Dimiten los asesores de Guaidó vinculados a la Operación Gedeón

El presidente interino asegura que sus asesores Sergio Vergara y Juan José Rendón "estaban “evaluando escenarios para una transición pacífica”. Contactaron con la empresa de mercenarios de Estados Unidos, Silvercorp, para su estrategia de cambio de régimen

Juan José Rendón, ex asesor de Guaidó
Juan José Rendón, ex asesor de Guaidó

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países, despacha pronto las preguntas que piden detalles sobre su participación o no en los acuerdos hechos por su equipo de asesores y la empresa norteamericana Silvercorp. Este martes ha respondido a preguntas de reporteros al respecto, afirmando de nuevo que su gobierno interino no estaba comprometido con lo que resultó en la fallida Operación Gedeón y su incursión armada en el país gobernado por Nicolás Maduro.

Explicó el parlamentario que sus asesores Sergio Vergara y Juan José Rendón estaban “evaluando escenarios para una transición pacífica” y en base a ello “adelantaron documentos”, incluyendo “escenario de operaciones”. El contrato firmado por ambos con Jordan Goudreau a nombre de Silvercorp ordenaba una misión militar para capturar al gobernante chavista, entre otros objetivos, por una suma millonaria en dólares

Guaidó ha sostenido que no hubo relación con Silvercorp más allá de unas consultorías iniciales de “evaluación”, a pesar de que Rendón ha admitido haber suscrito el papel que detallaba hasta el tipo de armamento y estrategias militares que debían aplicarse por parte de los contratistas. En su momento, el estratega aclaró que el documento “fue parte de un acuerdo preliminar que no llegó a hacerse efectivo”.

Rendón y Vergara ya no están en la comisión de estrategia de Guaidó. Pero no por decisión del presidente del parlamento, sino por las suyas. Cada uno entregó su carta de renuncia el lunes 11 de mayo.

En la suya, Vergara dijo que la comisión que encabezaba no estuvo involucrada en la Operación Gedeón sino que sus responsables actuaron por cuenta propia. “De forma malintencionada, documentos exploratorios han sido utilizados para tratar de establecer vínculos del Gobierno Legítimo con la empresa que organizó tales eventos”, se extrae de la comunicación del también diputado exiliado en Estados Unidos.

La de Rendón es menos discreta, y en vez de una página tiene cuatro. En ellas explica que no desea que su permanencia en el cargo sea un argumento "de quienes anteponen sus intereses por encima de la causa" ni "la tergiversación de mis aportes y esfuerzos un nuevo argumento de la mafia enquistada en el poder". El texto especifica que "jamás estuvo en el interés de la Comisión ni de ninguno de sus miembros participar en actividades violentas".

El lunes en la noche Guaidó admitió que sus estategas se “extralimitaron” en sus funciones. Este martes, consultado sobre por qué entonces no fueron despedidos sino aceptadas sus renuncias pasados varios días, optó por no responder.

Tampoco lo hizo sobre si la Asamblea Nacional ordenaría una investigación sobre el contrato o si se reformaría el Centro de Gobierno, la instancia de coordinación del interinato que maneja Leopoldo López. Cuestiones todas planteadas por el partido Primero Justicia, uno de los cuatro grandes de la alianza opositora, que criticó cómo la encargaduría se estaba ocupando más de generar una casta gobernante que enfocar esfuerzos en lograr una transición democrática en Venezuela.

Guaidó sí respondió que los sustitutos de Vergara y Rendón serán anunciadas en los próximos días, cuando sean escogidos, y reiteró que la operación militar antichavista fue infiltrada y hasta financiada por el propio régimen de Nicolás Maduro para generar una matanza y un argumento político. “Estamos recabando esas evidencias”, puntualizó.

El menos buscado

Hasta ahora el gobierno de Nicolás Maduro ha capturado a una treintena de personas que afirman estaban vinculados a la Operación Gedeón. En las últimas cinco jornadas, a cuenta gotas, han continuado las detenciones. Pero el listado total de aprehendidos no se ha informado con detalle, y mucho menos las identidades de los supuestos ocho muertos que dejó la incursión armada del 3 de mayo pasado. Solo un nombre se ha hecho público: el de Robert Colina Ibarra, un capitán que desertó del Ejército venezolano en 2019.

El fiscal general Tarek Wiliam Saab, impuesto en el cargo por el chavismo, no ha emitido una orden de captura en contra de Guaidó, a pesar de haberlo señalado como involucrado. El gobierno en pleno también lo señala como “autor intelectual”, y Nicolás Maduro lo calificó como “prófugo de la justicia”. Pero al líder opositor nadie lo está buscando.

Este martes, el régimen bolivariano ha insistido en involucrar a Guaidó en la fallida Operación Gedeón. El ministro de información Jorge Rodríguez ha mostrado una supuesta confesión de uno de los apresados, “voluntaria” se apuró a aclarar, en la que el militar Antonio Sequea dice que los organismos de seguridad de Estados Unidos tenían conocimiento de todas las operaciones y que Juan Guaidó se reunió con Jordan Goudreau “a mediados de marzo” cuando “fue ratificado como jefe de esta acción”. Goudreau no ha dicho eso. Guaidó ha negado conocer a Goudreau. Y Rendón dijo que la última comunicación que tuvo con el contratista fue en noviembre de 2019.