Gente

El millonario imperio de Rafa Nadal: así organiza su fortuna ante su posible retirada

El tenista mallorquín reorganiza su patrimonio e inversiones ante su futura retirada. Entre torneo y torneo, el deportista supervisa la que será su casa familiar en Porto Cristo, cuyas obras avanzan a buen ritmo

Rafael Nadal and friends on holidays in Ibiza.
Rafael Nadal and friends on holidays in Ibiza. FOTO: SergioLVillar GTRES

Es imposible no extender la toalla, colocar la sombrilla en la arena y dirigirse al mar sin echar una mirada al horizonte y asombrarse. De izquierda a derecha, desde el acantilado hasta las instalaciones del Club Náutico de Porto Cristo. Todo lo que causa asombro, curiosidad, dosis de envidia, pero también recelo, tiene nombre propio, el de Rafael Nadal.

Lo primero que llama la atención al llegar a este puerto pesquero de Manacor, es imposible que no lo haga, es el catamarán 80 Sunreef Power, de 24 metros de eslora, con capacidad para 12 personas y un precio de 5,5 millones de euros, que amarra en el pantalán. Su tamaño eclipsa cualquier otra embarcación, por muy poderosa que sea y, cada vez que suelta ancla y pone rumbo a alta mar, los flashes de los turistas se disparan. Justo en el extremo izquierdo de la bahía, se puede observar el ir y venir de una inmensa grúa transportando enormes piezas de piedra. La que será la futura casa familiar del matrimonio formado por el tenista español más laureado de todos los tiempos y Mery Perelló, ocupa también un lugar privilegiado en Porto Cristo. Ajena a los focos indiscretos, el conjunto de edificios que la componen está construido sobre un terreno de siete mil metros cuadrados con unas inmejorables vistas y que fue adquirido por el deportista en el año 2013 por cerca de cuatro millones de euros. Inspirada en la típica arquitectura local, con tres salones, habitaciones con chimenea, garaje y un acceso privado al mar a través de una escalinata de piedra –no exenta de polémica pues, muchos jóvenes de la zona acuden a las inmediaciones para lanzarse al agua y esto provoca a veces invasión de la intimidad y de la propiedad–, la vivienda está sufriendo desde hace ya varios meses una profunda remodelación. Varios medios aseguraron en su día que se habían demolido buena parte de los componentes originales y que se estaba construyendo prácticamente desde cero. Lo cierto es que por fuera, el impresionante chalet conserva la piedra de estilo mallorquín tan característica de la zona, pero por dentro –tal y como pudimos ver durante el confinamiento a través de las redes sociales de Rafa que mostró su día a día– combina las últimas tecnologías en domótica con un sencillo estilo minimalista. Y mientras las obras avanzan a buen ritmo, la pareja vive en otra de las muchas propiedades que acumula el clan Nadal en la zona. Tanto sus tíos, el ex futbolista Miquel Ángel Nadal, como su ex entrenador Toni Nadal, viven en los alrededores; también sus padres, Sebastià Nadal y Ana María Parera. No hay que olvidar que, según la revista Forbes España, sumando al resto de miembros de la familia, la fortuna alcanzaría los 275 millones de euros.

Construcción de la casa que Rafa Nadal se está haciendo en Porto Cristo, Mallorca.
Construcción de la casa que Rafa Nadal se está haciendo en Porto Cristo, Mallorca.

El pasado mes de octubre de 2020, Forbes revelaba la lista exclusiva de las personas más ricas de España y, entre ellas, cómo no, también figura el nombre de Rafael Nadal; es uno de los hombres más ricos de las Islas Baleares, con una fortuna estimada en 160 millones de euros, pero no está entre los 100 españoles más ricos del panorama nacional. Eso sí, ocupa el puesto 27 de los cien jugadores más ricos del mundo. Atendiendo a las cifras analizadas por la publicación, el tenista se embolsó el pasado año, y a pesar de la pandemia del coronavirus, unos 40 millones de euros, 14 por ingresos relacionados con los torneos en los que participó y los 26 millones restantes gracias a sus acuerdos de patrocinio con empresas como Nike, Santander o Telefónica. Si atendemos solo a lo acumulado en premios oficiales desde que inició su carrera de éxito, el de Manacor se ha endosado 102 millones de euros.

Pero el imperio de Rafa Nadal no se ha forjado solo a base de triunfos deportivos y sus premios, sino también por grandes inversiones más allá del mundo del tenis en Mallorca, Madrid y México, y de sus buenas relaciones con grandes empresarios con los que comparte negocios importantes. Es socio, por ejemplo, del ibicenco Abel Matutes Jr. con el que comparte varios restaurantes de éxito junto al cantante Enrique Iglesias y el jugador de baloncesto Pau Gasol.

Además de en el sector hostelero, el tenista se ha rodeado de gente de su confianza para desarrollar negocios en otros ámbitos. Su padre, por ejemplo, es una figura muy importante pues comparten más de 60 sociedades; es también titular de dos empresas familiares: una inmobiliaria en Manacor –Aspemir– y el complejo deportivo Rafael Academy, inaugurado hace seis años en Manacor. Animado también por su entorno, y cuando contaba tan solo con 27 años, Nadal entró en una gran operación inmobiliaria en la isla de Cozumel, en el Caribe mexicano, donde se construyeron dos grandes complejos hoteleros con cerca de 500 habitaciones. Dispone además de una vivienda en Playa Nueva Romana, un complejo residencial en Bahía Príncipe, cerca de Santo Domingo.

Energía renovable

Además, hace ya años que la familia Nadal decidió apostar por el negocio de la energía renovable a través de diferentes compañías como Andromeda Balear, Biniali Inbest o Caronte Energía.

Nadal participa asimismo en Mabel Capital, también con Abel Matutes y Manuel Campos, y cuyo proyecto más destacado es el de la Villa París, edificio histórico situado en el centro de Madrid, compuesto por 11 viviendas de lujo y que ya cuenta con Marta Ortega como una de las ilustres inquilinas. Al parecer, la hija de Amancio Ortega habría pagado unos diez millones de euros por adquirir una de las casas.

Lo que es un hecho que, ante una próxima retirada de las pistas, que no se prevé inminente, y ante la llegada de futuros herederos, Rafael Nadal y su mujer, Mery Perelló, tienen el futuro más que asegurado.

Tennisplayer Rafael Nadal on holidays in Ibiza.
Tennisplayer Rafael Nadal on holidays in Ibiza. FOTO: SLV GTRES

A finales de este mes de septiembre, entre el 22 y el 25, el yate de Rafael Nadal, el que ha sido uno de los últimos caprichos del deportista, podrá visitarse por el público general durante el Monaco Yacht Show. Aunque no será el mallorquín quien lo lleve hasta aguas del Principado, pues no dispone de la titulación apropiada para dirigir la embarcación, no se descarta su presencia durante esos días de evento. Ahora que ha dado por finalizada la temporada dadas las lesiones que arrastra, Nadal apura los días junto a su familia y amigos sin descuidar su entrenamiento diario. De hecho, entre sus adquisiciones, también hay máquinas de musculación y bicicletas estáticas que ocupan el gimnasio privado que el mallorquín tiene en su casa. No hay que olvidar que dispone también de una bicicleta eléctrica valorada en cinco mil dólares.

Otro de los lujos que se ha permitido Nadal es un reloj de Richar Mille de casi 800.000 euros y que luce con asiduidad. Además, dispone de varios coches, entre ellos un Aston Martin DBS, el Ferrari 458 Italia y varios KIA, la firma coreana que le patrocina desde 2004 y con la que ha ampliado su relación hasta el 2025.