China amenaza con no consumir vino australiano si sigue con la investigación del coronavirus

Pekín es el mayor socio comercial de Australia, que quiere aclarar la responsabilidad del régimen chino en la propagación del virus

Thumbnail

El embajador de China en Australia ha advertido al Gobierno de este país que su intención de realizar una investigación sobre el origen del coronavirus podría desencadenar un boicot por parte de los consumidores chinos, que podrían dejar de viajar y estudiar en Australia o comprar productos como carne y vino.

El embajador Cheng Jingye dijo a “The Australian Financial Review” en una entrevista que los planes de Australia para este tipo de investigación es “peligroso” y anticipó que no logrará ganar apoyo.

Quizá se planteen por qué deben beber el vino australiano o comer su carne”, ha expresado Cheng.

Sus palabras tienen lugar después de que el primer ministro de Australia, Scott Morrison, se posicionara a favor de abrir una investigación independiente a nivel internacional sobre el origen del coronavirus en China y la respuesta dada en un principio a la emergencia sanitaria por parte del gigante asiático.

Por su parte, la ministra de Exteriores australiana, Marise Payne, ha aseverado que no es momento de amenazas sino de “cooperación” a nivel mundial, tal y como ha informado el periódico “The Sydney Morning Herald”.

En este sentido, ha trasladado que el Gobierno australiano rechaza “cualquier sugerencia de coerción económica, la cual considera una respuesta inapropiada cuando lo que se necesita es una cooperación global”.

Australia ha pedido una investigación independiente sobre el brote de Covid-19, una crisis sin precedentes que tiene consecuencias severas sobre la salud, la economía y la sociedad”, ha afirmado.

Por su parte, el embajador Cheng señaló: “Recurrir a la sospecha, la recriminación o la división en un momento tan crítico solo podría socavar los esfuerzos mundiales para luchar contra esta pandemia”. El ministro de Salud australiano, Greg Hunt, afirmó que una investigación independiente interesa a Australia y al mundo. “Hay 3 millones de personas infectadas y más de 200.000 vidas perdidas, por lo que debe haber un análisis independiente”, señaló el ministro Hunt.

Tener una gran catástrofe a nivel global y no investigarlo parecería muy extraño, por lo que, en última instancia, tenemos que tomar las medidas que no sean solo en interés de Australia, sino también en interés de la humanidad común”, dijo Hunt.

El Gobierno australiano ha pedido también cambios en la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a sus presuntas deficiencias en la gestión de la pandemia. La educación es la tercera industria exportadora más grande de Australia, y China es la mayor fuente de estudiantes que viajan a Australia. China también es el mayor socio comercial de este país.