El extraño cambio de voz de Diosdado Cabello tras sufrir covid-19 levanta sospechas sobre su salud

El número dos del chavismo oculta su imagen, pero en una grabación hablando con Maduro parece otra persona distinta debido a su entonación

Crecen las dudas en torno a la salud del considerado como número dos del régimen venezolano. El 10 de julio Diosdado Cabello anunció que había contraído el coronavirus. Durante este tiempo suspendió su programa de televisión y guardó reposo: En un tuit reciente decía que “seguía avanzando” y “cumpliendo con el tratamiento y haciendo caso a su familia y a los médicos con reposo total”.

En los últimos días crecían los rumores sobre su estado de salud tras casi un mes desaparecido. Sin embargo, en las últimas horas el régimen propició una controvertida reaparición. Durante una convocatoria telemática con Nicolas Maduro y otros miembros del gabinete, Cabello optó por ocultar su imagen y dejar abierto solo el audio. Lo extraño de ese audio es que la entonación suena diferente, hasta el punto de que parece otra personas, lo que ha encendido las alarmas acerca de la posibilidad de que el alto dirigente chavista pudiera estar más afectado de lo esperado o incluso que le hayan quedado secuelas.

Cabello trató de acabar con las dudas publicando posteriormente un tuit en el que decía: “Que feliz me siento, la fuerza de nuestro Pueblo, puedo sentirla, recorre mi cuerpo y me sube la moral hasta las nubes, regresar de esta enfermedad, acompañado de las oraciones y el amor del Pueblo no lo cambio por nada, tengan la certeza que Nosotros Venceremos!!”

“He tenido tiempo para revisar cosas”, decía Cabello al presidente Nicolás Maduro en el transcurso de la reunión difundida por el Palacio de Miraflores. En dicho encuentro, ambos líderes analizaron la estrategia de su partido, el PSUV, para las elecciones legislativas del próximo 6 de diciembre. La oposición ya ha anunciado que no concurrirá a dichos comicios al considerar que no se dan las condiciones de transparencia y considerarlos “una farsa”.

“Después de una parte dura del tratamiento pedí hablar con usted (Maduro) y lo primero que le dije fue: ‘aquí estoy a la orden’”, añadió el también presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un órgano compuesto solo por chavistas y que no cuenta con el reconocimiento de la oposición y de medio centenar de países.

Cabello anunció el pasado 9 de julio que padecía la Covid-19. Desde entonces, los venezolanos conocieron de los avances de su recuperación a través de su cuenta en Twitter, donde relataba detalles de su “reposo total” y agradecía el “cariño y oraciones” de sus seguidores.

La participación de Cabello, sin mostrarse en imágenes y con la voz radicalmente cambiada, generó la duda de muchos venezolanos, que acudieron a las redes para expresarlas, al no coincidir el timbre ni la entonación ni el ritmo con los habituales del presidente de la Asamblea Constituyente.

En Twitter fueron numerosas las cuentas que expresaron que ni siquiera las palabras usadas por quien, supuestamente, era Cabello en esa intervención telefónica coinciden con las que él utiliza habitualmente.

Pero Maduro respondió inmediatamente a estas dudas con tono amenazante y alertó que la voz de Cabello cambió “porque está saliendo de una situación de batalla dura y está ronco”, al tiempo que criticó a quienes dudaban. El líder chavista, además, llamó “imbéciles” a quienes dudan de la voz de Cabello.

“¿Quién es entonces, (el jefe del Parlamento Juan) Guaidó? ¿Quién es, (el opositor) Leopoldo López? ¿Quién es, (el opositor Henry) Ramos Allup? No sean imbéciles, vale”, dijo el mandatario notablemente alterado. Pero también las palabras de Maduro generaron numerosas reacciones en las redes, que, lejos de transmitir credibilidad, lograron todo lo contrario entre los internautas.

La vicepresidenta Delcy Rodríguez mostró su alegría en las redes sociales por tener Cabello recuperado: “Como batallador que nunca se entrega ante las peores dificultades, hoy nuevamente haces feliz a nuestro pueblo, e mismo que ve en ti uno de los suyos”.