EE UU extiende al 30 de abril las medidas para combatir el coronavirus

“Si nos quedamos en los 100.000 muertos habremos hecho un gran trabajo”, asegura el presidente norteamericano

Thumbnail

La crisis del coronavirus en EE UU obliga a tres de cada cuatro estadounidenses a quedarse en casa. La mayoría de la población ha recibido o está a punto de recibir las instrucciones de no salir a la calle salvo excepción de lo imprescindible: comprar comida o solicitar atención médica. En una situación insólita y sin precedentes, las medidas de confinamiento más drásticas del país se han ido tomando de manera selectiva –por estados– y escalada, por nivel de afectados por la pandemia.

La medida no se ha extendido a todos los estados del país a la vez porque desde la Casa Blanca consideran que no ha sido necesario. Por ahora, prefieren seguir la situación de la pandemia a lo largo del territorio, realizando todos los test que sean necesarios para identificar a los contagiados, y tomando las medidas adecuadas en cada caso. No se bloqueará el transporte interestatal, pero sí se mantiene el «distanciamiento social» y el estado de emergencia al menos hasta el 30 de abril. También esperará a ver los efectos de las medidas aprobadas en el Congreso, de más de 2,2 billones de dólares.

Zona de guerra en Nueva York

Trump dio a entender que ordenaría la cuarentena obligatoria, imponiendo el cierre de emergencia en «puntos calientes» de EE UU donde la pandemia está afectando más, como Nueva York, Connecticut o Nueva Jersey. Pero finalmente se vio forzado a rectificar tras la polémica desatada por su anuncio en Twitter. Esa consideración inicial del presidente quedó descartada al hablar, supuestamente, con los gobernadores de las zonas calientes, que acordaron tomar las medidas de confinamiento por su cuenta.

Nueva York se ha convertido en el epicentro de la epidemia en el país. Y ahora la ciudad lidera todos los rankings mundiales en la realización de pruebas médicas para identificar a los contagiados, hasta 2.000 test por día. Y es que tan solo en la conocida como «capital del mundo», cerca de 70.000 personas han dado positivo. Hay 1.218 fallecidos y 9.517 ingresados. Unas cifras muy por encima del resto del país, ya que le siguen el estado de Connecticut con 13.000 afectados y California, con 6.000.

Médicos, enfermeras y personal sanitario de Nueva York describen el interior de sus hospitales como «Zona de guerra médica». Denuncian que necesitan mascarillas, respiradores, ventiladores, más espacio físico y, sobre todo, apoyo para atender a los enfermos. Salas de emergencia son habilitadas como habitaciones de atención urgente a infectados, pero no hay camas suficientes para atender a los pacientes, por lo que, entre otras medidas, se ha puesto a disposición un buque hospital de la Marina, el «Comfort», con mil camas, atracado en Manhattan.

El estado de Maryland, colindante con Virginia, y la ciudad de Washington, también han ordenado el confinamiento obligatorio a partir de este lunes tras triplicar la cifra de medio centenar de muertos por coronavirus el pasado fin de semana e identificar a más de 1.500 infectados. «No les estamos invitando a que se queden en casa, les estamos obligando a hacerlo», dijo el gobernador Larry Hogan.

EE UU también es ahora el centro de la epidemia mundial. El país cuenta con más de 150.000 personas infectadas y al menos 2.600 fallecidos. Aunque esas cifras van a seguir creciendo durante las próximas semanas, ya que el pico de infectados por la pandemia se espera en dos o tres semanas.

El director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, quien lidera el equipo de salud pública de la Casa Blanca, estima que habrá entre 100.000 y 200.000 víctimas mortales por Covid-19 en el país. Aunque su finalidad será reducir al máximo esas estimaciones. Trump cree que dejarlas en 100.000 significaría haber hecho un buen trabajo. Cifras que se conseguirán sólo si se siguen al pie de la letra las instrucciones de mantener el «distanciamiento social» y la situación de alarma en algunos estados puntuales. Fauci calcula, además, que las muertes podrían haber ascendido a dos millones en todo el país si no se hubiera tomando las medidas actuales. Información destacada y elogiada por el propio presidente Donald Trump durante su conferencia de prensa diaria.

Trump felicita todos los días al Grupo de Trabajo del Coronavirus de la Casa Blanca, escogido por él, pero son cada vez más sonadas las críticas recibidas por el mandatario por no mencionar a las víctimas de la pandemia ni a sus familiares. Aunque, por otro lado, y a medida que se aproximan las elecciones, su popularidad sigue aumentando durante la gestión de la mayor crisis sanitaria y económica a la que se ha enfrentado el país en toda su historia. Las encuestas más recientes y fiables posicionan al presidente con un alto porcentaje de aprobación al frente de la pandemia.