Era Von der Leyen: “Para que tengamos una UE fuerte necesitamos una idea común del proyecto europeo”

Katarzyna Stoklosa, profesora de la Universidad del Sur de Dinamarca, analiza la andadura de la nueva CE

Ursula von der Leyen, antes de dirigirse ayer al Pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo/EPA
Ursula von der Leyen, antes de dirigirse ayer al Pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo/EPAPATRICK SEEGEREFE

¿Cuáles son los obstáculos que impiden que Europa gane peso a nivel internacional?

El obstáculo principalmente es que no hay una idea común de Europa. Existen problemas referentes al populismo y a los nacionalismos. No nos debemos olvidar tampoco de los problemas de migración, no hay un consenso acerca de cómo atajar esta cuestión. Los partidos no se muestran unidos a la hora de dar una respuesta.

¿Cómo puede Von der Leyen conseguir mayor unidad por parte de los Estados miembro?

No es fácil y en mi opinión, de momento, no es posible. La idea sería organizar menos reuniones comunes y más reuniones bilaterales. De esta forma podrá buscar apoyo para distintos temas, intentar conformar bloques diferentes para cada asunto. La cuestión es que si se reúne con todos a la vez, hay opiniones tan distintas que es más difícil encontrar una solución. Si habla cara a cara con los líderes, será más fácil alcanzar un consenso.

¿Son insalvables las diferencias entre Macron y Merkel?

El conflicto entre ambos se ha vuelto más grande. Tanto Macron como Merkel saben que una Europa unida no es concebible sin cooperación entre ellos, por lo tanto van a acabar encontrando un camino juntos. Francia y Alemania son países democráticos que saben que tienen que formar un equipo, para facilitar las cosas a Europa a la hora de sacar adelante las propuestas.

A principios del próximo año se presentará la reforma del sistema de asilo, ¿cómo cree que aunará el respaldo de los Estados miembros?

El escollo más importante es la existencia de bloques y el que más problemas dará será el bloque del Este. Von der Leyen va a recibir escepticismo y protestas. Seguirán existiendo bloques como hasta ahora, unos más reticentes que otros a la cuestión migratoria. Lo importante es que existe una cultura del diálogo y que los líderes quieren solucionarlo.