Islandia: test gratuitos a todos para romper el contagio

El país nórdico está a la cabeza en el diagnóstico clínico lo que le ha permitido aislar los focos

Con apenas 357.000 habitantes, Islandia realiza test de coronavirus gratuitos a todo el mundo, lo que le coloca como líder internacional con un 10% de la población evaluada. La isla del Atlántico Norte, con una superficie de 103 kilómetros cuadrados (equivalente a la provincia de Albacete) y una renta per cápita de 60.000 euros, solo es superada por las danesas islas Feroe. Islandia supera con diferencia a los tres países puestos como ejemplo en el diagnóstico clínico del Covid-19: Noruega (2%), Alemania (1,1%) y Corea del Sur (1%).

La empresa biofarmacéutica DeCode Genetics, que desde hace veinte años ha estudiado el ADN de más de 160.000 islandeses con el fin de prevenir enfermedades, no se limitó a los grupos de riesgo, los enfermos y los sospechosos, lo que ha permitido a Islandia aislar los focos de contagio del Covid-19 y evitar el confinamiento impuesto en otros países europeos. Como resultado, solo registra 1.789 casos y diez muertos. La Rioja, con una población inferior, suma 311 fallecidos.

“Analizar a la población general da una imagen más concreta de lo extendido que puede estar el virus en la sociedad islandesa y de cómo se está moviendo”, explica Kari Stefansson, fundador y CEO de la empresa al “Icelandic Review”.

Islandia llevó a cabo dos campañas de cribado. La primera la dirigieron las autoridades desde el 31 de enero a las personas sintomáticas y a los viajeros que regresaban de zonas de riesgo (en aquel momento China y los Alpes austriacos, italianos y suizos) o que habían estado en contacto con personas infectadas. El 13.3% de las más de 9.000 personas que pasaron los test dieron positivo. El primer caso se confirmó el 28 de febrero.

El 13 de marzo, DeCode Genetics lanzó una segunda campaña de test masivos para el resto de la población: todos los islandeses sin síntomas o con síntomas leves y que no estaban cuarentena. La proporción de casos positivos fue mucho menor: entre 0.6 y 0.8%. Todo ello ha permitido a las autoridades detectar los focos de contagio y mantener en cuarentena a los enfermos y las personas con las que mantuvieron contacto.

Stefansson resumía a TRT Worrld la estrategia islandeses contra el coroanvirus. “Hemos hecho más test que nadie, hemos seguido un rastreo agresivo de los contactos de los infectados y los hemos puesto en cuarentena”, explica. Lo cierto es que en la lucha contra la propagación de la pandemia, Islandia se beneficia de ser un isla, un país relativamente aislado, con una población muy homogénea con ancestros que se remontan a hace mil años y escasa inmigración.

El Gobierno de la primera ministra, Katrin Jakobsdottir, mantiene abiertas tanto guarderías como escuelas de primaria, pero el 16 de marzo cerró guarderías e institutos, así como bares, restaurante, discotecas, museos y polideportivos. El país, que tiene en el turismo una de sus mayores fuentes de ingresos, cerró a su pesar sus fronteras como miembro del espacio Schengen, no de la UE.

Las autoridades consideran que la isla ya ha pasado el pico de la pandemia, por lo que ha anunciado que el 4 de mayo reanudarán su actividad las escuelas secundarias, las universidades, los museos y los salones de belleza.