Dos sospechosos arrestados por la desaparición de una universitaria en 1996

Uno de los compañeros de clase de Kristin Smart, del que se sospechó ya hace 25 años, ha sido arrestado junto a su padre

Paul Flores, en el momento de su detención
Paul Flores, en el momento de su detenciónAP

Paul Flores fue la última persona a la que se vio con Kristin Smart antes de que desapareciera de un campus universitario en la costa central de California hace casi 25 años y las sospechas lo han perseguido desde entonces. Pasó de ser una “persona de interés” a un “sospechoso” a “el principal sospechoso”. Los investigadores nunca tuvieron pruebas suficientes para acusarlo de un delito relacionado con su desaparición hasta el martes, cuando Flores fue arrestado bajo sospecha de asesinato por la muerte de Smart. Su padre, Rubén Flores, fue detenido como cómplice del crimen.

Kristin Smart AP

El sheriff del condado de San Luis Obispo, Ian Parkinson, dijo que los arrestos se produjeron después de una búsqueda en la casa de Flores padre el mes pasado utilizando un radar que penetra en el suelo y que los perros rastreadores encontraron nuevas pruebas relacionadas con el asesinato de Smart, aunque su cuerpo aún no ha sido localizado. “Hasta que devolvamos a Kristin a (su familia), esto no habrá terminado”, dijo Parkinson.

Smart, de 19 años, de Stockton, fue vista por última vez el 25 de mayo de 1996, mientras regresaba a su dormitorio en el campus de la Universidad Politécnica Estatal de California en San Luis Obispo después de una fiesta fuera del campus. Flores, un compañero de clase, se había ofrecido a acompañarla a casa.

Un dolor imperdonable

La familia de Smart emitió un comunicado diciendo que era un día agridulce que habían esperado durante mucho tiempo y un primer paso para traer a su hija a casa. “Si bien el espíritu amoroso de Kristin siempre vivirá en nuestros corazones, nuestra vida sin sus abrazos, risas y sonrisas es una angustia que nunca amaina”, dijeron. “El conocimiento de que un padre y un hijo, a pesar de nuestras desesperadas súplicas de ayuda, podrían haber retenido este horrible secreto durante casi 25 años, negándonos la oportunidad de dejar descansar a nuestra hija, es un dolor implacable e imperdonable”.

Ruben Flores AP

Flores, de 44 años, fue arrestado en su casa en el área de San Pedro de Los Ángeles y llevado a un coche de la policía esposado, con pantalones de pijama y una camiseta de surf. Su padre, Rubén Flores, de 80 años, fue arrestado en su casa de Arroyo Grande, a unos 24 kilómetros al sur de la universidad, donde los investigadores del sheriff realizaron una nueva búsqueda de pruebas.

Bajo sospecha desde el principio

Registro en la casa de Ruben Flores FOTO: Daniel Dreifuss

Paul Flores ha estado bajo sospecha casi desde el principio, pero el caso se aceleró en los últimos dos años después de que Parkinson ordenara una revisión exhaustiva de las pruebas y se contratara a un detective de casos sin resolver a tiempo completo.

Se presentaron nuevos testigos y las órdenes de arresto permitieron a los investigadores interceptar y monitorear el teléfono y los mensajes de texto de Paul Flores y registrar su propia casa, junto con las de su madre, padre y hermana que arrojaron nuevas pruebas, dijo Parkinson. Se negó a ofrecer más detalles porque las órdenes de registro están selladas.

Parkinson también agradeció al podcast “Your Own Backyard” por darle al caso una atención generalizada renovada que llevó a un testigo clave a presentarse. El creador del podcast, Chris Lambert, era un músico que creció en la zona y estaba intrigado por una valla publicitaria que ofrecía una recompensa de 75,000 dólares por información que condujera a Smart. “Pasar por delante de esa valla publicitaria fue un recordatorio diario de que, oh sí, todavía no han encontrado a esa chica”, dijo Lambert en un video publicado en el sitio web del podcast. “Es diferente cuando alguien desaparece en tu propio jardín”. Parkinson celebró su conferencia de prensa en el campus universitario, haciendo un gesto por encima del hombro hacia el lugar cercano donde Smart fue vista por última vez viva con Flores. Reconoció que los errores cometidos por las fuerzas del orden obstaculizaron la investigación. Smart no fue considerada como desaparecida hasta tres días después de ser vista por última vez. Una compañera de dormitorio en ese momento dijo que la policía inicialmente se mostró reacia a hacer un informe de personas desaparecidas porque era el fin de semana del Día de los Caídos y ella podría haber abandonado el campus. La familia de Smart dijo en su declaración que “la indiferencia y la falta de determinación que experimentamos al principio establecieron el rumbo durante muchos años”. La familia Smart presentó una demanda de 40 millones de dólares en 1996 contra Paul Flores y agregó a la universidad por supuestamente no proteger a su hija. El caso se ha suspendido a la espera del resultado del caso penal, dijo un portavoz de la familia.

El caso fue manejado originalmente por la policía de Cal Poly y la oficina del fiscal de distrito. Los investigadores del sheriff no se involucraron hasta un mes después. “Realmente no se puede ocultar el hecho de que se cometieron errores al principio y eso lo hizo mucho más difícil”, dijo Parkinson. “Sse sabe que las primeras 48 horas son bastante críticas en una persona desaparecida o en un homicidio”. Parkinson comparó el caso con un rompecabezas donde se encuentran las piezas faltantes, lo que lleva a nuevas pruebas y ubicaciones que luego revelan otra información. “Es un proceso muy lento para encontrar cada una de esas pequeñas piezas”, dijo.

Entregaron más de 40 órdenes de registro en 16 ubicaciones a lo largo de los años, recopilaron casi 200 nuevos elementos de pruebas y utilizaron técnicas modernas de ADN para analizar más de tres docenas de pruebas más antiguas.

El derecho a la Quinta Enmienda

Paul Flores se ha mantenido callado a lo largo de los años, invocando su derecho de la Quinta Enmienda a no responder preguntas ante un gran jurado y en una declaración por la demanda presentada en su contra. Flores no dijo nada cuando fue arrestado, dijo Parkinson. Fue detenido sin derecho a fianza. Su abogado, Robert Sanger, se negó a hacer declaraciones.

Rubén Flores está detenido con una fianza de 250.000 dólares. Su abogado, Harold Mesick, le dijo a Los Angeles Times que su cliente era “absolutamente inocente”.

Después de que Flores fuera arrestado en su casa de Arroyo Grande, los investigadores ejecutaron una nueva orden de registro. Se instaló una tienda de campaña en el exterior y se utilizó un radar para registrar los terrenos. El sonido de sierras eléctricas y taladros gimió de fondo mientras buscaban debajo de una gran terraza y en el garaje. El alcalde de Arroyo Grande dijo que los arrestos habían traído una sensación de alivio a la ciudad de unas 18.000 personas. “La desaparición de Kristin Smart ha pesado mucho en los corazones de la gente de Arroyo Grande todo este tiempo”, dijo el alcalde Caren Ray Russom. “Ella nunca fue olvidada aquí, y muchos, muchos de nosotros hemos seguido de cerca este caso durante décadas.... Espero sinceramente que estos arrestos resulten en justicia y cierre para la familia Smart “.