La ultraizquierda del Frente Amplio y los independientes dominarán la asamblea que redactará la nueva Constitución

Castigo electoral a los partidos que protagonizaron la transición del pinochetismo a la democracia

Thumbnail

Dos días tuvieron los chilenos para sufragar en la mega votación para elegir concejales, alcaldes, gobernadores regionales y constituyentes. Y aunque la participación ciudadana fue menor a la esperada, el 43% de los habilitados para votar lo hicieron a lo largo del país en completa tranquilidad.

Chilenos en la fila durante sus macroelecciones de este fin de semana, ayer, en Santiago FOTO: STRINGER REUTERS

Estos comicios fueron particularmente complejos para la ciudadanía ya que dependiendo de la región y los distritos, la elección contemplaba 2.240 concejales, 345 alcaldes, 16 gobernadores regionales y 155 convencionales constituyentes. Ésta última categoría fue la que concitó mayor atención porque sus integrantes serán los encargados de redactar la nueva Carta Magna de Chile, que fue una de las principales solicitudes de la población durante el estallido social de octubre de 2019.

Autocrítica y llamamiento al diálogo

Un vez entregado el primer cómputo de la noche, el presidente Sebastián Piñera se dirigió al país desde La Moneda para destacar lo “pacífico y tranquilo” que fue el proceso, pero también para hacer una autocrítica sobre el cómo han operado las fuerzas políticas y el mensaje que la población envió a través de las urnas.

No estamos sintonizando adecuadamente con las demandas y anhelos de la ciudadanía. Estamos siendo interpelados por nuevas expresiones y liderazgos. Es nuestro deber como Gobierno escuchar con humildad y atención el mensaje de la gente, pero además esforzarnos y hacer todo lo que sea necesario para interpretar y responder mejor a las necesidades, anhelos y esperanzas de los chilenos”, aseguró el mandatario.

Y es que los grandes ganadores fueron los independientes, quienes se quedaron con el 31% de los 155 escaños disponibles para ser constituyentes.

Para Patricio Gajardo, analista político, máster en Relaciones Internacionales, especializado en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Brasilia y profesor de la Universidad de Chile, “los independientes no son personas de a pie. Los independientes defienden o están vinculados a organizaciones que representan ciertos intereses, no una visión de país. Y por lo general tienen posiciones de izquierda”, indica el experto.

Gajardo va más allá asegurando que los resultados obtenidos fueron una sorpresa para todos. “Nadie se esperaba lo que pasó ayer. Hay un triunfo claro de la izquierda, pero una izquierda extrema. Esto es sólo un anticipo de lo que serán las elecciones presidenciales”.

Gastón Ramos, ingeniero comercial de profesión, quien se dirigió temprano a votar coincide con Gajardo, “sin duda ha sido un resultado que no estaba en los pronósticos generales. No sólo ha perdido la derecha, sino que también los sectores más moderados de la izquierda y quienes lideraron la transición política de los últimos 30 años bajo una lógica de acuerdos. Se ha dado mayor espacio a sectores de izquierda más radicalizados (…) probablemente, hasta el plebiscito ratificatorio del año 2022, Chile estará en una “tensa calma” que ralentizará la tan esperada reactivación económica y recuperación de empleos post pandemia, a la espera además de la próxima elección presidencial”.

Claudio Fuentes, profesor titular de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales y Doctor en Ciencia política de la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill, afirma que la ciudadanía prefirió una convención integrada por rostros nuevos, “irrumpieron listas de independientes que criticaban al establishment. En general hubo una corrida hacia la izquierda, y quedó muy desmejorada la postura de la derecha”.

El experto también asegura que estos comicios dieron cuenta de un triunfo de ideas más progresistas y de izquierda que lo que esperaba la mayoría de la gente, “se muestra en el aumento del peso del Frente Amplio y Partido Comunista, y de listas de independientes con claras visiones hacia la izquierda”.

El futuro de la Constitución

Respecto a lo que se viene, Claudio Fuentes asegura que habrá un giro hacia más derechos sociales y reformas importantes al sistema político, “se avanzará en temas de equidad de género y reconocimiento de pueblos originarios”.

De hoy en adelante, según Patricio Gajardo, el trabajo de los constituyentes será complejo ya que por el perfil de los mismos “los puntos de convergencia serán escasos, porque los grupos extremos son los menos dialogantes. Será un escenario complicado y habrán pocos vínculos para conversar, lo que nos sitúa en un escenario para elecciones parlamentarias y presidenciales bastante complejo”.

Fue el mismo presidente Sebastián Piñera quien llamó a los 155 convencionales constituyentes elegidos a generar diálogos productivos y bien intencionados.

“Hoy tienen el trascendente desafío y gran oportunidad de proponer a Chile una Constitución que recoja los valores y principios que desde siempre viven en el alma de todos las chilenas y chilenos. Una Constitución que honre nuestras hermosas traducciones republicanas, que proteja las libertades y derechos de todos los ciudadanos. Una Constitución que recoja la herencia de las generaciones que nos antecedieron, la voluntad de las generaciones presentes y la esperanza de las generaciones futuras”, dijo la máxima autoridad.

Edificio de la Bolsa de Santiago hoy, en el centro de Santiago. La Bolsa de Santiago, la principal plaza bursátil de Chile, se desplomó un 9,6% en su apertura tras los históricos comicios FOTO: Alberto Valdés EFE

Lo cierto es que ya se están viendo algunos coletazos de los resultados porque la Bolsa de Comercio de Santiago se desplomó un 9,6% en el inicio de sus operaciones este lunes, tras saberse los resultados en las urnas.

Las claves
  • Baja participación. El porcentaje de votantes fue de sólo un 43%. Sólo sufragaron 6,3 millones de chilenos.
  • Los independientes han logrado hacerse con 48 de los 155 escaños de la nueva Asamblea Constituyente.
  • A finales de junio se reunirán en la primera sesión en la que elegirán al presidente y vicepresidente de la Convención.
  • Tienen nueve meses para redactar la nueva Carta Magna. A mediados de 2022 se realizará un nuevo referéndum para aprobar o no la nueva Constitución.