Compras compulsivas que aumentan el desabastecimiento por el coronavirus

El miedo a una pandemia ha desatado el acopio de bienes relacionados con higiene personal, como el gel desinfectante y el papel higiénico

Las fábricas aceleran la producción de mascarillas en China
Varias personas trabajan en una fábrica de mascarillas este lunes en Nantong (China).XU CONGJUNEFE

El pánico ante el coronavirus está trastocando los hábitos de consumo en muchos países. En grandes ciudades de todo el mundo comienzan a escasear productos como mascarillas, geles desinfectantes, agua embotellada y hasta papel higiénico y otros productos de higiene personal. A medio plazo, existe el temor de que productos tecnológicos, como los móviles, comiencen a escasear ya que muchos fabricantes están instalados en China. Como efectos colaterales se ha registrado una subida de precios inusitadas en muchos de estos productos y un aumento de la demanda por las compras de supermercado a domicilio.

Medicinas

La escasez de medicamentos comunes es un hecho que está afectando a los sistemas sanitarios de varios países. La pasada semana, el mayor proveedor de medicinas genéricas del mundo, una empresa india, restringió la exportación de 26 ingredientes y las medicinas que se fabrican a partir de ellos. Los fármacos limitados por India incluyen antibióticos pero también paracetamol, informa la BBC. Aunque los medicamentos de la lista (metronidazol, aciclovir, neomicina) se fabrican en India, cerca del 70% de los ingredientes activos que se utilizan para prepararlos provienen de China.

En España, la posibilidad de que se produzcan faltas de medicamentos y equipamiento sanitario ya aparece en el manual de gestión de la crisis del Ministerio de Sanidad y la solución a este problema es una de las prioridades. Fernando Simón, responsable de la comunicación en la crisis del coronavirus,, ha asegurado que “no hay desabastecimiento pero puede haberlo si no cerramos en tiempo razonable compras conjuntas”.

Desinfectante de manos

Es uno de los productos más demandados en la crisis del coronavirus. En algunas ciudades el miedo a la escasez de este producto ha llevado a tomar medidas imaginativas. En Nueva York el gobernador Andrew Cuomo ha anunciado la creación su propio desinfectante: “NYS Clean”. Distribuirá miles de litros al día en lugares como escuelas, organizaciones sin fines de lucro y otras agencias gubernamentales en todo el estado. En Estados Unidos, el supermercado Kroger ha limitando las compras de productos relacionados con la “desinfección, el resfriado o la gripe”, informa la CNN.

Papel higiénico

En países como Australia y en ciudades como Hong Kong, la falta de papel higiénico es ya un hecho. También es han aumentado las ventas de toallitas desechables, pañales, jabones y alcohol o productos de limpieza como la lejía y los limpiasuelos. En las farmacias escasea todo lo que tiene que ver con desinfección y antisepsia. En Australia, la cadena Woolworths ha limitado la compra de papel higiénico a un paquete por persona, lo que ha provocado peleas entre los consumidores. “El papel higiénico simboliza el control. Lo usamos para ordenar y limpiar. Se trata de una función corporal que es algo tabú”, explica a The Conversation, Niki Edwards, investigador de la Universidad Tecnológica de Queensland.

Conservas

En Reino Unido, la cadena Tesco ha sido la primera en imponer restricciones al prohibir la compra para acopio de productos como pasta, geles o leche. De momento, y siempre que no se agoten existencias, se podrán adquirir cinco unidades de cada producto. En España, las ventas en gran consumo aumentaron un 8,3% durante la última semana de febrero, impulsadas por la alimentación no perecedera (arroz, pasta o legumbres)

Móviles y ropa

Globaldata ha advertido de que si la situación de crisis se alarga podría llegar a afectar al mundo de las telecomunicaciones. El 75% de los móviles se fabrica en China, según un informe de GSMA Intelligence y varias compañías tecnológicas, como Amazon, Microsoft y Apple, han tomado precauciones con sus empleados a la hora de viajar al país asiático. Google ha suspendido por completo las operaciones en sus oficinas en el país, además de Hong Kong y Taiwán.

Fabricantes de red y de terminales tienen la mayoría de sus fábricas en China y algunos expertos consideran que en tres meses podría haber falta de stocks. Además, podría provocar la subida de precios de los terminales. Nintendo, por ejemplo, retrasará los envíos de su popular Switch. Se prevé que Apple pueda tener problemas con los iPhone al igual que Samsung con sus nuevos terminales.

Associated British Foods (ABF), la matriz Primark, ha dicho este lunes este lunes que va a tener una «escasez de suministros» si el brote de coronavirus produce prolongadas paradas en la producción procedente de China.