Quién es el ultra que ayer atacó la sinagoga de Hamburgo

El sospechoso, de 29 años, vestía uniforme militar y llevaba una esvástica dibujada en el bolsillo. Ha herido a un joven judío de gravedad. En 2019, en Alemania se produjeron cinco crímenes antisemitas al día

El principal grupo judío en Alemania señaló hoy que el ataque contra el estudiante judío del domingo, a la entrada de la sinagoga de Hamburgo solo puede ser clasificado como “antisemita”, una aseveración que luego fue confirmada por las autoridades alemanas.

“La situación es que los judíos son cada vez más un objetivo del odio y eso no puede dejar indiferente a nadie en un estado de derecho como Alemania”, indicó Josef Schuster, el director del Consejo Central de Judíos en Alemania, en declaraciones recogidas por AP.

El joven de 26 años que llevaba una kipá estaba a punto de entrar en los terrenos de la sinagoga en Hamburgo, ciudad al norte de Alemania, cuando fue atacado en la cabeza con una pala. Fue ingresado en el hospital con daños en la cabeza.

Hoy no se ha actualizado oficialmente el estado de salud del joven agredido, pero el diario local “Hamburger Abendblatt” señaló que el hombre estaba en cuidados intensivos aunque su vida no corría peligro.

Tanto la Policía como los fiscales indicaron en un comunicado conjunto que el asalto estaba siendo investigado como intento de asesinato con una supuesta motivación antisemita.

El portavoz de la canciller, Angela Merkel, indicó que el Gobierno alemán estaba en “shock” ante que “semejante crimen violento pueda ocurrir en las calles germanas”.

“Esto es nauseabundo”, dijo Steffen Seibert a los periodistas en Berlín y deseó una pronta recuperación a la víctima. “Condenamos este ataque en la forma más contundente”.

Asimismo, la agresión se produce a menos de un año de que un supremacista blanco atacase una sinagoga en la ciudad de Halle, en pleno Yom Kippur. El ultra mató a dos personas.

¿Qué se sabe del sospechoso?

El sospechoso que le atacó, era un alemán de 29 años, de origen kazajo, que vestía con ropa militar. Fue detenido tras el ataque.

Las autoridades informaron el domingo por la noche que el atacante parecía confuso durante su primer interrogatorio. Durante la madrugada, buscaron en el apartamento en el que vivía en Hamburgo y confiscaron pruebas así como dispositivos de memoria. También estaban investigando cómo pudo el sospechoso tener un uniforme del Ejército alemán, pues así iba vestido durante el ataque. Asimismo, hallaron un papel con una esvástica dibujada en uno de sus bolsillos.

Los investigadores creen que actuó solo y no era un conocido de la Policía.

La comunidad judía, en “shock”, criticó que no se haya aprendido nada de lo que ocurrió en la sinagoga de Halle hace menos de un año.

El aumento del antisemitismo y la extrema derecha en Alemania, es un hecho. En 2019, se registraron cinco crímenes antisemitas al día de diversa índole.

“Esto no es un hecho aislado, esto es antisemitismo repugnante y todos debemos levantarnos contra él”, tuiteó el ministro de Exteriores Heiko Maas.