Trump pide vencer a la “izquierda radical” en su primer mitin tras declararse “inmune" a la covid

Relanza la campaña como vencedor de este “horrible virus chino” en un estado clave con gran peso del voto latino de cara al 3 de noviembre. La Casa Blanca confirma que el presidente ha dado negativo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tomó el Air Force One este lunes por la tarde para viajar a Orlando, Florida. Tenía marcado en rojo su primer mitin electoral en bastante tiempo. “Nos vemos en Sanford, Florida, esta noche, en un gran mitin”, escribió Donald Trump en Twitter.

Una vez aterrizado en el centro de este sureño estado, donde las encuestas muestran al candidato republicano con un estrecho margen debajo de Biden, Trump repitió a sus enfervorizados seguidores que “salgan y voten” si no quieren un Gobierno de la “izquierda radical” encarnado en el aspirante demócrata, Joe Biden. “(Los demócratas) quieren convertir esto en una Cuba socialista, en una Venezuela”, advirtió Trump, quien señaló que su rival es un “gran admirador de Castro” a la vez que criticó el proceso de reapertura que la Administración de Barack Obama (2009-2017) hizo con Cuba.

El mandatario apeló a eslóganes que calan en su base electoral, como lo es “nuestra gente primero”, a la vez que se refirió en términos grandilocuentes a su lucha contra la covid, que en Estados Unidos se ha cobrado cerca de 215.000 vidas y ha infectado a 7,7 millones de personas. Y el Institute for Health Metrics and Evaluation, dependiente de la Universidad de Washington, pronostica que, con la evolución actual, el número de muertos podría doblarse, hasta alcanzar los 394.693 el próximo 1 de febrero. A mediados de enero la cifra diaria de fallecidos podría ser igual o incluso superior a la de los peores días del mes de abril.

“Estamos en camino de contar con 100 millones de dosis de vacunas para finales de este año”, afirmó Trump casi al mismo tiempo que el médico de la Casa Blanca, Sean Conley, anunciara en un comunicado que el presidente había dado negativo «varios días consecutivos». Asimismo, el doctor informó que al presidente se le han realizado tests de antígenos junto con otras pruebas clínicas de laboratorio. Toda una batería de pruebas que, siguiendo los criterios de los CDC (los Centers for Disease Control and Prevention) indicaron al equipo médico del presidente que este “ya no es contagioso”.

Entrevistado por Jake Tapper, de la CNN, el doctor Anthony Fauci, director del National Institute of Allergy and Infectious Diseases, ha comentado que si bien los CDC estipulan que las personas pueden abandonar la cuarentena transcurridos 10 días desde los primeros síntomas, sería apropiado que el presidente usara una mascarilla. «Creo que sería apropiado», dijo Fauci, que ha servido con seis presidentes y ha liderado la respuesta médica y científica de Estados Unidos contra los virus desde 1984, «probablemente yo lo haría».

Biden, el rival de Trump, había acusado al republicano de irresponsable y de poner en cuestión todas y cada una de las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Si el mismísimo presidente no cumple con la cuarentena exigida al resto, preguntaba el demócrata, quién cumplirá. «Recuerde», respondió Trump, que «yo no sería presidente ahora si Obama y Biden hubieran hecho su trabajo correctamente. El hecho es que fueron TERRIBLES!!!». El mandatario norteamericano aprovechó de paso para felicitar al país en el Día de Colón. Una de esas cuestiones en la que los demócratas más sensatos son reos de las pulsiones woke.

Trump, entre tanto, también declaró, esta vez entrevistado en Fox, que es inmune. «Parece que soy inmune a, no sé, tal vez por mucho tiempo y tal vez por poco tiempo, podría ser toda una vida, nadie lo sabe realmente, pero soy inmune». Fauci le comentó a Tapper que el comentario era cuando menos engañoso. Es muy posible que el presidente, en tanto que aparentemente recuperado, puede haber desarrollado una cierta inmunidad al virus. Pero «no sabemos cuanto dura la inmunidad».