Internacional

La Policía busca al ex general chavista Carvajal, en paradero desconocido desde hace cinco días

La Audiencia acordó el viernes su extradición a EE UU por narcotráfico y los agentes no han podido localizarle desde entonces

R. Coarasa/J. M. Zuloaga

Publicidad

La Policia busca desde hace cinco días al ex general chavista Hugo Armando Carvajal, alias “el Pollo”, que se encuentra en paradero desconocido desde que el pasado viernes la Audiencia Nacional acordara acceder a su extradición a Estados Unidos, que le reclama por delitos de narcotráfico, y ordenara su detención. El ex militar quedó en libertad el pasado septiembre -tras ser detenido en abril con un pasaporte falso cuando visitaba a su hijo en España- después de que la Sección Tercera de la Sala de lo Penal del citado tribunal rechazase la entrega a EE UU al considerar que los argumentos esgrimidos por las autoridades norteamericanas se fundamentaban “en una motivación política”. Sin embargo, la Fiscalía Antidroga recurrió esa decisión y finalmente la Sala de lo Penal le dio la razón y accedió a la extradición y ordenó su detención.

Según fuentes policiales consultadas por LA RAZÓN, a Carvajal aún no se le da la consideración de fugado, ya que no consta tal hecho y, además, no estaba sometido a medidas cautelares que hubiera podido vulnerar, como la obligación de comparecer periódicamente en un juzgado o la prohibición de salir de España. Eso sí, el ex militar tuvo que facilitar al tribunal un domicilio para estar localizado y a efecto de posibles notificaciones, en el que no se encontraba cuando los agentes acudieron a la vivienda a detenerlo.

Según esas mismas fuentes, por el momento es una mera hipótesis que, al tener conocimiento de que iba a ser extraditado a Estados Unidos, haya podido tomar una decisión para evitarlo. Pero al mismo tiempo recuerdan que el militar venezolano es un experto en inteligencia y, por lo tanto, tiene sobrados conocimientos para evitar su localización. Para situarse fuera del alcance de la Justicia española, debería contar con infraestructura, dinero y medios materiales suficientes, lo que en estos momentos se ignora. Fuentes policiales han asegurado que todavía, este miércoles, no han conseguido dar con su paradero.

El tribunal que dejó libre a Carvajal, presidido por el magistrado Alfonso Guevara, reprochó también a las autoridades de EE UU -el Tribunal Federal para el Distrito Sur de Nueva York y la Fiscalía estadounidense- que no precisasen “qué actos concretos de carácter delictivo” realizó el ex director de la División de Inteligencia Militar (DIM) de Venezuela, cargo que ostentó tanto bajo la presidencia de Hugo Chávez como de Nicolás Maduro.

Publicidad

La Administración Trump reclama a Carvajal por atacar intereses de EE UU mediante el transporte al país norteamericano de grandes cantidades de cocaína “proveyendo de armas a las FARC como pago de la sustancia o facilitando a los guerrilleros protección armamentística”. Unas imputaciones que según el tribunal que rechazó su extradición en septiembre se enmarcan en las tareas de Inteligencia que llevaba a cabo el general chavista bajo las directrices del presidente venezolano dentro de la estrategia de Chávez de “atacar intereses estadounidenses” en coordinación con las FARC permitiendo y facilitando el narcotráfico hacia Estados Unidos.

La Fiscalía norteamericana imputa a Carvajal delitos de conspiración de narcoterrorismo, conspiración para importar cocaína a Estados Unidos y conspiración para poseer ametralladoras y dispositivos destructivos para promover un delito de narcotráfico como integrante del “Cartel de los Soles” (al que pertenecían además de Chávez los vicepresidentes Tarech El Arsami y Diosdado Cabello), que quería “inundar Estados Unidos con cocaína”.

Publicidad

En la resolución en la que rechazó su extradición, la Audiencia argumentó que “independientemente de lo repudiable que fuera la actividad” desplegada por el ex general” en su estrategia contra EE UU, la entrega no era posible al tratarse en todo caso de un delito militar, lo que “es causa obligatoria de la extradición”, recalcaban los magistrados.

Estados Unidos responsabiliza a Carvajal y a otros integrantes del citado cartel del envío de varios cargamentos de cocaína y específicamente reseña uno de 2006 a bordo de un jet DC-9 con destino a México con 5,6 toneladas de droga.