¿Quién es la princesa Basmah, encarcelada en Arabia Saudí junto a su hija?

Fue detenida junto a su hija hace dos años cuando trataba de viajar a Suiza

La princesa Basmah
La princesa Basmah FOTO: La Razón La Razón

La princesa Basmah bint Saud, nieta del rey Abdelaziz, está encarcelada junto a su hija en una prisión de Arabia Saudí desde hace casi dos años. Fueron detenidas en marzo de 2019 cuando trataban de huir a Suiza. Tenía previsto recibir tratamiento médico ahí, pero fue arrestada por hombres que decían trabajar para el rey. Su hija Souhoud se negó a dejarla sola y ambas fueron llevadas directamente a prisión.

En abril 2020, desveló en Twitter que estaba en la cárcel de Al Ha’ir y que su estado de salud era “muy crítico”. Pidió a su tío, el rey Salman, su liberación. Sin respuesta. Ahora sus partidarios urgen al Reino Unido a que intervenga para lograr su liberación.

Nada se sabe de la hija menor del rey Saud, que gobernó Arabia Saudí entre 1953 y 1964, desde mediados de abril del año pasado. No sé sabe si la ausencia de noticias se debe a un encierro llevado al extremo por su insubordinación o si es por su delicado estado de salud, que podría haberse agravado por el covid. La princesa, debilitada por problemas gastrointestinales, ha desaparecido por completo. Las autoridades saudíes se han apoderado de su cuenta de Twitter y la princesa ya no usa su derecho a una llamada telefónica semanal. Un silencio que asombra aún más a sus seguidores porque la princesa nunca ha dudado en hacer oír su voz.

Aliada del príncipe Mohamed ben Nayef,

Aliada del expríncipe heredero Mohamed ben Nayef, expulsado del orden de sucesión por su muy influyente primo Mohamed ben Salman en 2017, fue detenida en su domicilio y puesta bajo vigilancia las 24 horas, con una de sus tres hijas. La impresión es que la princesa divorciada de 55 años desafió al nuevo orden dinástico y perdió. Según la familia de la princesa, su encarcelamiento no solo se debe a sus críticas a los abusos en el reino sino también por una disputa familiar por la fortuna del rey Saud, congelada por el Estado.

Defensora de los derechos de la mujer

La nieta del rey Abdulaziz, fundador y primer monarca absoluto de Arabia Saudí, es una gran defensora de cambios en el reino. Escribió un libro The Fourth Way (“El cuarto camino”), en el que señaló las cuatro claves para promover los derechos humanos en su país: seguridad, libertad, igualdad y educación. Ella misma, educada en el Líbano, Inglaterra y Suiza, madre de cinco hijos, luchó particularmente por la emancipación de la mujer, un tema tabú dentro de la familia real. Se le atribuye haber escrito varios artículos progresistas en periódicos en árabe.

Ha defendido en muchas ocasiones que Arabia Saudí se convierta en una monarquía constitucional, un cambio que habría quitado el poder ejecutivo al monarca actual. La princesa regresó al reino a finales de 2015, asumiendo un papel oficial de la familia real, por un lado, pero emitiendo críticas internas por el otro. También pidió moderación en la guerra liderada por Arabia Saudí en Yemen y reformas radicales en el país.

La princesa divorciada también se rebeló contra la Muttawa, la policía religiosa que hace cumplir la ley islámica, la Sharia, en su país.