La UE se desmarca del plan de paz de Trump para Oriente Medio

Israel critica que Borrell utilice “un lenguaje tan amenazador” y califica de “lamentable” la posición de Bruselas

Tensions in Jerusalem's Old City
La Policía israelí patrulla junto a la Puerta de Damasco en Jerusalén FOTO: ATEF SAFADI EFE

Una vez más, los caminos de Bruselas y Washington vuelven a divergir. El máximo representante de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell, rechazó este martes el plan del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para Oriente Medio porque implica una “anexión” de los territorios palestinos ocupados, una estrategia que los Veintisiete se niegan a seguir.

Si en un primer momento el club comunitario prefirió no reaccionar a los planes de EE UU e intentó evitar la confrontación directa, ahora los Veintisiete han dado un giro y no tienen problemas en endurecer el tono. El acuerdo del siglo, tal y como ha sido bautizado por la Administración Trump, comienza a hacer aguas.

“Los pasos hacia la anexión, si se toman, no pueden pasar sin respuesta”, aseguró ayer Borrell en un comunicado, firmado en representación de los Veintisiete, y en el que alerta, de esta forma, sobre el peligro de un incremento de la inestabilidad en la región.

El político español advierte de que los planes de Trump no cumplen los parámetros internacionales y recuerda que el club comunitario no reconoce la soberanía de Israel sobre los territorios ocupados desde 1967 (Cisjordania y los Altos del Golán). Para las cancillerías europeas, las delimitación de la frontera de un futuro estado palestino y el estatus de Jerusalén deben resolverse con negociaciones directas de las dos partes.

El plan de Trump respalda la anexión de Israel del Valle del Jordán ( territorio de Cisjordania) y reconoce a Jerusalén como capital de Israel. Los Veintisiete sin embargo siguen defendiendo que Jerusalén debe ser la capital de dos Estados. Hasta el momento, las cancillerías europeas se han resistido sin titubeos a las presiones de Washington, que decidió trasladar su embajada desde Tel-Aviv a Jerusalén.

Los palestinos refugiados

Entre las cuestiones que israelíes y palestinos deben resolver se encuentran “el asunto de las fronteras, el estatus de Jerusalén y la cuestión de los palestinos refugiados”, según señala el texto Como modo de que Washington no lleve la batuta en solitario, el comunicado también muestra el compromiso de la UE de implicarse“con ambas partes, con actores en la región y con todos los socios internacionales”.

A pesar de la buena voluntad, el ministerio de Asuntos Exteriores israelí respondió ayer con fiereza y calificó de “lamentable” el comunicado de los Veintisiete. “El hecho de que Josep Borrell haya elegido usar un lenguaje amenazador hacia Israel, al poco de haber asumido el cargo y solo horas después de mantener una reunión en Irán, es lamentable y, como mínimo, anormal", aseguró vía twitter el portavoz Lior Haiat.