Vídeo: un palestino arrolla con su coche a policías israelíes en Jerusalén Este

El conductor del vehículo fue abatido por los agentes del puesto fronterizo en el barrio de Sheikh Jarrah

Las fuerzas de seguridad israelí analizan el vehículo que embistió un puesto de control en un barrio de Jerusalén Este
Las fuerzas de seguridad israelí analizan el vehículo que embistió un puesto de control en un barrio de Jerusalén EsteRONEN ZVULUNREUTERS

Los ataques de palestinos en Jerusalén Este contra policías israelíes han aumentado en los últimos días a medida que el conflicto armado con Hamás en Gaza sigue su curso. En medio de un ambiente polarizado y de tensión en aumento, un palestino arrolló con su coche un puesto de control de la policía en el barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este. El incidente acabó con siete agentes heridos mientras que el conductor del vehículo, identificado con un ciudadano palestino, fue abatido a tiros cuando aún permanecía en el interior del coche.

En las imágenes del vídeo se ve a una mujer delante del puesto de control justo en el momento en el que un vehículo aparece en pleno momento de aceleración atropellando a varios policías israelíes en Jerusalén Este.

Fue precisamente en el barrio de Sheikh Jarrah, a medio kilómetro de la Puerta de Damasco, donde prendió la chispa que ha acabado estallando en un conflicto violento a gran escala entre Israel y Hamás en Gaza. En esta zona residencial varias familias palestinas van a ser desahuciadas ya que viven en casas sin documento de propiedad desde hace años en contra de la voluntad de sus legítimos propietarios, según las autoridades israelíes.

Los palestinos viven desde 1948 en esta zona de la ciudad, pero tras la guerra de los Seis Días, Israel tomó el control de toda la urbe. En los últimos años, varias familias israelíes han querido volver a Sheikh Jarrah, acreditando que esas casas eran de sus antepasados, dando lugar al actual conflicto.

Las intenciones de Israel han sido cuestionadas por España, Alemania, Francia e Italia en un comunicado conjunto en el que criticaron que este desalojo, junto con la construcción prevista de 540 viviendas en un asentamiento de la Cisjordania ocupada, “socavan los esfuerzos para reconstruir la confianza” entre israelíes y palestinos.

El Líbano, por su parte, aseguró que la intención de expulsar de sus hogares a los residente de Sheikh Jarrah “bajo los ojos de todo el mundo” es “un comportamiento que no difiere de las prácticas de limpieza étnica”.