Boris Johnson afirma que la variante británica de la covid es más mortífera

El ‘premier’ británico insiste en que el sistema público de salud (NHS) está “sometido a una mayor presión” ante el impacto de la nueva cepa

Thumbnail

Boris Johnson ha anunciado este viernes que existen “evidencias” de que la nueva variante del coronavirus detectada en Reino Unido “está asociada a un mayor nivel de mortalidad”. Si antes morían 10 de cada 1.000 infectados de más de 60 años, ahora lo hacen entre 13 y 14 de cada 1.000 contagiados.

Pese a que el país se encuentra en su tercer confinamiento y los colegios permanecen cerrados, la Covid-19 no da tregua. Este jueves, de nuevo, se registraba una cifra récord de muertos: 1.401 (respecto a los 1.290 del jueves). En este sentido, el líder tory ha avanzado que se espera que el alto número de fallecidos se mantenga por los próximos días. Desde que comenzó la pandemia son ya cerca de 96.000 personas las que han perdido la vida.

El premier ha ofrecido una rueda de prensa en Downing Street, donde ha estado respaldado por el asesor científico y médico del Gobierno. Durante su comparecencia, Johnson ha explicado que actualmente hay 38.000 personas hospitalizadas, lo que supone un 78% más que el pico de abril durante la primera hora. “El Sistema Nacional de Salud pública está al límite”, matizó.

Cada 30 segundos, un paciente es hospitalizado por coronavirus, según explicaba esta semana Simon Stevens, director ejecutivo del Sistema Nacional de Salud de Inglaterra, el único donde Downing Street tiene control, ya que tanto Escocia, Gales como Irlanda del Norte tienen sus propias competencias sanitarias. “Desde el día de Navidad hemos visto otro aumento de 15.000 ingresos, eso es el equivalente a llenar 30 hospitales solo con pacientes con coronavirus. El personal sanitario está bajo una presión extrema”, matizó.

El principal asesor científico del Gobierno, Patrick Vallance, señaló que la variante británica es entre un 30 % y un 70 % más contagiosa que la original, aunque se desconoce todavía por qué. De igual forma, el científico aseguró que hay pruebas de que esta variante entraña un mayor riesgo de muerte que la original, aunque matizó que las “evidencias todavía no son fuertes”. De hecho, esa mayor mortalidad no se ha detectado entre los ingresados en hospitales, pero sí sobre el total de casos positivos detectados.

Pese a todo, el experto insistió una vez más en que hay “mucha incertidumbre” al respecto, aunque también cada vez más señales de que las vacunas que se están suministrando en el país, tanto la de Pfizer- BioNTecn como la de Oxford-AstraZeneca, son efectivas con la nueva cepa. A día de hoy, 5,4 millones de personas ya han recibido la primera dosis, entre ellas, el 70% de los mayores de 80 años y dos tercios de los ancianos que viven en residencias.

Eso sí, existen más dudas sobre la eficacia de las vacunas con las nuevas variantes identificadas en Suráfrica y Brasil, según reconoció Vallance. Aunque, de momento, no hay evidencias de que sean más contagiosas.

Tras cerrar esta semana todos los corredores aéreos (lo que supone que todo aquel que llegue al Reino Unido debe permanecer en cuarentena), el Gobierno británico baraja ahora cerrar por completo las fronteras para protegerse de las nuevas variantes y hacer frente a la pandemia. Johnson tiene gran presión por parte del Gabinete, entre ellos, el ministro de medio ambiente, George Eustice. “Estamos continuamente revisando la situación. Y ahora hay gran preocupación por las nuevas variantes del virus y el riesgo de que algunas de ellas no respondan a las vacunas actuales”, matizó.

De momento, Downing Street tiene previsto mantener el confinamiento, como mínimo, hasta principios de marzo, aunque los científicos que asesoran al Gobierno recomiendan no relajar medidas hasta que el 70% de la población haya recibido la vacuna.