MENÚ
jueves 24 enero 2019
11:21
Actualizado

Crítica de cine / «Eva» / **

Un futuro gélido por S SÁNCHEZ

Dirección: Kike Maíllo. Guión: S. Belbel, C. Clemente, M.Roca y A. Serra. Intérpretes: Daniel Brühl, Alberto Ammán, Marta Etura, Lluís Homar. España, 2011. Duración: 94 minutos. Ciencia-ficción

Tiempo de lectura 2 min.

28 de octubre de 2011. 02:34h

Comentada
28/10/2011

El origen del mundo tiene nombre de mujer. El mito fundacional de la manzana mordida por la primera hembra puede reproducirse en una sociedad futura que Kike Maíllo presenta discretamente, como si la cibernética fuera un sueño del pasado, un motivo decorativo que ha cambiado nuestras vidas. La apuesta de «Eva» es hacer ciencia-ficción desde lo femenino, acentuando el melodrama para rebajar el aparatoso equipaje con que carga el género. Maíllo no evita el discurso metafísico asociado a películas como «A.I, Inteligencia Artificial» o a la literatura de Asimov, Stanislaw Lem o Bradbury, pero prefiere buscar el corazón de su historia en un triángulo amoroso irresoluble, que se reencontrará al cabo de los años para reeditar sus deseos frustrados y sus emociones rotas.

Es una opción admirable, como lo es atreverse a hacer ciencia-ficción –integrándolos con elegancia en las exigencias dramáticas de la historia– en un país como el nuestro, que carece de tradición en el género. 

Sin embargo, y más allá de su atractivo teórico, «Eva» pasa de puntillas por encima de sus loables intenciones: el grueso del metraje está dedicado a plantear la trama, al conflicto amoroso le falta intensidad, y el giro final, que despierta a la película de la monotonía, es demasiado previsible. El paisaje nevado en que se desarrolla esta tragedia contagia de melancolía a sus personajes, pero también les transmite una frialdad que nunca les abandona, ni siquiera cuando estalla la rabia.
 

Últimas noticias