Tanzania vota en unas elecciones que la oposición ya tacha de fraudulentas

El presidente John Magufuli aspira a la reelección en medio de un clima de violencia y sin observadores internacionales

Largas colas para votar en un colegio de Zanzíbar (Tanzania)
Largas colas para votar en un colegio de Zanzíbar (Tanzania)ANTHONY SIAMEEFE

Los 29 millones de votantes llamados hoy a las urnas en Tanzania han empezado a votar en unas elecciones generales que la oposición considera manipuladas a favor del presidente John Magufuli, que busca la reelección y cuyo partido gobierna el país desde su independencia en 1961.

Según pudo comprobar Efe en varios colegios electorales de Dar es Salam, capital económica de Tanzania, la votación comenzó según lo previsto a las siete de la mañana e impera un ambiente tranquilo que contrasta con la tensión de los últimos días.

El martes, el partido opositor ACT Wazalendo acusó a la Policía de haber matado a tiros a nueve personas en la región semiautónoma de Zanzíbar, que comenzó a votar la víspera, si bien las fuerzas del orden niegan ese extremo.

Asimismo, el Partido de la Democracia y el Progreso (Chadema, por sus siglas en suajili) culpó a simpatizantes del oficialista Partido de la Revolución (CCM, por sus siglas en suajili) de haber asesinado a tiros a dos manifestantes en el norte del país.

El principal rival de Magufuli, Tundu Lissu, el aspirante de Chadema que regresó en agosto a Tanzania desde Bélgica, donde se había exiliado tras sufrir un intento de asesinato, ya instó hoy a los tanzanos a protestar si los resultados son fraudulentos.

“Se suponía que íbamos a recibir las acreditaciones ayer (por el martes), pero no pudimos acceder a ellas porque internet estaba cortado”, dijo a Efe, bajo anonimato, un apoderado de un partido opositor, que al igual que otros miles, hoy no han podido supervisar la votación.

A otros grupos, incluida la Iglesia católica, se les ha negado la posibilidad de estar sobre el terreno; como ha ocurrido con la misión de observación de la Unión Europea (EU), que esta vez ni siquiera fue invitada por las autoridades tanzanas.

Fuera de los colegios electorales, el ambiente de represión instaurado en los últimos años por el Gobierno del populista Magufuli, acusado de silenciar a disidentes, periodistas y grupos pro derechos humanos, se ha sentido una vez más sobre los partidos opositores que intentan plantarle cara en estos comicios.

“Mi vida está en peligro”, tuiteó Freeman Mbowe, presidente de Chadema, a primera hora de la mañana, afirmando que “gánsteres fuertemente armados” protegidos por la Policía habían allanado su hotel y secuestrado a dos de sus guardias de seguridad.

Pese a todo, muchos votantes acudieron esta mañana a las urnas, a tenor de las colas formadas ante los centros de votación: "Nos dijeron que nos fuéramos a casa nada más votar", expresó a Efe Habibu Ali, quien depositó su voto en el colegio electoral de Kinondoni, en Dar es Salam.

"Esperamos que la votación sea pacífica hasta el final", añadió Ali, temeroso de lo que pueda pasar en las próximas horas.

Un total de 80.115 colegios electorales abrieron hoy sus puertas y cerrarán oficialmente a las cuatro de la tarde, según la Comisión Nacional Electoral (CNE), para elegir también a diputados y concejales.