El “Yo confieso” de la única medallista olímpica irani

“No quiero ser parte de la hipocresía, la mentira y la injusticia”, defiende Kimia Alizadeh tras huir a Países Bajos. Otras figuras de la cultura y el deporte se manifiestan contra el régimen de los ayatolás

En medio de la elevada tensión regional y el estallido de protestas contra el régimen en Irán, la única atleta del país con una medalla olímpica en su palmarés, Kimia Alizadeh, anunció este fin de semana que ha desertado de la República Islámica en un comunicado en el que se definió como "una de las millones de mujeres oprimidas en Irán”.

La joven, de 21 años y competidora en taekwondo, se convirtió en una heroína nacional y en un símbolo para la lucha de las mujeres en su país cuando, a los 18 años, se colgó la medalla de bronce en los Juegos de Río de Janeiro de 2016. El sábado, cuando publicó su anuncio a través de Instagram, ilustró la publicación con una imagen de aquel logro.

A pesar de que su comunicado no hizo referencia a la situación turbulenta que está atravesando Irán actualmente, sí criticó duramente el carácter “patriarcal” del régimen, e hizo mención a los estrictos códigos de conducta y apariencia física y pública que pesan sobre las mujeres del país, incluido el “velo obligatorio”.

“Me llevaron a donde quisieron; lo que sea que dijeran, yo lo vestía; cada frase que ordenaban, la repetía”, escribió Alizadeh, que no desveló dónde ha solicitado asilo a pesar de que la agencia semioficial iraní ISNA ha informado de que se encuentra en Holanda, donde se cree que podría retomar su entrenamiento para llegar a los Juegos Olímpicos de Tokyo en 2020. En este sentido, la atleta aseguró que no tiene “ningún otro deseo excepto el taekwondo, la seguridad y una vida feliz y saludable.”

Un entrenador de taekwondo en los Países Bajos, Mimoun al Boujjoufi, reconoció ayer que Alizadeh se había acercado a él hace un mes. “Estaba de vacaciones en Europa, pero decidió junto a su pareja no regresar a Irán”, dijo Boujjoufi. “Por supuesto que es bienvenida aquí. Conocemos sus cualidades. Hay una gran afición al taekwondo en los Países Bajos”.

En su cuenta de Instagram, Alizadeh dio a entender que se había mudado a Europa, pero no proporcionó detalles. “Nadie me ha invitado a Europa y no he recibido una oferta tentadora. Pero acepto el dolor y las dificultades de la nostalgia porque no quería ser parte de la hipocresía, la mentira, la injusticia y la adulación”, dijo.

Boicot de otras figuras

Quienes sí que han tomado la decisión de boicotear al régimen iraní a raíz de la polémica desencadenada tras su gestión de la catástrofe aérea han sido varios artistas, entre ellos el popular director Masoud Kimiay, que han decidido retirarse de un festival internacional de cine como protesta, según la agencia Ap. La actriz Taraneh Alidoosti, una de las más famosas de Irán, difundió a su vez una imagen negra en su cuenta de Instagram el domingo con un pie de foto en el que se lee: “No somos ciudadanos. Somos rehenes. Millones de rehenes.”

Junto a ellos, el capitán de la destacada selección nacional de voley de Irán, Saeed Maroof, quien también difundió a través de Instagram un mensaje en el que asegura que “ojalá pudiera tener la esperanza de que ésta fuera la última escena del engañoso espectáculo y la falta de sabiduría de estos incompetentes [en alusión al régimen], pero sé que no lo es.”