Suecia registra su menor crecimiento demográfico en 15 años por la pandemia

El coronavirus provocó una fuerte caída en la migración neta y un aumento en el número de muertos durante 2020

Suecia es el país nórdico más golpeado por la pandemia de coronavirus
Suecia es el país nórdico más golpeado por la pandemia de coronavirusAmir NabizadehEFE

Suecia tuvo el año pasado el crecimiento de población neto más bajo en 15 años, mientras que diciembre fue el primer mes en 20 años en el que la cantidad de personas que viven en el país disminuyó.

Según un nuevo informe de Statistics Sweden, la población creció solo un 0,5% el año pasado, ya que la pandemia de coronavirus provocó una fuerte caída en la migración neta y un aumento en el número de muertes. Esto representa el aumento más bajo desde 2005, cuando la población creció un 0,4%.

“El aumento de la población es casi la mitad del año anterior”, dijo Linus Garp, estadístico de población de Statistics Sweden, en un comunicado . “Tenemos que remontarnos a 2005 para encontrar un aumento menor de la población, tanto en números relativos como absolutos”.

La menor migración neta positiva (cuántas más personas entran que salen de Suecia) tuvo el mayor impacto en el crecimiento de la población. Disminuyó en un 50,7% en comparación con 2019. El exceso de nacimientos (cuántas más personas nacen de las que mueren) disminuyó en un 41,9%.

“La cantidad de nacimientos fue aproximadamente la misma en 2020 que en 2019, lo que significa que la caída en el aumento natural se debe casi en su totalidad a un aumento en la cantidad de muertes”, agregó Garp.

Hubo 98,124 muertes en 2020, lo que es un 10.5% (9,358 muertes) más alto que en 2019, y un 7,9% más alto que el promedio de cinco años entre 2015-2019.

La alta tasa de mortalidad tuvo un impacto menor en el crecimiento anual de la población que la caída en el número de personas que inmigraron a Suecia, que en 2020 estaba en el nivel más bajo en 15 años, con 82.518 registrando su llegada. El número de personas que abandonan el país aumentó ligeramente a 48,937.

El exceso de mortalidad (el número de muertes en comparación con el promedio de cinco años) fue mayor en 2020 que en cualquier año desde la epidemia de gripe española en 1918 (cuando la población de Suecia era casi la mitad de lo que es ahora), pero sin embargo fue menor que en la mayoría de los demás países europeos.

En la Unión Europea, solo Grecia, Alemania, Estonia, Finlandia, Dinamarca y Letonia tienen un exceso de mortalidad inferior al 7,8%, informó el periódico Dagens Nyheter”. Noruega, con un exceso de mortalidad de -0,4 en realidad, fue único en la región en el sentido de que menos personas murieron en 2020 que el promedio de los últimos cinco años.

A diferencia de sus vecinos nórdicos, Suecia optó por una política menos restrictiva para combatir la pandemia centrada en la responsabilidad de sus ciudadanos, que no vieron restringida su libertad de movimiento. Si bien el sistema sanitario no se ha visto colapsado, la fuerte mortalidad, especialmente en las residencias de ancianos, ha hecho lamentar a sus autoridades sanitarias no haber adoptado medidas más contundentes.

“En comparación con nuestros vecinos nórdicos, hemos tenido un exceso de mortalidad mucho mayor durante el último año, pero, por supuesto, hay países que lo han tenido más difícil que Suecia”, concluye Garp.