Putin tendrá garantizada la inmunidad en la nueva Constitución

La Duma incluye un artículo para blindar al presidente ruso y su antecesor, Dimitri Medvedev, ante posibles acusaciones penales

Vladimir Putin visitó hoy San Petersburgo y participó en una ofrenda floral 19/02/2020 ONLY FOR USE IN SPAINDmitry Azarov Dmitry Azarov

La Duma o Cámara de diputados de Rusia introducirá en la Constitución una enmienda en virtud de la cual los expresidentes recibirán la inmunidad una vez abandonen el Kremlin, según anunció este miércoles Pavel Krasheninnikov, el jefe del comité de Legislación Constitucional y Ordenamiento Estatal. “En el nuevo artículo 92.1 se propone incluir que el presidente ruso, al cesar el ejercicio de sus funciones, tiene inmunidad”, explicó Krasheninnikov a la prensa local.

Hasta ahora, las normas relativas a la inmunidad de los jefes de Estado y la privación de la misma figuraban en una ley federal que incumbía tanto presidente como a su familia. “De esta forma, esta norma se vuelve más estable, ya que se estipula a nivel constitucional”, explicó.

Los analistas han interpretado estas enmiendas como una garantía de que el actual presidente ruso, Vladimir Putin, que debería abandonar el Kremlin en 2024, y su antecesor en el cargo, Dimitri Medvedev, serán inmunes ante futuras persecuciones judiciales.

Nada más llegar al Kremlin hace 20 años, Putin garantizó la inmunidad al primer presidente democráticamente elegido de la historia de Rusia, Boris Yeltsin, y a su familia. Pero el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, informó esta semana de que Putin no se ha pronunciado aún al respecto de la concesión de la inmunidad en su caso, informa Efe.

Recientemente, Putin, que renovó el Gobierno recientemente, negó que haya propuesto la reforma de la Carta Magna para seguir en el poder una vez que la actual Constitución le obliga a abandonar el Kremlin en 2024. Salió así al paso de los que apuntan que las enmiendas constitucionales son una estratagema para perpetuarse en el poder, sea en el Kremlin o al frente del Consejo de Estado, órgano con amplios poderes que será incluido en la Constitución.

Debido al gran número de enmiendas presentadas -más de medio millar-, la Duma ha tenido que aplazar hasta mediados de marzo la aprobación en segunda lectura de la reforma constitucional propuesta el pasado 15 de enero por Putin en su discurso sobre el estado de la nación.