Donald Trump se enfrenta a su segundo juicio ¿qué implica esto?

«El impeachment es una continuación de la caza de brujas» dijo el expresidente

Donald Trump hablando sobre el impeachment al que fue sometido el año pasado
Donald Trump hablando sobre el impeachment al que fue sometido el año pasado FOTO: KEVIN LAMARQUE REUTERS

El proceso general de destitución establecido en la Constitución es relativamente simple: si el presidente (en este caso se toma como principio fundamental el cargo al momento de iniciar el expediente, por lo que Trump seguía siendo mandatario) comete un crimen o algún delito menor, la cámara votará su destitución y el senado llevará a cabo el juicio. Se trata del marco normativo previsto en la legislación estadounidense. Pero no es algo rutinario.

El juicio al que se enfrenta ahora el expresidente Donald Trump, después de incitar a una turba amotinada a atacar el Capitolio, no tiene precedentes en todo tipo de formas, lo que significa que el proceso será completamente nuevo y diferente del que vimos a finales de 2019 en torno a la investigación de Ucrania y su injerencia.

Qué dice la Constitución estadounidense sobre las destituciones y los motivos

El presidente, el Vicepresidente y todos los funcionarios civiles de los Estados Unidos podrán ser destituidos de su cargo en caso de juicio político y haber sido condenados por traición, soborno u otros altos delitos y faltas

Hubo mucho debate durante el primer impeachment y el juicio de Trump sobre si la presión que ejerció sobre el presidente de Ucrania equivalía a “altos delitos y faltas” o simplemente a un conjunto de políticas. Esta vez, si bien se argumenta que cometió traición, los demócratas de la Cámara de Representantes han alegado que Trump “incurrió en altos crímenes y delitos menores al incitar a la violencia contra el Gobierno de los Estados Unidos.”

El artículo argumenta que el expresidente incitó a sus partidarios al negar repetidamente los resultados de las elecciones en el período previo al recuento de los voto electorales, que presionó a la secretaria de Estado de Georgia para que “encontrara” votos adicionales para él, y al hacerlo “puso en grave peligro la seguridad de los Estados Unidos y sus instituciones de Gobierno”.

El impeachment que se desarrolló en 2019 tomó 86 días. El que se celebrará a partir de mañana tomará solo una semana.

¿Qué dice la sobre el papel de la Cámara?

La Cámara puede esencialmente impugnar a voluntad. Si bien hay precedentes en torno a la instigación del proceso de destitución y la utilización de las comisiones parlamentarias para investigar si se produjeron ofensas destituibles, nada de eso es necesario. Y los demócratas, que se mueven con rapidez, no van a cargar con la carga de alargar esto y darle mayor protagonismo mediático a Trump.

Cuando el tiempo de Trump en el cargo expiraba el 20 de enero al mediodía, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, también dio a Trump y al ex vicepresidente Mike Pence la opción de evitar el juicio político si Trump dimitía o Pence movilizaba al Gabinete para utilizar la 25ª Enmienda para destituirlo.

Cuando esas dos alternativas fueron ignoradas, los demócratas en la Cámara se movieron rápidamente hacia el impeachment y será el primer juicio de destitución post-presidencial en la historia de los Estados Unidos.

La impugnación de Trump en la Cámara sólo requiere una mayoría simple y los demócratas esperan obtener al menos algún apoyo de los republicanos.

¿Qué dice la Constitución sobre el papel del Senado?

El Senado será el único facultado para juzgar todos los procesos de destitución. Cuando se reúna con ese propósito, lo hará bajo juramento o afirmación. Cuando se juzgue al presidente de los Estados Unidos, el presidente del Tribunal Supremo presidirá: Y ninguna persona podrá ser condenada sin el voto favorable de las dos terceras partes de los miembros presentes.

¿Qué significa eso para Trump esta vez?

Esta vez podría ralentizarse por el hecho de que Trump ya no estará en el cargo para cuando comience el juicio y el nuevo presidente Joe Biden pedirá al Senado que agilice la votación de los nuevos miembros de su gabinete y así como actuar sobre la legislación para hacer frente a la pandemia de la covid-19.

En 2020, la actividad del Senado se detuvo por completo durante el juicio. Esta vez, el líder entrante de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, espera seguir un programa de medio día para llevar a cabo el juicio. Sin embargo, los cargos esta vez son mucho más sencillos de transmitir y entender.

¿Qué dice la Constitución sobre la pena para Trump si es condenado?

El juicio en los casos de impugnación no se extenderá más allá de la destitución del cargo, y la inhabilitación para ocupar cargo de honor, confianza o beneficio bajo los Estados Unidos: pero la parte condenada será, sin embargo, responsable y estará sujeta a acusación, juicio, juicio y castigo, de acuerdo con la ley.

¿Qué significa esto para Trump esta vez?

El aspecto menos convencional de este segundo proceso de destitución es que Trump será un expresidente cuando concluya. De hecho, ya lo es.

Más allá de la mancha de ser un presidente al que una mayoría del Congreso considera que vale la pena impugnar por segunda vez, la condena podría significar que no pueda volverse a presentar al cargo en 2024. Impedirle seguir ejerciendo el cargo requeriría una segunda votación de los senadores, aunque probablemente no sería necesario un acuerdo de dos tercios. También podría costarle su pensión de más de 200.000 dólares anuales.