MENÚ
viernes 16 noviembre 2018
08:09
Actualizado
  • 1

El vicario general de Toledo se irá a Roma para trabajar con Cañizares

El Papa nombra al sacerdote de Toledo Juan Miguel Ferrer subsecretario de la Congregación para el Culto Divino

  • El vicario general de Toledo se irá a Roma para trabajar con Cañizares

Tiempo de lectura 4 min.

04 de julio de 2009. 13:59h

Comentada
4/7/2009

La Oficina de Información de la Santa Sede anunció a mediodía de hoy el nombramiento del sacerdote de la archidiócesis de Toledo, Juan Miguel Ferrer Grenesche, como subsecretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.  
   Juan Miguel Ferrer Grenesche nació en Madrid el 29 de mayo de 1961. Tras efectuar sus estudios de Teología en el Instituto Teológico de San Ildefonso de Toledo, y en el Pontificio Instituto Litúrgico San Anselmo de Roma, donde obtuvo el doctorado en Sagrada Liturgia, recibió la ordenación sacerdotal en Toledo, el día 5 de octubre de 1986, siendo nombrado Director del Secretariado Diocesano de Liturgia. En Roma también obtuvo la diplomatura en Arte Sacro.  
   Según informó el Arzobispado de Toledo, en un comunicado, junto a la dirección del Secretariado Diocesano de Liturgia fue también Director de la Casa Sacerdotal de Toledo entre los años 1991 y 1994. Desde este año ha sido profesor de Liturgia en el Instituto Teológico San Ildefonso, de Toledo. Gran parte de su ministerio sacerdotal lo ha ejercido como Rector del Seminario Mayor San Ildefonso, siendo arzobispo de la sede primada don Francisco Alvarez Martínez.   
   En el año 2000 fue nombrado Capellán Mozárabe de la Catedral Primada y, en el 2001, canónigo del Cabildo, Antonio Cañizares Llovera lo nombró vicario general de la diócesis (2002) y Vicario Episcopal para Asuntos Económicos y Ecónomo Diocesano (2007).  
   En la actualidad, don Juan Miguel Ferrer Grenesche es vicario general y ecónomo diocesano de la archidiócesis de Toledo, y párroco de la parroquia de Santo Tomé. Es, además, miembro del Excelentísimo Cabildo Primado.  
   Ha sido consultor de la Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Española y, el pasado 22 de abril, fue nombrado por el Papa Benedicto XVI, consultor de la Congregación para el Culto   Divino y la Disciplina de los Sacramentos. En 2006 recibió el nombramiento de Capellán Magistral de la Soberana Orden Militar de Malta.  
   Entre sus publicaciones cabe destacar su libro "Los santos del nuevo Misal hispano-mozárabe". Es autor, además, de numerosos trabajos publicados en obras colectivas o revistas especializadas,   como su intervención "Eucaristía, don de Dios para la vida del mundo", en el II Congreso Eucarístico Internacional, o "La Eucaristía   en la iniciación cristiana", "La Iniciación Cristiana y otros ritos   en los rituales hispanos", "Dificultades, necesidades y líneas de acción para una pastoral de iniciación cristiana", "La liturgia en el catecismo de la Iglesia católica", "La celebración litúrgica y su   valor en la transmisión de la fe" y "La Eucaristía en rito   hispano-mozárabe: gestualidad y ambiente para la celebración", entre otros escritos.


Ferrer, agradecido por su nombramiento
El sacerdote de la Archidiócesis de Toledo, Juan Miguel Ferrer Grenesche, dio hoy las gracias por su nombramiento como subsecretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los   Sacramentos, cargo que asume con "una gran alegría y una profunda paz", y del que se ocupará de forma estable en septiembre, cuando marchará a Roma.  
   En un comunicado remitido por el Arzobispado de Toledo, el sacerdote dio las gracias al Papa Benedicto XVI "por el gesto de paternal solicitud y confianza que ha tenido conmigo" y confió en   "ser fiel y cumplir bien mi nuevo trabajo como servicio a la Iglesia Universal".  
   Ferrer también recordó y dio las gracias a todos los cardenales y arzobispos con quienes ha colaborado en Toledo desde su ordenación sacerdotal, entre los que citó a Marcelo González, Francisco Alvarez, y Antonio Cañizares, "con quien ahora seguiré trabajando en Roma" así como al actual arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, "que ya me ha dado pruebas de afecto, confianza y buen pastoreo en el poco tiempo que llevamos trabajando juntos".  
   "Marcharé a Roma, hacia mi nuevo trabajo, de modo estable en septiembre, pero me llevaré en el corazón a Toledo y sus gentes: los sacerdotes, mis hermanos; el Seminario, superiores, profesores, trabajadores y seminaristas, a los que más he querido; la Vida Consagrada, en especial nuestras queridas monjas de clausura; los trabajadores de la catedral y del Arzobispado; los canónigos y capellanes y la Comunidad Mozárabe, los Caballeros del Santo Sepulcro, los fieles de Toledo, todos, singularmente los de mi querida parroquia de Santo Tomé", concluye Ferrer, que también pide perdón "si a alguien ofendí aquí, o si algo no supe o no hice bien".

Últimas noticias