MENÚ
domingo 24 marzo 2019
20:35
Actualizado

El primer ministro alauí pide un «diálogo» que acabe con la «ocupación»

Marruecos aprovecha la debilidad de Zapatero y reclama Ceuta y Melilla

La crisis política y económica que vive España ha envalentonado las reivindicaciones marroquíes.

  • El Rey Mohamed VI durante los festejos del décimo aniversario de su acceso al Trono el pasado mes de julio
    El Rey Mohamed VI durante los festejos del décimo aniversario de su acceso al Trono el pasado mes de julio
  •  El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero (i) saluda al primer ministro marroquí, Abbas el Fassi, en imagen de archivo
    El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero (i) saluda al primer ministro marroquí, Abbas el Fassi, en imagen de archivo
Rabat.

Tiempo de lectura 4 min.

17 de mayo de 2010. 20:34h

Comentada
Rabat. 17/5/2010

MADRID- Marruecos no ha tardado en aprovechar el momento bajo por el que pasa el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Como cada vez que atisba debilidad en el país vecino, el Reino alauí volvió ayer a poner sobre la mesa el «capítulo» de Ceuta y Melilla. En esta ocasión fue el primer ministro, Abas El Fasi, quien se encargó de instar a Zapatero a que abra «un diálogo» que ponga punto final a la «ocupación» de las ciudades españolas de Ceuta y Melilla y de los islotes españoles en el norte de Marruecos.

El Fasi lanzó el órdago en un foro público y muy significativo, la Cámara de Representantes  de Rabat. Sus palabras exactas fueron: «Llamamos a la amiga España a abrir un diálogo con Marruecos para poner fin a la ocupación de estas dos ciudades marroquíes (Ceuta y Melilla) y de las islas vecinas expoliadas, dentro del marco de una visión de futuro».


«Buena vecindad»
Para El Fasi, el hecho de que «España niegue a Marruecos el derecho de recuperar (los territorios) es anacrónico con el espíritu de los tiempos y con las relaciones estratégicas de buena vecindad» entre ambos países.

Según fuentes diplomáticas consultadas por LA RAZÓN, la maniobra del régimen marroquí se enmarca en la crisis financiera y política por la que atraviesa España y de la que trata de sacar partido. «Ven que el Gobierno se ha torcido la muñeca en temas económicos y financieros y tratan de aprovecharse», aseguran. Lo cierto es que la Diplomacia marroquí, que se jacta de conocer a fondo al «vecino del norte», no da puntada sin hilo. El último mensaje al Gobierno español vino con el nombramiento del nuevo embajador en España, que aún no ha tomado posesión, Ahmedu Ould Souilem. Se trata de un saharaui «arrepentido», ex miembro y fundador del Frente Polisario.

«Este tema es recurrente, lo sacan cada cierto tiempo. También es llamativo que hayan nombrado a un nuevo embajador para España que pertenecía al Frente Polisario», añadieron las mismas fuentes. El Reino de Mohamed VI no tiene intención de ceder un ápice de lo conseguido en su relación con España desde la llegada al poder del PSOE, mucho más ventajosa para Rabat que la establecida cuando gobernaba el PP de José Maria Aznar. Ante un hipotético adelanto electoral al que podría seguir un cambio de Gobierno,  Marruecos estaría tratando de marcar territorio. Aunque obviamente no esperan que España abra ese «diálogo», porque la españolidad es algo «muy asumido», también utilizan estas provocaciones para consumo interno. Por si quedara alguna duda, Exteriores insistió ayer en la «absoluta españolidad» de Ceuta y Melilla y no consideró «ninguna novedad» la postura alauí.

Otras fuentes consultadas creen que «Rabat debe de estar molesto por algo». La causa del penúltimo desencuentro podría ser el apoyo de la vicepresidenta primera del Gobierno a la monitorización de los derechos humanos en el Sahara Occidental, una postura que mantuvo en la ONU y que luego matizó.


Últimos órdagos
Huelga de Haidar
- Marruecos marcó un gol a España con la expulsión a Lanzarote de Aminatu Haidar. La huelga de hambre de 32 días que mantuvo la activista saharaui supuso una de las peores crisis diplomáticas y un terrible quebradero de cabeza para el Goobierno de Zapatero.

Embajador saharaui
-  El nuevo embajador del Reino de Marruecos en España, que aún no ha tomado posesión, será Ahmedu Ould Souilem. De origen saharaui (Dajla, 1951), Souilem fue uno de los fundadores del independentista Frente Polisario. Todavía no ha presentado las cartas credenciales, pero su nombramiento ya ha sido aprobado por el Gobierno español.

Expulsión de cristianos
- Sólo en el mes de abril, el régimen de Rabat expulsó a 70 cristianos, algunos españoles. La ola de represión continúa.

Carteles provocativos
- A comienzos de mes, Rabat autorizó la colocación de un cartel que rezaba «Melilla, ciudad ocupada». Exteriores pidió explicaciones al embajador.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs