Piden ayuda al Reino Unido para lograr la liberación de una princesa saudí

La princesa Basmah necesita asistencia médica, según sus partidarios

La princesa Basmah
La princesa Basmah FOTO: La Razón La Razón

Los partidarios de una princesa de Arabia Saudí detenida con su hija en Riad han pedido al gobierno británico que ayude a asegurar su liberación, informa The Guardian. En dos cartas al secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, y a la secretaria general de la Commonwealth, Patricia Scotland, los partidarios de la princesa les instaron a intervenir en nombre de la princesa Basmah bint Saud bin Abdulaziz al-Saud y su hija Souhoud Al Sharif, arrestada en Yeda hace dos años.

Aseguran que la princesa padece una afección cardíaca que requiere tratamiento médico urgente. “Creemos que su vida depende de su liberación”, explican en la carta el asesor legal de la familia, Henri Estramant, y Lucy Rae, de la organización británica de derechos humanos Grant Liberty. “Le rogamos que interceda. Como son ciudadanas de la Commonwealth, creemos que tienen la obligación moral de luchar“, escribieron. Madre e hija adquirieron la doble nacionalidad de Arabia Saudí y la isla de Dominica, una nación de la Commonwealth en 2015, después de que la princesa solicitara su ciudadanía por inversión.

Arrestada cuanto trataba de viajar a Suiza

La princesa Basmah, hija del segundo rey de Arabia Saudí y una abierta defensora de los derechos humanos, fue detenida en marzo de 2019 junto con su hija. Ambas fueron arrestadas cuando la princesa intentaba salir de Arabia Saudí hacia Suiza, donde debía recibir tratamiento médico por una afección cardíaca. Su avión privado nunca salió de Yeda.

La princesa y su hija fueron llevadas a la prisión de Ha’ir, un infame centro de máxima seguridad en Riad que alberga a unos 5.000 prisioneros, incluida la activista feminista Loujain Al Hathloul antes de su liberación en febrero. Al Hathloul, que fue torturada bajo custodia, sigue sin poder viajar fuera de Arabia Saudí. “Sabrá que Al Ha’ir es un centro conocido de tortura y abuso de presos de conciencia en Arabia Saudí”, escribieron Estrament y Rae a Raab, citando los vínculos de la princesa Basmah con el Reino Unido, incluida su educación en una escuela en Hertfordshire y un centro de investigación con sede en Londres, Global United Research and Analysis.

Ambas cartas decían que la princesa probablemente habría sido detenida debido a su apoyo anterior al aumento de las libertades civiles dentro del reino, así como a sus “estrechos vínculos... con el antiguo príncipe heredero Mohammed bin Nayef”.

Los partidarios de la princesa Basmah pidieron tanto a Raab como a Scotland que planteen el caso de la princesa Basmah ante las autoridades de Arabia Saudí y “utilicen todas las herramientas diplomáticas y legales a su disposición para forzar el cambio”. “Creemos que las autoridades saudíes son particularmente sensibles a la presión diplomática en este momento, y creemos además que una intervención de usted podría marcar la diferencia”, agregaron.

No está claro si las autoridades de Arabia Saudí reconocerán la doble ciudadanía de la princesa Basmah o de su hija. La ley de ciudadanía del reino establece que los saudíes no pueden adquirir la ciudadanía extranjera sin permiso, y la legislación saudí no reconoce la doble nacionalidad.

La misión de Arabia Saudí ante las Naciones Unidas en Ginebra dijo al grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias el año pasado que la princesa Basmah “está acusada de delitos que implican intentar viajar ilegalmente fuera del reino”, y que su hija Souhoud fue arrestada por “agredir a un agente mientras cumplía con sus funciones “, así como el ciberdelito. Agregaron que la princesa se sometió a un reconocimiento médico antes de ingresar a la cárcel y que la pareja recibió “la atención médica necesaria”, mientras estaba detenida.

Sin juicio previsto

Ni la princesa ni su hija han sido acusadas oficialmente de un delito, ni han tenido acceso a un abogado ni han recibido una fecha para el juicio. “De acuerdo con la ley de Arabia Saudí, la princesa Basmah y Souhoud Al Sharif ya deberían estar fuera de prisión, ya que no se programó ningún juicio dentro del período máximo de detención de 180 días”, dijo Estrament a The Guardian. “Para ser tomados en serio como un país donde prevalece el estado de derecho, deben seguir sus propias leyes. Además, todavía estamos desconcertados por la falta de comunicación entre la princesa y su núcleo familiar “, dijo, refiriéndose a las acusaciones de la familia de la princesa de que se le han negado las llamadas telefónicas desde la prisión.

La princesa Basmah es uno de varios miembros importantes de la familia real detenidos, incluido el príncipe Ahmed bin Abdelaziz y el sobrino del rey, el príncipe Mohammed bin Nayef, que fueron arrestados en marzo pasado. Según los informes, la pareja permanece bajo arresto domiciliario por su oposición al príncipe heredero, Mohammed bin Salman, conocido popularmente como MBS, que ha consolidado el poder dentro de la familia real saudí en medio de los arrestos de un gran número de activistas políticos y clérigos religiosos.

El príncipe Mohammed bin Nayef fue retirado inesperadamente de la línea de sucesión real en 2017, cuando el príncipe heredero reemplazó a su primo como el siguiente en la línea de sucesión al trono.