Los alumnos más pequeños volverán a clase el 8 de febrero en Dinamarca

El resto de estudiantes continuará la enseñanza a distancia

Reapetura de un colegio en Randers (Dinamarca) el pasado 15 de abril
Reapetura de un colegio en Randers (Dinamarca) el pasado 15 de abrilBo AmstrupEFE

Tal y como adelantó el pasado jueves la primera ministra, Mette Frederiksen, Dinamarca reabrirá las aulas para los alumnos hasta cuarto curso (10 años) a partir del 8 de febrero. Para el resto, seguirá impartiéndose la enseñanza a distancia.

El ministro de Sanidad, Magnus Heunicke, confirmó la decisión de permitir que los niños pequeños regresen a la escuela en una rueda de prensa esta noche. “Es una operación de prueba muy pequeña y muy controlada. Es una reapertura prudente; hay muchos motivos para ello”, Heunicke.

La decisión sigue a una reducción constante en las cifras de infectados por covid-19 en Dinamarca desde el cambio de año. El país nórdico registra desde el inicio de la pandemia 198.960 casos de coronavirus, con 2.145 muertos y una tasa de mortalidad de 36,67 por 100.000 habitantes, baja en el contexto europeo y la tercera parte que Suecia, el más castigado en la región, pero tres veces más que Noruega y Finlandia.

“Principalmente, tenemos que lidiar con la mutación B117, la primera que se encontró en Reino Unido”, explica el ministro de Sanidad danés en referencia a la variante más infecciosa de covid-19, que se ha confirmado que se está propagando en Dinamarca a pesar de la disminución general de las cifras de infección. Se prevé que esta cepa sea la dominante a mediados de febrero.

“Es preocupante la presencia de la variante B117, pero la población ha seguido las restricciones y recomendaciones. Ese es el contexto que nos permite esta pequeña apertura”, se felicitó el director del Instituto Serológico, Henrik Ullum.

La actividad económica del país permanecerá cerrada hasta el 28 de febrero, tal y como anunció la semana pasada el Gobierno socialdemócrata. Las restricciones actuales incluyen el cierre de escuelas, universidades, restaurantes, cafés y tiendas no esenciales, además de exigir que la mayoría de las personas trabajen desde casa siempre que sea posible; límites de reunión pública de no más de cinco personas; y el uso obligatorio de mascarillas en áreas públicas interiores.

Los procedimientos destinados a ayudar a las escuelas a afrontar los riesgos de infección se mantendrán durante el resto del año escolar, lo que permitirá a los centros a adaptar las clases de acuerdo con las necesidades individuales.

Por lo tanto, el personal de la escuela se someterá a pruebas regulares de covid-19 y se requerirá que los padres usen máscaras en los sitios escolares. Asimismo, los alumnos permanecerá en grupos burbuja, por lo que no estarán permitidos los contactos con compañeros de otras clases.

Dinamarca ya fue el 15 de abril el primer país de la UE en reabrir los centros escolares para los alumnos menores de trece años tras su rápida gestión de la primera ola de coronnavirus.