El “extraño movimiento” de Corea del Norte que podría indicar la muerte de Kim Jong Un

Las autoridades japonesas creen que las maniobras bélicas son una estratagema para distraer al pueblo del verdadero estado de salud del dictador norcoreano

Las relaciones entre Corea del Norte y su vecino del sur no pasan por su mejor momento, pero las autoridades niponas creen que se trata de una cortina de humo para ocultar la mala salud, o incluso el fallecimiento, de su líder, Kim Jong Un.

Así lo ha manifestado el ministro de Japón, Taro Kono, en una comparecencia en el Club de corresponsales extranjeros en Tokio. Kono dijo que su gobierno cree que la mayor hostilidad mostrada por Corea del Norte podría ser un movimiento de su régimen para desviar la atención de la mala salud del líder Kim Jong Un y de la propagación del coronavirus en todo el país, información que permanece en el más absoluto secreto.

El régimen de Kim comenzó con las hostilidades contra Seúl a principios de mes, calificándoles como “el enemigo” y cortando las líneas de comunicación con Corea del Sur. Además, semana pasada demolió una oficina de enlace entre los dos países en Kaesong y esta semana ha suspendido una “acción militar”.

Preguntado sobre el último conflicto de Pyongyang, Kono dijo a los periodistas que “estamos tratando de averiguar qué está sucediendo en Corea del Norte. El movimiento reciente es bastante extraño”.

“En primer lugar, sospechamos que la covid-19 se está extendiendo por el país y Kim Jong Un no sale en público para no infectarse”, dijo y añadió que “en segundo lugar, tenemos algunas sospechas sobre su estado de salud. En tercer lugar, la cosecha del año pasado fue realmente mala. La economía de Corea del Norte no está bien, por lo que Kim Jong Un o su régimen necesitan un chivo expiatorio para que la gente mire hacia otro lado“.

Que el líder norcoreano esté muerto, es una de las opciones que baraja el país nipón: “Podría ser posible por eso son tan duros en este momento. Así que estamos tratando de recopilar información y analizarla y ver qué está pasando realmente en Corea del Norte. Hemos estado hablando con Estados Unidos y otros países, estamos intercambiando información al respecto”, afirmó.

Especulaciones por la salud del dictador

Pero no es la primera vez que se pone en duda el estado de salud del dictador norcoreano. El pasado mes de abril se comenzó a especular que se había sometido a una operación de corazón y que habría muerto en ella. Los rumores se desataron después de que Kim que no acudiera a las celebraciones del Día del Sol, dedicado a su difunto abuelo Kim Il Sung, el pasado 15 de abril. De hecho, una fuente anónima dijo al diario “Daily NK”, que su estado de salud era malo después de una cirugía cardiaca realizada el 12 de abril.

Para acabar con los rumores, Kim reapareció pero lo hizo tres semanas después en la inauguración de una planta de fertilizantes. A partir de ahí volvió a desaparecer durante dos semanas y volvió a la escena pública a primeros de junio, para presidir una reunión del Partido de los Trabajadores de Corea.

Kono dijo que era público que el coronavirus había entrado en el país y que se estaba propagando por Corea del Norte y que “solo necesitamos estimar en qué proporción se está propagando”.

El dirigente japonés, que también fue ministro de Relaciones Exteriores con Shinzo Abe, dijo que van van a estudiar cual quier amenaza de acción militar por parte de Pyongyang pasa saber si simplemente tratan de desviar la atención del pueblo de Corea del Norte y que se olviden de la salud de Kim Jong Un, la mala cosecha o los problemas económicos que atraviesa el país.