillas fastidiadas.

–¿Sigue lanzando el anzuelo a las mujeres?

–Busco y no encuentro, estoy totalmente de serie y eso que estoy mejor que nunca y no me he hecho nada. No tengo novia porque no quiero, ni puedo porque tengo mucha dedicación con mi hijo al que no le he presentado nunca a una. Soy coqueto y un romántico y diré piropos aunque en España tenga problemas, reconozco que mi forma de pensar no va a la par con el DNI. Mi vida era maravillosa y he pasado la noche oscura del alma todos estos años en Miami.