MENÚ
martes 18 septiembre 2018
17:15
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

«Bisabuelo» Tyrannosaurus

La revista «Science» publica el hallazgo de unos restos de un dinosaurio que podría ser un ancestro del famoso depredador carnívoro del Jurásico
 

  • «Bisabuelo» Tyrannosaurus
    «Bisabuelo» Tyrannosaurus
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

14 de enero de 2011. 14:12h

Comentada
Madrid. 16/1/2011

Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de San Juan, en Argentina ha descubierto al noroeste de este país un nuevo dinosaurio, el «Eodromaeus», que vivió al inicio de la era de esta especie, hace alrededor de 230 millones de años. El nuevo ejemplar se describe en el último número de la revista «Science». «Era un pequeño dinosaurio, pero llevaba un gran garrote», manifiesta Paul C. Sereno, de la Universidad de Chicago, responsable del equipo que descubrió al Eodromaeus. Con casi metro y medio de largo, este cazador vivió en lo que hoy es América del Sur y parece ser el antepasado de las criaturas como el «Tyrannosaurus rex».
Este pequeño corredor de dos patas del periodo Triásico tardío es similar en algunos sentidos a su contemporáneo el Eoraptor, pero también muestra diferencias significativas que arrojan luz sobre los primeros días de la evolución de los dinosaurios, una época de la que se conoce relativamente poco. Nick Longrich, del Departamento de Geología y Geofísica en la Universidad de Yale, expone que este hallazgo «es muy importante, porque ayuda a darnos una mejor idea de los ancestros de los dinosaurios carnívoros como el Tyrannosaurus, Allosaurus y determinadas aves entre las que habría parecidos similares».

Estudios

Tras comparar una serie de dinosaurios, el equipo de Ricardo Martínez ha concluido que el Eodromaeus es un ancestro inicial del linaje de los terópodos, que incluye a los dinosaurios depredadores. Y el Eoraptor, considerado generalmente un terópodo también. De hecho, es un ancestro inicial del linaje de los saurópodos, que incluye a los herbívoros de cuello largo.
El Eodromaeus tenía más características de los terópodos en su cráneo, como una abertura cerca del final del hocico llamada «fenestra» proximilar, así como otras características «derivadas» en su pelvis y miembros.
El eoraptor no sólo carecía de estas características sino que también tenía más características de saurópodos, incluyendo grandes fosas nasales y una ristra de dientes inferiores en primera línea.

Similitudes

Sin embargo, ambas especies tenían menos de dos metros de largo y corrían sobre dos patas y estas similitudes generales sugieren que los tres clados principales de dinosaurios (orniticianos, sauropodomorfos y terópodos) sí que compartían un plan orgánico general en el Triásico tardío, antes de que los dinosaurios alcanzaran su fase de dominio a inicios del Jurásico.
Los fósiles de Eodromaeus fueron descubiertos en la formación de Ischigualasto, en el noreste de Argentina, que ha proporcionado otros importantes fósiles de dinosaurio. En su estudio, los autores también fecharon la formación de Ischigualasto y analizaron las tendencias en la diversidad entre los dinosaurios y otros herbívoros. Parece que los dinosaurios fueron más diversos y comunes en esta región durante el Triásico inicial de lo que se pensaba.
Además, los primeros dinosaurios no parecían haber aumentado en diversidad a medida que los herbívoros no dinosaurios desaparecían, lo que sugiere que su asentamiento global no fue el resultado de un reemplazo de los nichos abandonados como concluye una hipótesis. 
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs