MENÚ
martes 20 noviembre 2018
20:33
Actualizado
  • 1

Considera que se trata de una maniobra partidista para presentarse como «víctima»

Claver califica de «disparate y tropelía» el caudal ecológico del Tajo de Barreda

El PSOE manchego quiere establecer una reserva estratégica de 4.000 hectómetros cúbicos para su uso y disfrute.

  • El presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), José Manuel Claver, en una imagen reciente
    El presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), José Manuel Claver, en una imagen reciente
  • El presidente de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, José María Barreda, en una de sus últimas comparecencias públicas
    El presidente de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, José María Barreda, en una de sus últimas comparecencias públicas

Tiempo de lectura 4 min.

03 de diciembre de 2010. 03:55h

Comentada
3/12/2010

MURCIA- Las líneas básicas sobre las que se asentaba el Estatuto de Castilla-La Mancha en materia de agua continúan teniendo plena vigencia en el pensamiento político del presidente manchego José María Barreda. El paso del tiempo únicamente hace reforzar esta teoría. La última demostración al respecto se encuentra en la intención socialista de proponer en el próximo pleno de las Cortes manchegas que se celebrará el 9 de diciembre un debate sobre el Plan de Cuenca del Tajo para lograr que se emita un «pronunciamiento rotundo» sobre varios aspectos, entre ellos, que el documento contemple el caudal ecológico en «todos» los tramos del río y no sólo el valor medio de la cuenca. De esta forma, lo explicó ayer el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla -La Mancha, José Molina. De igual manera, el presidente manchego, José María Barreda, adelantó ayer que el borrador de la Ley del Agua de su Gobierno contempla una reserva hídrica de 4.000 hectómetros cúbicos para atender a las necesidades de la Región.
Esta postura no va a pasar inadvertida para los regantes murcianos, asimismo, el presidente de Scrats, José Manuel Claver, declaró ayer a LA RAZÓN que la reserva estratégica planteada por Barreda es un «disparate» y una «tropelía» porque se trata de un volumen «desmesurado» que va a acabar perjudicando a la propia Castilla-La Mancha. Esta afirmación obedece a que, según explicó Claver a este diario, si se declaran caudales ecológicos en todos los tramos del Tajo, ello conlleva que los 4.000 hectómetros de agua estipulados no podrán usarse para ningún tipo de consumo. En opinión de Claver, la voluntad de Barreda deberá ser, en primer término, «justificada» y después ratificada por los órganos competentes.
No obstante, el máximo responsable de Scrats advirtió ayer que «nos van a tener enfrente en todo momento porque no vamos a permitir ningún exceso». Además, Claver aprovechó para recordar a Barreda los trasvases económicos que Murcia realiza a Castilla-La Mancha. Para ello parafraseó al consejero de Agricultura y Agua de la Comunidad Autónoma, Antonio Cerdá, y recordó que «gracias al pago que se realiza en la Región del agua, los manchegos puedan pagar pensiones o su agricultura».
Al margen de esto, Claver se mostró convencido de que las actitudes y decisiones de Barreda con el tema del agua responden única y exclusivamente a criterios políticos ante el acercamiento progresivo de las elecciones autonómicas. El presidente de Scrats explicó que Barreda lo orquesta todo para quedar como una «víctima».


La cabecera del Tajo, esencial para la Región
El Gobierno manchego pretende dividir el caudal del Tajo en diferentes tramos que se consideren como «ecológicos» para que su agua no se pueda usar. De todos estos tramos, el perteneciente a la cabecera del río es el que tiene para Murcia una mayor importancia por ser «de donde proviene el volúmen excedentario de agua que llega a la Región para su consumo». Es por esto, que el uso que le presten los socialistas manchegos a la cabecera se observará por los regantes con lupa.

Últimas noticias