Macron acude al rescate de un Líbano al borde del colapso

Realiza la segunda visita en menos de un mes para respaldar la agenda reformista del país de los cedros tras años de corrupción plastificada en la terrible explosión del puerto de Beirut

El presidente francés, Emmanuel Macron, celebró el martes el centenario de Líbano plantando un cedro, el emblema del país de Oriente Medio que se derrumba bajo el peso de una crisis económica paralizante.

En su segundo viaje al Líbano en menos de un mes, se espera que Macron se apoye en líderes rebeldes del Líbano para llevar a cabo reformas económicas que son vitales para sacar a la nación de la crisis y desbloquear la ayuda exterior.

“Es la última oportunidad para este sistema”, dijo Macron a Politico en una entrevista mientras viajaba a Beirut el lunes. “Es una apuesta arriesgada que estoy haciendo, soy consciente de ello... Estoy poniendo lo único que tengo sobre la mesa: mi capital político”.

Con su economía en profunda crisis, una franja de Beirut hecha jirones a causa de una gran explosión en el puerto el 4 de agosto y las tensiones sectarias en aumento, Líbano enfrenta la mayor amenaza a su estabilidad desde la guerra civil de 1975-1990.

Macron, quien viajó a Beirut inmediatamente después de la explosión que mató a más de 190 personas e hirió a 6.000, plantó el árbol joven de cedro en una reserva forestal en las montañas al noreste de la capital.

El palacio del Elíseo aseguró que Macron había plantado el árbol para mostrar su “confianza en el futuro del país”. El equipo de exhibición de la fuerza aérea francesa voló por encima, dejando rastros de humo de rojo, blanco y verde, los colores nacionales del Líbano cuyas fronteras fueron proclamadas por Francia hace 100 años en una división imperial con Reino Unido. Líbano adquirió la independencia en 1943.

Lucha contra la corrupción

Macron, quien ha estado en el centro de los esfuerzos internacionales para presionar a los líderes libaneses para que aborden la corrupción y tomen otras medidas para arreglar su país, comenzó su viaje a última hora del lunes conociendo a Fairouz, de 85 años, uno de los cantantes más famosos del mundo árabe cuya música trasciende las profundas divisiones del Líbano.

Fue recibido por decenas de manifestantes reunidos afuera con pancartas que decían “No al gabinete de los asesinos ni con ellos” y “¡No te pongas en el lado equivocado de la historia!”.

En declaraciones a los periodistas dijo que quería “asegurarse de que el Gobierno que se forma implemente las reformas necesarias”.

En las horas previas a su llegada el lunes, los líderes libaneses designaron un nuevo primer ministro, Mustafa Adib, alcanzando un consenso entre los principales partidos que, según los políticos libaneses de alto rango, se forjó bajo la presión de Macron durante el fin de semana.

La agenda de Macron incluye un recorrido por el devastado puerto de Beirut, el lugar de la catastrófica explosión química del 4 de agosto, una reunión con el presidente Michel Aoun para la recepción del centenario y una tarde de reuniones políticas con las diversas facciones libanesas.

Después de ser designado el lunes, Adib pidió la rápida formación de un gobierno, la implementación inmediata de reformas y un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

La crisis económica del Líbano tiene sus raíces en décadas de corrupción y despilfarro estatal que llevaron al estado a una de las cargas de deuda pública más pesadas del mundo. Desde octubre, la moneda se ha derrumbado y los depósitos han sido congelados y han visto colapsar su valor en efectivo en un sistema bancario paralizado, mientras que la pobreza y el desempleo se han disparado.

El ministro de Relaciones Exteriores de Francia dijo la semana pasada que Líbano corría el riesgo de desaparecer debido a la inacción de su élite política que necesitaba formar rápidamente un nuevo gobierno para implementar reformas.